Nada que valga la pena se puede hacer en soledad
Exclusivo suscriptores

"Nada que valga la pena se puede hacer en soledad"

Javier Pérez tiene un alter ego de origen bukowskiano: Chinaski. Comprometido a fondo con la disciplina que ama, este joven pero reconocido psicoanalista rosarino habla con pasión de Freud y Lacan, y asegura que "lo que Rosario está padeciendo son los estragos del capitalismo"
17 de mayo 2023 · 03:10hs

Por la tarde el barrio Hospitales es un lugar silencioso. La cuadra está vacía de gente. Hasta los pájaros parecen haberse ido. Javier Pérez, psicoanalista, docente y divulgador, vive y tiene su consultorio en esta parte de la ciudad. Él abre la puerta. Está vestido de entrecasa. Zapatillas, pantalón de jean ancho, una camisa roja holgada, y una fragancia dulzona y ácida a la vez. Por el tiempo de pregnancia en el olfato, se siente que es uno de esos perfumes caros, importados.

En el living, y a la vez, sala de espera hay un sillón, una barra de tragos y un piano. Hacia la izquierda, una puerta conduce a un consultorio sutilmente iluminado. Las fronteras entre la casa y el espacio de trabajo se desdibujan pero conviven en armonía.

Machín, mirando a Néstor Zapata y de fondo Libertad Lamarque, en una escena de la película Bienvenido, León de Francia, filmada en Rosario.

Luis Machín, comprometido con lo popular

El libro que recorre la vida de Mama Antula, la primera santa del país, está disponible a partir de este jueves en todas las librerías.

Francisco nombrará a la primera santa argentina por un milagro en Santa Fe

En la mesa hay un mate y unas facturas dulces. La panadería, con toldo corredizo verde musgo, puerta de chapa y vidrio, se dibuja sobre la abundante crema pastelera que contiene el vigilante que ocupa la mitad del plato.

En el rincón derecho hay un almohadón donde Coca, una perrita blanca con manchas marrones, se recuesta. Parece mansa, tranquila y acostumbrada. Freud también atendía con su perro, dice el entrevistado mientras toma asiento.

Chinaski fue el alter ego que creó Charles Bukowski para escribir La senda del perdedor. A este seudónimo, Javier Pérez, para crear su alter ego le sumó el sustantivo doctor. El Dr.Chinaski es el nombre arltiano que compone el personaje público con que el entrevistado se da a conocer por las calles y los medios de la ciudad.

En la pared, detrás de él, hay un cuadro hecho de venecitas. Esos pedacitos, que forman un todo, fueron acomodados por la artista rosarina Joaquina Prieto. Cada espejito amarillo, rojo, naranja, azul, blanco o negro compone la cara de Jacques Lacan. La mirada es penetrante. La obra es una presencia que no se puede omitir. Parece que el psicoanalista francés estará escuchando esta conversación desde allí.

2.jpg
Jacques Lacan.

Jacques Lacan.

-¿Cómo llegaste a ser psicoanalista?

-Lo principal sin dudas fue mi análisis personal y el estudio de la teoría pero mi interés por el psicoanálisis se remonta a mucho antes. Es todo un tema el camino por el cual se llega a encontrarse con el objeto de amor. Es como dice Masotta: “Tan recóndito como el camino del agua por el que pasa un pez”. Nunca terminás de saber por qué te enamorás. Sin duda tuvo que ver con el deseo de otros. Fundamentalmente de mis padres. Principalmente de mi papá. Creo que mi viejo hubiese querido ser psicoanalista, aunque nunca se lo pregunté.

A los doce años se me despertó de una manera voraz un interés por la lectura. Empecé a leer novelas y se las pasaba a mi viejo. Después de eso, él se disfrazaba de Freud y hacía interpretaciones tan delirantes como salvajes que a mí me deslumbraban. En esa época también me interesé por la música de Carlos Alberto García. También le pasaba las letras de Charly a mi viejo para que él se luciera. Era un lindo juego que teníamos.

Para colmo en esos años había leído una biografía de García, en la que Charly comentaba que le había mentido a su madre a los quince años diciéndole que iba a estudiar psicología.

En síntesis, el interés por el psicoanálisis me llegó por la frustración apasionada de mi papá, por los libros y también por esa identificación delirante con Charly. También ayudó mi mamá, porque ella insistió tan enérgicamente en cambiarme de parecer que confirmó que ese era el camino.

-¿Hubo pares que incentivaran dicha llegada? ¿Colegas, amigos, amantes?

-Ya una vez en la facultad fueron muy importantes una novia y un grupo de compañeros de estudio, Juan Cruz Catenaa, Mauricio Cepeda, hoy psicoanalistas. Y fue también muy importante la generosidad de dos profesores, Nicolás Elder y Pablo Zenón, y también de Valeria Decorte. Hubo otros, por supuesto, pero ellos fueron clave.

Pero lo determinante sucedió cuando busqué profesores por fuera de la facultad y me encontré con Ángel Fernández. Hasta ahí yo quería ser psicoanalista y a partir de ahí supe que podía y que iba a serlo.

Ángel siempre hizo un esfuerzo muy grande por decir el psicoanálisis en castellano. A diferencia de lo que pasa en la facultad, donde la mayoría de los docentes inhiben al futuro practicante. Haciendo creer que para ser psicoanalista hay que leer a Freud en alemán y a Lacan en francés. Él, en cambio, generosa y honestamente, me señaló, a mí y a otras personas, las lecturas que nos iban a facilitar las cosas: Oscar Masotta, Germán García y Jacques-Alain Miller, entre otros.

Después de haberme recibido fue muy importante la conversación con otros colegas. Entre esos, la gente del Curso Anual de Psicoanálisis, en especial mi amigo Alejandro Benedetto, hay muchos más nombres pero no quiero hacer larga la lista.

af.jpg
Ángel Fernández.

Ángel Fernández.

-¿Te imaginás haciendo otra cosa?

-Me veo tocando el piano, jugando al fútbol, siendo padre, amigo, amante. Pero todos esos pensamientos y visiones, irremediablemente, me dan vergüenza. Sin dudas en el consultorio es el lugar donde menos pienso, donde menos me veo, donde mi imagen mejor desaparece, donde mejor me encuentro con el otro.

El consultorio me pierde más que ninguna otra escena. Con perdón de mi hijo, mis amigos y mi novia. No me veo haciendo otra cosa. Descansar de uno y encontrarse con el otro es lo que más me gusta en la vida.

¿El psicoanálisis sirve para olvidarse de uno mismo?

-Creería que sí. Para inventarse uno nuevo. En el psicoanálisis encontré una forma de soportar la vida. Que es y será siempre, como decía Freud, el deber primero de todo ser viviente. Eso también me lo enseñó Ángel Fernández. Pero no hablo de aprender a soportar la vida por la vía de la resignación, o convivir con lo insoportable de forma conformista. Lo importante es hacerse uno soporte de la propia vida.

Una vez le dije a mi analista que el psicoanálisis me había salvado la vida. Con picardía me respondió que el psicoanálisis no salva a nadie. Entonces entendí que con el psicoanálisis me había inventado una vida. Antes no tenía una vida a la cual salvar.

-¿El analista aprende del analizante? ¿O el analizante aprende del analista?

-Creo que todo lo que aprendemos lo aprendemos de las personas. Entonces sí. Puedo decirte que un analista aprende de Freud, de Lacan, de Masotta, pero también de los analizantes. Uno aprende de los maestros, profesores, pero también de los alumnos. Y sobre todo de los amigos, parejas, entrenadores. Sin duda, se aprende en la conversación. En la conversación discreta, sostenida e interesada.

-¿Quien se psicoanaliza no queda un poco aislado del resto que no lo hace?

-Nada que valga la pena se puede hacer en soledad y el psicoanálisis tampoco. Es verdad que en cierto nivel fenomenológico de la experiencia tanto el análisis propiamente dicho como el estudio de la teoría, es decir, la lectura, precisa que no haya tanta gente hablando alrededor.

Pero sería caer en la trampa de medir lo solitario y lo comunitario de una actividad humana por la cantidad de personas que participen en la misma. Vos podés estar rodeado de miles, en una fiesta electrónica, o en un hot sale en el shopping, y estar completamente solo. Del mismo modo que podés estar aislado en tu casa en plena cuarentena, respetando las normas de cuidado y prevención del Covid y capaz por primera vez en tu vida estás participando de verdad en una acción colectiva. Las prácticas y las acciones humanas hay que medirlas por los efectos, no por la cantidad de participantes.

Los efectos del psicoanálisis buscan sacar a alguien de la desolación aplastante en la que lo hunde el narcisismo y hacerlo que se mueva en la dirección del deseo, el amor y el trabajo. Que son cosas que se hacen con otros.

-Entonces el psicoanálisis está a favor de la amistad…

-La amistad y el análisis tienen una incompatibilidad lógica, un impedimento real. Con un amigo no podés asociar libremente, que es la regla de trabajo del psicoanálisis. No asociás libremente porque cuidás la amistad, no querés herir, y hay un montón de cosas que no le decís a un amigo y es mejor que así sea. Para asociar libremente el analista no puede ser un amigo en el sentido corriente del término.

Pero así como te digo una cosa te digo la otra. A mí me gusta mucho una suerte de definición que da Nietzsche de la amistad que está en el Zaratustra. Dice que el amigo es un tercero. El corcho que impide que el diálogo entre yo y mi se precipite en la profundidad. El amigo es el que te impide que vos toques fondo hablando con vos mismo. No es un alma gemela. No es un par. Es un impar.

Esa suerte de poesía que dice Nietzsche sobre el amigo se acerca bastante a lo que pretendemos hacer los analistas. El analista es un amigo pero un amigo del deseo. No es un amigo del yo, del ego. Y a veces un amigo del deseo es un mal amigo.

2.jpg

-¿Es necesaria una distancia profesional entre analista y analizante?

-Claramente hay que hacer silencio y mantener una distancia para que advenga la palabra analizante, para dar lugar. Uno no está en una conferencia atormentando con palabreríos al analizante en el consultorio. Pero el problema es cuando la distancia y el silencio se transforman en mezquindad. Un gesto para preservar la ilusión de un saber que se tiene guardado y que se da a cuentagotas.

Pero la distancia y el silencio entre analista y analizante tal como se conoce tiene que ver con el discurso médico. Los médicos son los que le encontraron la vuelta al negocio del psicoanálisis. Freud sabía que corría el riesgo de que su descubrimiento quedara en manos de la medicina.

Althusser dijo que Freud fue un hijo sin padres teóricos. Él estaba fundando una discursividad y no podía andar por ahí inventándose palabras. Entonces, calculadamente decidió dejar afuera a los filósofos, a quienes estudiaba muchísimo. Eligió no citarlos. Y no pudo no citar a los literatos, pero lo hizo de una manera muy medida.

Lo que sí utilizó deliberadamente fue el lenguaje médico. Freud no hablaba de analistas, hablaba de médicos. Porque quería que su invento fuera catalogado como una ciencia. Eso llevó a grandes confusiones. Por ejemplo, en 1925 demandaron por curandero a un discípulo muy querido de Freud llamado Theodor Reik, quizá el primero o uno de los primeros analistas que no era médico.

Freud escribió un libro en defensa de su colega. En el cual plantea que el psicoanálisis no tiene nada que ver con la medicina y que no hace falta ser médico para practicarlo. Él sabía que si el psicoanálisis quedaba en manos de las instituciones oficiales iba a pasar lo que irremediablemente pasó.

Lo que pasó fue que la IPA, presidida por Anna Freud, hija de Sigmund, que como buena hija traiciona al padre, le cedió con moño el psicoanálisis a la psiquiatría. Acá en Argentina se constituyó la APA en 1942, que fue una sucursal de la IPA. Exclusivamente integrada por médicos, que además lograron prohibir la práctica del psicoanálisis a todo aquel que no fuera médico desde 1952 hasta 1984. A quienes les gusta la distancia es a los médicos. Y también el silencio. Porque la distancia y el silencio son sinónimos de respeto y el respeto es poder.

Otro ejemplo, a Lacan lo expulsan de la IPA con el pretexto de que tenía una formación insuficiente. Él respondió a ese hecho con un texto satírico en el que dice: las suficiencias no hablan. Y como Lacan tenía un saber insuficiente, tuvo la necesidad de enseñar. No daba clases para demostrar lo que sabía, sino para intentar elaborar con el otro el saber que siempre un poco se te escapa.

-¿Freud y Lacan eran silenciosos? ¿Qué distancia tenían con sus analizantes?

-Smiley Jordan Blanton era un psiquiatra estadounidense que cruzaba el charco y se iba a analizar con Freud a Viena o Londres. En su diario de análisis cuenta que cuando terminaba la sesión Freud le preguntaba adónde iba a cenar. El tipo estaba solo y de ahí seguro se volvía a su hotel. Entonces su analista lo invitaba a comer. Blanton también cuenta que había sesiones en las que Freud hablaba un montón. Es muy valioso ese diario.

Lacan también tiene sus anécdotas. Él iba a ver a sus pacientes al hospital cuando estaban internados. Y muchas veces se hacía llevar en auto. A Lacan le gustaba que lo llevaran en auto. Así ponía un analizante con vehículo al final de la jornada para que después de la sesión lo llevara a una reunión o una fiesta. Siempre cuidando el deseo del analizante, obviamente.

77938893.jpg
El joven Sigmund Freud.

El joven Sigmund Freud.

-Hablando de las fiestas y las relaciones humanas, en esta época aparecen nuevos interrogantes. Entre ellos, la dificultad para el encuentro.

-Siempre la fiesta popular fue un lugar glorioso de encuentro con el otro. El tema es que bajo el capitalismo fueron tomadas por las lógicas del capital y el consumo. Y esas fiestas son lugares difíciles. Pero hay que ver qué entiende por fiesta uno. Porque para mí es una fiesta salir a la vereda a tomar Gancia con los vecinos en la puerta del almacén.

No me gustan las lecturas pesimistas, nihilistas, donde las cosas están cada vez peores. Llorar por el paraíso que nunca estuvo es un vicio neurótico. Cuando me encuentro en esa posición, saco la reposera y me pongo a hablar con los vecinos.

-Pero el narcotráfico y la inseguridad existen, ¿el psicoanálisis puede decir algo sobre esto?

-Lo que la ciudad está padeciendo indudablemente son los estragos del capitalismo. Los efectos de segregación y el incremento salvaje del narcisismo, que es un aliado formidable del capital. Las consecuencias son las que vemos. Desde abajo y desde arriba. Se matan a tiros entre hermanos en los barrios populares, los políticos se cuentan las costillas entre ellos, los ciudadanos de a pie también.

La vida se puede volver muy difícil si uno no encuentra una práctica, un objeto de deseo, un amor, y no lo digo sólo en términos de oficios. Para poder avanzar e ir por otro camino, que no sea el del narcisismo salvaje ni el de la segregación hay que construir un objeto de deseo. No es tarea fácil en este contexto.

Es cierto que bajo el capitalismo las ciudades no son como eran antaño. Pero Rosario nunca fue la Grecia antigua y tampoco sé si fue en algún momento mejor que ahora. Antes del 45 ningún lugar de la Argentina lo fue. Seguramente estuvimos mejor entre el 2003 y el 2015, pero fue hace poco. Entonces bajar los brazos y entregarse apasionadamente a la resignación me parece que no va. Creo que hay que hacer todo lo contrario.

-¿La pandemia no nos volvió un poco más solitarios?

-Una cosa es la desolación y otra cosa es estar solo. La pandemia me enseñó muchas cosas. Entre esas a estar tranquilo, estudiando, aprovechando el tiempo, valorando más y mejor los encuentros. Desde el aislamiento social aprendimos que pueden hacerse muchas cosas a distancia, gracias a las redes sociales. Que es cierto que se pueden utilizar para estar muy lejos de los otros, alimentando el narcisismo salvaje del que hablábamos, pero también sirven para acortar distancias que antes no se podían acortar.

Ahora los psicoanalistas podemos recibir o sostener análisis desde otros países, la pandemia nos dio la posibilidad de trabajar muy bien a través del teléfono. No siempre el contacto físico es garantía de encuentro. Y la palabra, aun cuando los cuerpos están distantes, mueve montañas.

-¿Estamos en una época complicada para el psicoanálisis?

-Sí, claro que lo es. El psicoanálisis es una práctica que va a contrapelo de los discursos oficiales, del avance del capitalismo salvaje y de toda lógica utilitarista. La oferta del psicoanálisis es sustraernos por un rato de la rueda que mueve al mundo. Dejar de producir y consumir, encerrarse en un consultorio por un tiempo indeterminado a realizar un trabajo de conversación que no deja ningún rédito instantáneo, y que además quien se anima a la experiencia debe pagar por trabajar. Lo que se dice una propuesta escandalosa para la época. Pero a su vez el psicoanálisis nació para dárselas con las complicaciones, por lo tanto que sea una época complicada para el psicoanálisis no quita que sea un gran momento para practicarlo, para analizar y analizarse. Toda época fue, es y será complicada porque el psicoanálisis se contrapone a las ideologías dominantes en tanto invita a cuestionarlas.

-¿El concepto de pulsión de muerte es el adecuado para leer lo que pasa en este momento?

-Indudablemente. Ese concepto nombra el empuje que todos y todas tenemos hacia la destrucción. Sobre todo a la destrucción de lo propio. De lo propio pero también de lo ajeno. El suicida siempre quiere llevarse a alguno puesto y preferentemente al que más lo liga a la vida. Pero para leer la época es necesario otro término que es gran aliado de la pulsión de muerte, hay que hablar como dice el filósofo Byung Chul-Han de capitalismo y pulsión de muerte. Porque lo que estamos padeciendo no son más ni menos que los efectos de segregación y estragos que produce y a su vez alimenta al capital, el cual conforma una tríada con el narcisismo salvaje, otro concepto que rima con los dos anteriores. La pulsión de muerte es el concepto más resistido de la teoría psicoanalítica.

bg.webp
Byung Chul Han.

Byung Chul Han.

-¿Cómo se transmite que uno va en contra de uno mismo y al mismo tiempo no salir espantado?

-Esa quizás sea la idea central que sintetiza el descubrimiento freudiano. Uno va en contra de sí mismo. No tenemos una tendencia natural hacia el bien. Estamos divididos contra nosotros mismos. Y no tengo dudas de que esa idea produce espanto. El tema es que los discursos que no reconocen este real de la estructura, que no suscriben esta verdad de la condición humana, localizan la causa del malestar afuera, en un tercero, en algún supuesto elemento perturbador de la armonía y el buen orden del mundo, que por lo tanto, hay que eliminar. Y los efectos de esos discursos narcisistas y fascistas suelen ser no menos espantosos. Quizás sea mejor vérselas con el espanto y preguntarse qué tendrá que ver cada uno con el desorden que denuncia.

-¿El psicoanálisis busca educar la pulsión?

-Es legítimo. A mí me gusta el término educación. Otros dirán que la pulsión es ineducable. Pero sí, se trata de eso. Hay dos vías, dice Freud, para hacer algo con esa tendencia a encontrar satisfacción en nuestra propia ruina. Una es la que él inventa para educar la pulsión. A ese empuje para encontrar satisfacción en nuestra propia ruina Lacan le llama goce. En un psicoanálisis para hacer pasar el empuje a la satisfacción es necesario meterlo en una dialéctica menos gozosa, menos ruinosa, que es el deseo. La otra vía que Freud reconoce para educar la pulsión es el amor. Freud dice explícitamente: cura por amor. No se refiere al amor de pareja. Lacan también lo dice, a su manera, con una frase: sólo el amor permite al goce condescender al deseo. Para Lacan es más simple todavía, no hay dos vías, hay una sola. Lacan reconoce al psicoanálisis no como una vía aparte sino como una práctica amorosa entre otras. Freud también, sin dudas. Pero Lacan lo tuvo a Freud. Freud no lo tuvo a Freud. Entonces si él le llamaba amor solamente le bajaba el precio. Por eso Freud inventaba todos esos eufemismos universitarios como libido. Libido es amor.

JL.jpg

-¿Puede el psicoanálisis agujerear este presente?

-Puede y debe, pero eso no depende del psicoanálisis, depende de los psicoanalistas. Quienes puedan estar a la altura de su época, como decía Lacan, y abandonar por un rato la comodidad del consultorio, y participar del debate público con otros saberes, disciplinas, oficios, y laburantes que se preguntan qué hacer para mejorar la vida. O bien pueden permanecer en silencio cual gente misteriosa que anda siempre de otra cosa, cobrando por el saber que se les supone, poniendo distancia, y asintiendo cada tanto, hasta la próxima sesión.

-¿Es el psicoanálisis, entonces, un privilegio para pocos?

-El psicoanálisis existe por los efectos. Los efectos de una experiencia. El psicoanálisis es para cualquiera que tenga el deseo y el coraje de sostener una conversación discreta con el otro, con confianza y honestidad. Y para cualquiera que esté dispuesto a pagar por trabajar.

Está la cuestión del dinero y los recursos simbólicos. Son esos los dos grandes obstáculos para que alguien acceda al psicoanálisis. Pero son los dos grandes obstáculos que Freud denunciaba ya en su época. Obstáculos que siguen igual o peor de vigentes.

Freud llegó a organizar colectas para que pacientes pobres pudieran pagar su análisis. Un caso célebre es el del hombre de los lobos. Si leés las cartas de Freud te das cuenta de que era un tema que le preocupaba. Específicamente el problema del dinero lo planteó en el congreso de Budapest de 1917.

En esa intervención Freud plantea que el gran problema era que sólo las clases pudientes podían llegar a un análisis. Y a su vez agrega que también el Estado tendría que responder por esta obligación, es decir, costear el tratamiento a quienes no pudieran pagar.

Poco tiempo después en la Unión Soviética de Lenin se fundó el tercer Instituto Internacional de Psicoanálisis. Estaba el de Viena, el de Berlín y el tercero fue el de Moscú, impulsado por la mujer de Lenin. Fue el primer instituto de psicoanálisis bancado por el Estado, por lo cual permitió el acceso de todo aquel que quisiera experimentar el psicoanálisis porque consideraban que era muy importante para sostener la revolución.

Esos años dorados del psicoanálisis en la URSS duraron poco. Terminó tempranamente con la muerte de Lenin y con la llegada de Stalin al poder. Stalin consideró que el psicoanálisis era una amenaza y lo barrió despejando la alfombra roja al conductismo de Pavlov.

Después está el tema de los recursos simbólicos. Los cuales son necesarios disponer para llegar a tocarle el timbre a un analista, para llamar a un desconocido e ir a conversar de tus cosas más íntimas. Ese tema está en relación directa con el dinero y sus vicisitudes.

Para que el pueblo acceda al psicoanálisis tiene que saber de qué se trata. Y para que el Estado tome cartas en el asunto también debería estar al tanto. Y los principales, y sino los únicos responsables de esta lamentable situación, de esta desconexión entre el psicoanálisis y la cultura popular, somos los psicoanalistas.

Recibí gratis el newsletter de La Capital

Ver comentarios

Las más leídas

Persiguieron y emboscaron a una mujer para robarle una mochila con dinero

Persiguieron y emboscaron a una mujer para robarle una mochila con dinero

Sub-23: Argentina puso el 3 a 3 en un final electrizante y sigue con chances

Sub-23: Argentina puso el 3 a 3 en un final electrizante y sigue con chances

Tras un corte de energía, autoridades del Pami denuncian sabotaje en sus policlínicos

Tras un corte de energía, autoridades del Pami denuncian sabotaje en sus policlínicos

Edición impresa

viernes 9 de febrero de 2024

tapa.jpg

Largas filas en la Terminal de Ómnibus de Rosario para tramitar el Boleto Educativo

En toda la provincia solo hay tres puntos presenciales habilitados. Si bien impulsan que el trámite sea online, las filas están llenas de usuarios nuevos, adultos mayores y gente sin celular
Largas filas en la Terminal de Ómnibus de Rosario para tramitar el Boleto Educativo
Crimen de Eduardo Trasante: cuatro condenados a prisión perpetua

Por Martín Stoianovich

Policiales

Crimen de Eduardo Trasante: cuatro condenados a prisión perpetua

Trabajadores del Hospital Geriátrico Provincial exigen respuestas tras la balacera
La ciudad

Trabajadores del Hospital Geriátrico Provincial exigen respuestas tras la balacera

Lo detuvieron luego de robar 53 medidores de agua en la zona noroeste
Policiales

Lo detuvieron luego de robar 53 medidores de agua en la zona noroeste

Aumentó un 100 por ciento el peaje de la autopista Rosario - Santa Fe
La Region

Aumentó un 100 por ciento el peaje de la autopista Rosario - Santa Fe

Denuncian que el gobierno comenzó los trámites para la privatización del Banco Nación

Por Manuel Parola

Economía

Denuncian que el gobierno comenzó los trámites para la privatización del Banco Nación

Dejanos tu comentario
Las más leídas
Persiguieron y emboscaron a una mujer para robarle una mochila con dinero

Persiguieron y emboscaron a una mujer para robarle una mochila con dinero

Sub-23: Argentina puso el 3 a 3 en un final electrizante y sigue con chances

Sub-23: Argentina puso el 3 a 3 en un final electrizante y sigue con chances

Tras un corte de energía, autoridades del Pami denuncian sabotaje en sus policlínicos

Tras un corte de energía, autoridades del Pami denuncian sabotaje en sus policlínicos

El tiempo en Rosario: llegó la lluvia y rige alerta naranja por tormentas fuertes

El tiempo en Rosario: llegó la lluvia y rige alerta naranja por tormentas fuertes

Russo y los cambios de un técnico que no se duerme en los laureles

Russo y los cambios de un técnico que no se duerme en los laureles

Lo más importante
Largas filas en la Terminal de Ómnibus de Rosario para tramitar el Boleto Educativo
La Ciudad

Largas filas en la Terminal de Ómnibus de Rosario para tramitar el Boleto Educativo

Crimen de Eduardo Trasante: cuatro condenados a prisión perpetua

Crimen de Eduardo Trasante: cuatro condenados a prisión perpetua

Trabajadores del Hospital Geriátrico Provincial exigen respuestas tras la balacera

Trabajadores del Hospital Geriátrico Provincial exigen respuestas tras la balacera

Lo detuvieron luego de robar 53 medidores de agua en la zona noroeste

Lo detuvieron luego de robar 53 medidores de agua en la zona noroeste

Ovación
Domingo de Super Bowl: dónde ver el partido del novio de Taylor Swift y qué pasa con Messi
Ovación

Domingo de Super Bowl: dónde ver el partido del novio de Taylor Swift y qué pasa con Messi

Newells visitará a Unión para seguir por la senda del éxito

Newell's visitará a Unión para seguir por la senda del éxito

Russo y los cambios de un técnico que no se duerme en los laureles

Russo y los cambios de un técnico que no se duerme en los laureles

Úbeda: Después de una derrota dolorosa es fundamental ganar

Úbeda: "Después de una derrota dolorosa es fundamental ganar"

Policiales
Fatu Broun fue fundamental para el primer triunfo de Central en el torneo

Por Carlos Durhand

Ovación

Fatu Broun fue fundamental para el primer triunfo de Central en el torneo

Cambios en calle San Luis: sacar estacionamiento y ampliar veredas
La Ciudad

Cambios en calle San Luis: sacar estacionamiento y ampliar veredas

Transporte en alerta máxima: Milei elimina el Fondo Compensador
Ciudad

Transporte en alerta máxima: Milei elimina el Fondo Compensador

La quita de subsidios es un golpe mortal al transporte del interior, aseguran
La Ciudad

La quita de subsidios "es un golpe mortal" al transporte del interior, aseguran

Putin: Es imposible por definición que Ucrania derrote a Rusia
El Mundo

Putin: "Es imposible por definición que Ucrania derrote a Rusia"

El turismo extranjero en enero creció 19% pero el nacional reflejó la crisis
Información General

El turismo extranjero en enero creció 19% pero el nacional reflejó la crisis

Belliboni denunciará a Milei por incitación a la violencia y amenazas
Política

Belliboni denunciará a Milei por incitación a la violencia y amenazas

Bullrich anunció que Prefectura podrá usar todo tipo de armas de fuego
Política

Bullrich anunció que Prefectura podrá usar todo tipo de armas de fuego

Balacera al geriátrico: no descartan la hipótesis de una cuestión interna
Policiales

Balacera al geriátrico: no descartan la hipótesis de una cuestión interna

Juzgan a miembros de una violenta banda de Granadero Baigorria por varios hechos
POLICIALES

Juzgan a miembros de una violenta banda de Granadero Baigorria por varios hechos

Quién es Rocío Bonacci, la diputada que quiere derogar la ley del aborto
Política

Quién es Rocío Bonacci, la diputada que quiere derogar la ley del aborto

Vicentin: una empresa acusó a los directivos en la Justicia penal
Economía

Vicentin: una empresa acusó a los directivos en la Justicia penal

Manuel Adorni: El esfuerzo también lo tienen que hacer los gobernadores
La Ciudad

Manuel Adorni: "El esfuerzo también lo tienen que hacer los gobernadores"

Electrodependientes piden a la EPE agilizar los tiempos de respuesta ante cortes
La ciudad

Electrodependientes piden a la EPE agilizar los tiempos de respuesta ante cortes

Murió el hombre que sufrió quemaduras al explotar un generador eléctrico 
Ciudad

Murió el hombre que sufrió quemaduras al explotar un generador eléctrico 

Paro en la salud: médicos protestan por la falta de avances en la paritaria
La ciudad

Paro en la salud: médicos protestan por la falta de avances en la paritaria

Desconocidos entraron a los tiros en el Hospital Geriátrico Provincial 
Policiales

Desconocidos entraron a los tiros en el Hospital Geriátrico Provincial 

Detuvieron a un joven por el brutal homicidio de otro en barrio Las Flores
Policiales

Detuvieron a un joven por el brutal homicidio de otro en barrio Las Flores

Un chico de 16 años halló dos proyectiles en un volquete de la zona sudoeste
Policiales

Un chico de 16 años halló dos proyectiles en un volquete de la zona sudoeste

Milei visitó en Israel el Kibutz Nir Oz, que sufrió el brutal ataque de Hamás
Política

Milei visitó en Israel el Kibutz Nir Oz, que sufrió el brutal ataque de Hamás