Política

"Tengo compromiso y pasión para ser intendente de Rosario"

Gustavo Leone nació el 24 de mayo de 1972. Licenciado en Economía. Secretario de Gobierno municipal. Ex secretario de Hábitat, ex secretario de Servicios Públicos y Medio Ambiente de la Municipalidad.

Domingo 18 de Noviembre de 2018

Gustavo Leone no oculta sus deseos de ser candidato a intendente. Sabe que en los próximos días habrá fumata blanca en el Partido Socialista (PS) y se decidirá un nombre para enfrentar en la interna a Pablo Javkin. En ese sentido, prioriza el perfil gestionador, atento también a su cargo de secretario de Gobierno de la Municipalidad de Rosario.

"Tengo las ganas, la pasión y el compromiso para ser intendente, pero esa definición no es individual sino que es una definición colectiva del socialismo. La intendenta (Mónica Fein), el gobernador (Miguel Lifschitz) y otros referentes y líderes partidarios son quienes van a encontrar a aquel que mejor represente al proyecto político y sepa interpretar lo que los rosarinos quieren para su futuro", puntualiza el funcionario, que asegura que, si no es el elegido, seguirá trabajando "para que gane el mejor".

—El partido decidirá el candidato a intendente, pero el senador provincial Miguel Cappiello ya está lanzado. Si el PS no lo ratifica, ¿será uno más Cappiello?

—El partido elegirá a uno, que será al que va a apoyar en conjunto. Cappiello, al igual que todos los otros nombres, forma parte del PS, y son nombres válidos, con trayectoria, perfil y experiencia. Son todos nombres posibles y entiendo que Cappiello estará adentro de esos nombres posibles, de los cuales surgirá uno solo. No creo que Cappiello sea uno y que haya otro nombre en la interna para enfrentar luego a Javkin y a quien venga del radicalismo. El socialismo va a definir un solo candidato.

—¿El socialismo tiene que ofrecer gobernabilidad o renovación?

—Siempre logramos renovación y gobernabilidad. A diferencia de otras elecciones, la ciudadanía va a ponderar mucho la capacidad de gestión, de afrontar y resolver los problemas de todos los días. Una cosa es resolver problemas y otra muy diferente es generarle esa ilusión a la gente de que los va a resolver y después desbarrancar y echarle la culpa al contexto. Hay postulantes que creen que las cosas se resuelven con grandes anuncios, siguiendo tendencias de redes sociales o tomando café a las 9 en un bar céntrico o de Puerto Norte. Otros escriben libros creyendo que eso es gestión y solución de problemas. Los mejores, los más preparados, son los candidatos de nuestro partido y del Frente Progresista (FPCyS). Cualquiera de ellos, aún con sus perfiles y trayectorias diferentes, puede mostrar realizaciones concretas y un proyecto de futuro para la ciudad. Nadie del PJ ni del PRO ha gestionado nada real, concreto y tangible.

—¿El que sea candidato a intendente tiene que saber en qué cajón está la abrochadora que se viene usando?

—El candidato va a ser el que defina el partido, más allá de sus particularidades. Somos todos parte de un mismo proyecto. La ciudad está en obras, estamos haciendo mucho para mejorar la situación de todos los barrios, en todos hay obras. Estamos trabajando articuladamente en materia de seguridad, que es el que primero está en el reclamo de la gente. Venimos con mucha cercanía en la relación con el Ministerio de Seguridad provincial y con el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

—¿Cambió el ánimo de los ciudadanos a partir de la caída del gobierno nacional? En las últimas elecciones el Frente Progresista salió tercero. ¿Eso hizo modificar la visión sobre el gobierno municipal?

——Los rosarinos valoran lo que estamos haciendo. Fein firmó un acuerdo con la provincia y se está cumpliendo casi al pie de la letra. Aun con dificultades se va resolviendo lo que se propuso. A nivel nacional se ve la contracara. Prometieron y no resolvieron nada. Lo más importante es hacer lo que se prometió.

—¿Quedó en nada esa idea de encarnar en un frente con agrupaciones progresistas, como Ciudad Futura y otras fuerzas?

—Creo que no, siempre hay posibilidades de encontrar puntos de contacto. Hay responsabilidad a la hora de tomar decisiones, que a veces no son las más aplaudidas. Hay que encontrar puntos de contacto conceptuales, vamos a coincidir en muchos temas. El tema es ponernos de acuerdo en la realidad de todos los días. En estos años nos encontramos con alguna limitación con esas fuerzas, que nos dicen que terminamos votando con el PRO. Necesitamos darle gobernabilidad a la ciudad, y eso hay que darlo en la atomización.

—¿El rival a vencer es el PRO o el peronismo?

—Tenemos que superarnos nosotros mismos, mostrar equipos jóvenes, con liderazgo y decisión. Si es así, ni el PRO ni el peronismo tienen posibilidades de hacernos mella.

—¿Y qué les va a demandar la sociedad en esta campaña? Será la primera bajo una recesión profunda.

—Orden, control, seguridad, empleo y el apoyo a la economía local. También temas como pobreza y marginalidad, el desafío metropolitano, la movilidad y el transporte de personas y cargas, el futuro de una Rosario autónoma, el financiamiento de la ciudad y los grandes proyectos estratégicos que la ciudad tiene que abordar de cara al futuro. Discutir el "qué" y, sobre todo, el "cómo". Es lo más trascendente para no caer en consignas vacías.

—¿Cuánto hace que está en la gestión pública con el socialismo?

—Soy un eterno agradecido del Partido Socialista. No vengo de la militancia universitaria ni de la militancia barrial, pero todo lo que aprendí y mi inicio en la política desde la gestión fue gracias a cada uno de ellos. Me formé de la mano de (el ex ministro de Economía provincial)Angel Sciara, mi tutor y guía, y gracias a él tuve la posibilidad de conocer a Hermes Binner y volcarme al progresismo. Entré a trabajar en diciembre de 1995 a la Municipalidad, en la primera gestión de Binner, y nadie me pidió que me afilie a ningún partido para ser parte. Lifschitz me convocó luego para asumir las áreas de habilitación de comercios e industrias y posteriormente, en su segundo mandato, para ser secretario de Servicios Públicos y Medio Ambiente. Con Antonio Bonfatti tuve la posibilidad de trabajar en mejorar el hábitat de los santafesinos, con un fuerte apoyo político al plan Mi Tierra Mi Casa y al Plan Abre. Y hoy, con Fein, tengo la gran responsabilidad de ser secretario de Gobierno y coordinar el gabinete de la ciudad, con todo lo que ello supone.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});