Ataque mafioso

Tras los nuevos ataques, Lifschitz dijo que "está en juego la institucionalidad"

El gobernador pidió paciencia en cuanto a los resultados de las investigaciones y confió en "poder derrotar a estos grupos"

Domingo 05 de Agosto de 2018

El gobernador Miguel Lifschitz entregó definiciones contundentes al referirse a los graves ataques a tiros que volvieron a sacudir los poderes del Estado. "Debe haber una respuesta dura, unánime, firme. Se está poniendo en juego la institucionalidad. Hemos pateado un hormiguero, esto está claro, y lo seguiremos haciendo" advirtió el mandatario provincial en la puerta del CJP luego de una reunión de urgencia que mantuvo con autoridades del Ministerio Público de la Acusación (MPA), los ministros de Justicia y de Seguridad y fiscales a cargo de investigar los indescifrables tiroteos contra inmuebles vinculados a funcionarios que participaron en alguna etapa de los procesos contra la banda de Los Monos.

Los nuevos atentados contra el CJP (Sarmiento 2850) y el edificio Copacabana de Libertad 370 se suman a la seguidilla de intimidaciones similares contra viviendas relacionadas a los jueces Ismael Manfrín, Juan Carlos Vienna, Marisol Usandizaga y policías de las División Judiciales (ver infografía de página 41). Los puntos en común: todos tuvieron algún contacto con la pesquisa o el proceso judicial que terminó con condenas de hasta 37 años contra líderes de Los Monos. Pero además, y es lo más particular, en ninguno de los sitios baleados vive actualmente ninguno de esos funcionarios, por lo cual las víctimas inmediatas fueron familiares suyos o simplemente gente que adquirió esas propiedades, en algunos casos hace décadas.

En este marco, y como las condenas contra los principales miembros de Los Monos no están firmes y serán revisadas en audiencias que comenzarán el 14 de agosto, la inminencia de ese trámite que se desarrollará en la sala 10 del CJP abre aún más el abanico de interpretaciones sobre las violentas intimidaciones.

"Más de lo mismo"

La única voz oficial que habló sobre estos últimos ataques fue Lifschitz, quien se presentó a las 11 de la mañana en el CJP para encabezar una reunión de urgencia. Asistieron al encuentro los ministros Maximiliano Pullaro (Seguridad), Ricardo Silberstein (Justicia y Derechos Humanos), el fiscal general Jorge Baclini, los ministros de la Corte Suprema de Justicia Daniel Erbetta y María Angélica Gastaldi. Y varios fiscales, entre ellos Valeria Haurigot (de turno y a cargo de ordenar las primeras medidas del hecho), Natalia Benvenutto y Valeria Pedrana de la Unidad de Delitos Económicos y Complejos, que aglutina las pesquisas de estos ataques registrados desde el pasado 29 de mayo.

Dos horas después, el titular de la Casa Gris tomó contacto con periodistas y en tono firme calificó el hecho como "muy preocupante. Están analizando cámaras, tratando de dilucidar con más precisión, detalles y testigos. Hubo otro hecho similar en Libertad al 300, donde según parece en algún momento vivió la doctora Usandizaga. Es más de lo mismo, amenazas e intimidaciones en torno a funcionarios vinculados a causas de Los Monos".

En ese sentido prometió "extremar las medidas de seguridad, no sólo en los domicilios sino proteger a las personas que directamente participan de estos juicios como fiscales, jueces o camaristas". Y recordó un dato relevante para contextualizar los serios incidentes, ya que en pocos días comienzan las audiencias de Cámara "para confirmar la pena, resolver la apelación. Hemos tomado una serie de medidas en ese sentido (ver aparte). Por otro lado, darle toda nuestra solidaridad a los jueces, fiscales y funcionarios que están interviniendo".

El gobernador esgrimió una postura contundente ante la gravedad que representan los atentados para la vida institucional santafesina. "Se está poniendo en juego la institucionalidad. Hemos pateado un hormiguero, esto está claro, y lo seguiremos haciendo", graficó sobre la persecución a grupos criminales.

Entonces citó los operativos desplegados en zonas denominadas calientes del mapa delictivo rosarino, "como los de Grandoli y Gutiérrez donde se han eliminado muchos espacios de negocios turbios vinculados al narcotráfico y las armas. Estamos avanzado. En una reunión que tuvimos recién con el fiscal general y los ministros de Justicia y de Seguridad decidimos seguir para adelante", se comprometió.

Caminos

Según ese análisis, que contrasta con la postura que emerge de sectores del propio Poder Judicial (días atrás el Colegio de Magistrados reclamó resultados de las investigaciones de los atentados) Lifschitz valoró estar "en el camino correcto. Hay que tener la paciencia necesaria para que lleguen los resultados. Las investigaciones sobre los hechos están avanzando. Esperemos que haya novedades en las próximas semanas, hay varias pistas sobre las que se están trabajando".

En un tono conciliador sobre los tironeos entre el Ejecutivo y miembros de Poder Judicial por los escasos resultados de las investigaciones de estos ataques, Lifschitz apeló a un mensaje de "serenidad, de tranquilidad, de respaldo a la Justicia". Y recalcó que reforzarán todas las medidas. Vamos a hablar con la ministra de Seguridad de la Nación (Patricia Bullrich) para reforzar la presencia de fuerzas federales, pero no vamos a retroceder un solo paso en las causas que están en marcha".

Dijo que "hay líneas de investigación que están avanzando" y volvió a pedir "un poco de paciencia para colectar las pruebas. Le decía al fiscal general que estamos en desventaja, porque avanzamos en el marco de la ley con la Justicia, la policía y las fuerzas de seguridad, y ellos (por la delincuencia) avanzan sin ley. A veces pareciera que nos pueden ganar la batalla, pero no va a ser así".

A ese razonamiento lo hilvanó directamente con el trámite de apelación de la sentencia condenatoria a los integrantes de Los Monos. "La mejor respuesta que podemos dar es avanzar con la apelación y confirmar las penas. Avanzar con la Justicia Federal y respaldar a los jueces que en pocos días van a iniciar una causa contra este grupo", insistió, en referencia al inminente juicio por narcotráfico en la causa conocida como Los Patrones que tiene como imputados a miembros de la banda de barrio Las Flores.

"Tenemos que demostrar que las instituciones pueden más que las mafias organizadas", insistió. Al ser consultado si entendía que podría haber otras hipótesis de actores y motivaciones de los ataque, al margen de Los Monos, el gobernador no lo descartó. "Se analizan todas. Quien organiza esto está procurando que entendamos que está vinculado a Los Monos, es probable que sea así. Y puede haber otras hipótesis sobre las que se están trabajando. Esperemos que en las próximas semanas tengamos alguna novedad más concreta".

"Muy difícil"

Al referirse a la secuencia ocurrida el sábado a la madrugada en el CJP y en el edificio Copacabana, dijo que "rápidamente se identificó la moto, el horario, el modus operandi". Sin embargo reconoció que es "muy difícil rastrearlos para lograr detenerlos. Sobre todo a quienes están organizando esto. Hay una organización bastante sofisticada, porque se apunta siempre a domicilios donde no viven las personas involucradas, sino algún familiar".

De acuerdo a esa lectura, opinó que la idea es "atemorizar, generar intimidación" sobre quienes toman decisiones como jueces, camaristas, fiscales, funcionarios políticos con responsabilidad directa en estos temas. "Tenemos que dar una señal de firmeza. Tenemos las herramientas para derrotar a estos grupos y lo vamos a hacer", insistió.

Sobre un posible laxitud en los controles vehiculares u operativos de tránsito, finalmente Lifschitz dijo que se realizan muchísimos, que se intensifican allanamientos sobre puntos potencialmente peligrosos o que puedan tener vínculos con los hechos.

"Hay que trabajar en el marco de la ley. Buscar elementos de prueba necesarios hace que los procesos se demoren un poco más de tiempo, pero hay que avanzar sobre cosas concretas. El grupo de fiscales que está trabajando es calificado. Están trabajando las 24 horas en este tema".


>>> Operativos en vistas a futuras audiencias judiciales
El gobernador Miguel Lifschitz adelantó que con vistas a las audiencias de apelación (comenzarán a el 14 de agosto a las 9) de la sentencia condenatorias contra Los Monos se va a restringir el tránsito en los alrededores del edificio del Centro de Justicia Penal (CJP) de Mitre y Virasoro. "Es para darle absoluta seguridad a todos los trabajadores y profesionales que se desempeñan el edificio. Algo similar vamos a hacer los Tribunales de Balcarce y Pellegrini".
También se refirió a las gestiones con la Justicia Federal sobre el ofrecimiento que hizo la provincia para que el juicio a parte de esa banda en relación a la causa por narcotráfico denominada Los Patrones, con un número inusual de 39 imputados se realice en el CJP por la limitaciones físicas de los Tribunales Federales de Oroño al 800. "No hay definición al respecto. Esto corresponde que lo haga la Justicia Federal. Nosotros lo mantenemos y estamos a disposición para colaborar en todo lo que sea posible", aclaró Lifschitz.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});