Política

Zaffaroni dijo que no es golpista, pero advirtió que Macri "puede irse antes"

El ministro de Justicia volvió a cruzar al ex miembro de la Corte Suprema y le aconsejó que milite en un partido político.

Jueves 15 de Febrero de 2018

El juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) Eugenio Zaffaroni aseguró ayer que sus dichos sobre el gobierno de Mauricio Macri "no buscan una situación crítica". No obstante, tras afirmar que "si llegan a 2019, mucho mejor", advirtió que "puede haber un accidente violento y se pueden ir antes".

Luego de la polémica que generó al manifestar su "deseo" de que el gobierno de Cambiemos "se vaya antes", Zaffaroni intentó aclarar sus palabras. Pero no se desdijo y criticó el pedido del oficialismo para excluirlo de la Cidh, al tiempo que advirtió que no renunciará al organismo.

"Cuando digo que se vayan lo antes posible hablo de procesos constitucionales. Si llegan a 2019, mucho mejor; que se vayan como resultado de una elección. Lo que advierto es que puede haber un accidente violento y se pueden ir antes", sostuvo el ex integrante de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Asimismo, Zaffaroni negó ser "golpista", como lo calificaron algunos dirigentes de Cambiemos. En ese sentido, el juez federal Ariel Lijo solicitó a una radio el audio de la entrevista anterior en la que el juez aludió a una eventual salida adelantada de Macri, en el marco de una investigación de oficio por posible "apología del delito" (ver aparte).

Zaffaroni, en tanto, señaló que "no se va a producir un golpe de Estado porque no hay ninguna fuerza política que pueda desestabilizar al gobierno", tras lo cual agregó: "Lo único que puede desestabilizarlo es su propio plan económico".

Respecto del pedido del gobierno para que deje de integrar la Cidh, opinó que "no les alcanza con interferir con la Justicia nacional y quieren hacer lo mismo con la internacional".

"¿Porque critico al gobierno tengo que renunciar? ¿Qué es esto? ¿Venezuela? ¿Cuál sería el crimen?", cuestionó el magistrado, quien agregó: "Es insólito que el oficialismo intente destituirme de la Cidh. Quieren matar al mensajero".

Horas antes, el ministro de Justicia nacional, Germán Garavano, había cuestionado a Zaffaroni al considerar que tiene una visión "antidemocrática" y "posturas políticas dudosas", al tiempo que enfatizó que no debería integrar la Corte Interamericana.

"(Zaffaroni) Es una persona muy inteligente y formada. Creo que juega con una idea que a los argentinos nos produce rechazo: que los gobiernos no terminen sus mandatos. Pero no es un tema para jugar. Por eso, no necesita hacer estos juegos, que no ponen en riesgo la democracia pero sí generan un ánimo y una crítica que exceden lo que son los cuestionamientos democráticos", explicó Garavano.

Pero el funcionario fue más allá al aseverar que el juez "juega con una historia, con un pasado y con un temor, y está mal, mucho peor siendo magistrado de un organismo de derechos humanos a nivel regional, en donde fue elegido por el país y, aunque no es una representación nacional, sí representa a todos los argentinos".

Finalidad política

"Cuando alguien con tanta formación y tan inteligente genera este tipo de situaciones, claramente lo hace a propósito y con una finalidad política partidaria, que tampoco está mal. Pero podría dejar su cargo en la Corte Interamericana y militar en el espacio en el que él considere", concluyó Garavano.

Por su parte, el diputado nacional Fernando Iglesias (Cambiemos) insistió con la necesidad de que Zaffaroni sea removido de la Cidh por "inhabilidad moral".

Iglesias presentó hace diez días un proyecto de resolución para solicitar a la Organización de Estados Americanos (OEA) y a la propia Cidh que Zaffaroni sea removido de su cargo.

El texto estuvo acompañado con las firmas de Mario Negri (presidente del interbloque Cambiemos), Nicolás Massot (titular de la bancada del PRO) y Pablo Tonelli (integrante del Consejo de la Magistratura). Hasta ahora 14 diputados adhirieron al proyecto.

A su vez, Graciela Fernández Meijide, histórica integrante de los organismos de derechos humanos, lamentó las consideraciones de Zaffaroni.

En ese sentido, Fernández Meijide recordó que, cuando Zaffaroni era juez, en tiempos de la dictadura, se negó a expedir un hábeas corpus por su hijo, Pablo, que todavía permanece desaparecido.

firme. Eugenio Zaffaroni intentó aclarar sus palabras, pero no se desdijo y cuestionó otra vez al Ejecutivo.


Voces de respaldo

La presidenta de Justicia Legítima, María Laura Garrigós de Rébori, coincidió ayer con las apreciaciones del ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni respecto de la necesidad de un prematuro alejamiento del gobierno de Mauricio Macri. "Estoy en la misma línea de lo que dijo Zaffaroni. Puede (al gobierno) no gustarle las críticas, pero eso no significa que sea un atentado contra la institucionalidad. Suena fuerte, pero el volumen de deuda que tenemos también", manifestó. En tanto, el senador bonaerense del PJ y ex secretario de Seguridad Sergio Berni interpretó que el jurista recurrió a "un juego de palabras para expresar una idea que tenga una fuerte repercusión". El constitucionalista Eduardo Barcesat defendió la trayectoria de Zaffaroni y dijo compartir "el diagnóstico en cuanto a la situación tremendamente desfavorable para el pueblo y sus libertades que comporta la actual gestión de gobierno".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario