Turismo

La leyenda de Oak Park

Chicago es la ciudad del viento, los gánsters, el jazz y el blues y de los arquitectos. En sus estudios surgió la idea de hacer edificios cada vez más altos y más altos, cómo en la historia bíblica de Babel.

Domingo 27 de Abril de 2014

Chicago es la ciudad del viento, los gánsters, el jazz y el blues y de los arquitectos. En sus estudios surgió la idea de hacer edificios cada vez más altos y más altos, cómo en la historia bíblica de Babel, que terminaron llamándose rascacielos.

También fue el hogar de Frank Lloyd Wright, autor entre otras joyas arquitectónicas del edificio del Museo Guggenheim en Nueva York. Para tener una aproximación a su obra lo mejor es visitar el Oak Park, donde tuvo su estudio durante 20 años.

Oak Park es un encantador suburbio residencial ubicado al Oeste de Chicago. En 1989, cuando Wright decidió instalar su base de operaciones en el lugar, era un área tranquila, con las calles arboladas con robles años y salpicada de iglesias.

Wright puso la mira en el barrio, donde diseñó varias de las casas que actualmente se conservan como patrimonio urbano de la ciudad, porque consideraba que los suburbios estaban protegidos de los vicios de las grandes metrópolis.

En el vecindario está también la casa natal de Ernest Hemingway, una mansión victoriana, ubicada en el 339 N. de Oak Park Avenue, que vale la pena visitar con la compañía de un guía, ya que las historias de la infancia del autor de “El viejo y el mar” son fascinantes.

Por ejemplo, la traumática relación que mantuvo con su madre, quien esperaba con tantas ansias una niña que, cuando tuvo un varón, le cortó el pelo y lo vistió igual que a su hermana Marcelline, llegándolos a hacer pasar por gemelas.

Antes de abandonar el parque, es inevitable pasar por el Unity Temple, considerado como el primer edificio modernista del mundo. Se finalizó de construir en 1908, sus líneas rectas, su arquitectura ascética, ofrecen una visión única de los edificios religiosos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario