Política

Malvinas: ex combatientes van a la Cidh por abusos de parte de sus superiores

El Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas (Cecim) le pedirá hoy a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), en Santo Domingo, que intermedie ante el Estado para que se comprometa a investigar como delitos de lesa humanidad los abusos que sufrieron los soldados argentinos durante el conflicto bélico del Atlántico sur, en el marco de una megacausa que tiene 120 denunciantes y 95 imputados.

Lunes 07 de Mayo de 2018

El Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas (Cecim) le pedirá hoy a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), en Santo Domingo, que intermedie ante el Estado para que se comprometa a investigar como delitos de lesa humanidad los abusos que sufrieron los soldados argentinos durante el conflicto bélico del Atlántico sur, en el marco de una megacausa que tiene 120 denunciantes y 95 imputados.

El ex combatiente Silvio Katz sufrió abusos, torturas y agresiones de carácter antisemita por parte de sus superiores cuando, como soldado, estuvo movilizado en las islas del Atlántico sur durante el conflicto bélico que la Argentina y Gran Bretaña mantuvieron en 1982.

En 2009, Katz fue uno de los primeros veteranos de guerra que denunció esos abusos, torturas y agresiones, lo cual, sumados otros casos que se presentaron, dio origen a una causa judicial que —en la actualidad— se encuentra radicada en los Tribunales Federales de Río Grande, Tierra del Fuego.

"Hubo un fallo de la Corte Suprema que declaró en 2015 que una de las denuncias había prescripto y eso puede parar todas las demás denuncias. Necesitamos que eso se active para que haya justicia y podamos cerrar una herida que sigue abierta desde hace 36 años", explicó Katz.

También repasó su historia en Malvinas como víctima de sus propios mandos del Ejército. "Estaba haciendo el servicio miliar en el Regimiento Mecanizado III de La Tablada. Me faltaban pocos días para la baja cuando se produjo la recuperación de las islas. Ahí empezaron a llamar a los pibes que se habían ido y el 11 de abril llegamos (al archipiélago)", recordó.

Tras acantonarse en una posición, todo trascurrió con relativa calma hasta el 2 de mayo, un día después del primer ataque británico sobre las posiciones argentinas.

"Después de ese día, el jefe de mi compañía, un subteniente llamado Eduardo Flores Ardoino, sufrió una especie de transformación. Se vio afectado por la situación, como si estuviera desbordado, y comenzó a maltratarnos. Lamentablemente, se la agarró conmigo", evocó.

Katz contó que Flores, un oficial recién egresado, comenzó a hostigarlo por su condición de judío delante de sus compañeros y volverlo objeto de castigos y bailes reiterados.

Quieren que el Estado argentino se comprometa a investigar los abusos como delitos de lesa humanidad

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario