Policiales

Suspicacias en torno a la suspensión de la audiencia imputativa a un jefe policial

El jefe de la Unidad Regional de Rafaela iba a ser acusado de cohecho en una causa en la que habría escuchas que comprometerían a funcionarios políticos.

Viernes 27 de Octubre de 2017

Ciudad de Santa Fe. Calle 1º de Mayo 2417, sede de la Fiscalía Regional I. Jueves, 8.30 de la mañana. Tras dos postergaciones, el fiscal Roberto Apullán llegó a su despacho para realizar la esperada audiencia imputativa por el delito de cohecho contra el jefe de la Unidad Regional V de policía con sede en Rafaela, Adrián Rodríguez, trámite al cual el uniformado llegó en libertad. Pero así como entró al edificio, Apullán salió. "Recibí una cédula a las 8.32 en la que se me comunicó que ya no estaba a cargo de la investigación", dijo el funcionario a la prensa. "Sólo comunico datos objetivos: hoy tenía una imputativa, se me comunicó lo que les dije y debí cancelar la audiencia", agregó. Un par de horas más tarde, "ante el revuelo que se armó con todo ésto", fue el propio Fiscal Regional de Santa Fe, Carlos Arietti, quien brindó explicaciones. "El fiscal Apullán no tiene más esa causa. La misma fue reasignada desde el pasado 12 de octubre a la flamante Unidad Fiscal de Delitos Complejos y quedará en manos de los fiscales Ezequiel Hernández y Leandro Lazzarini".
   El expediente abierto tras la detención del comisario Adrián Rodríguez, el pasado 10 de octubre en un allanamiento a la jefatura del departamento Castellanos, generó distintas lecturas políticas desde el minuto cero. En el marco de un estricto silencio de radio, el fiscal convocó a una audiencia para el 12 de octubre en la cual iba a imputar al alto oficial. Pero de manera sorpresiva su superior, el Fiscal Regional Carlos Arietti, emitió la Instrucción Particular Nº 4/2017 en la que le ordenó que "continúe con la Investigación Penal Preparatoria (IPP) con el imputado en libertad".
Dos suspensiones
Así las cosas el alto oficial volvió a su casa y siguió ligado al proceso sin imputación concreta. Posteriormente el fiscal citó a una segunda audiencia y el abogado del jefe policial, Romeo Díaz Duarte, indicó que su representado no estaba "en condiciones" de someterse a un acto judicial. Adujo que padecía un "trauma psicológico".
   Rodríguez cayó en desgracia teniendo como telón de fondo la detención y posterior imputación de tres altos jefes policiales, entre ellos el ex jefe de la fuerza provincial Rafael Grau en una investigación por presunta defraudación al Estado con reparaciones pagadas y no realizadas a patrulleros.
   Sobre los que llevó a Rodríguez al banquillo de los acusados es una pesquisa por "cohecho pasivo". Y lo que cargó de expectativas su presencia en los estrados judiciales fue que, según confirmaron distintas fuentes extraoficiales, en el expediente existirían escuchas que comprometerían a funcionarios del gobierno de la provincia.
Sorprendidos
En ese marco anteanoche se conoció que ayer Rodríguez sabría por qué delito lo imputaban. Pero no pudo ser. "Ayer fuimos notificados de que hoy se llevaría a cabo la audiencia. Nosotros nos presentamos, pero nos notificaron que el trámite fue suspendido", indicó frente a la Fiscalía Regional I Romeo Díaz Duarte, abogado de Rodríguez. "Seguimos sin poder acceder a las actuaciones", indicó el abogado flanqueado por su cliente quien, según el profesional, "tiene interés en prestar declaración".
   A pocos metros el fiscal Apullán decía lo suyo: "Es la primera vez que me pasa algo así. Estoy comunicando datos objetivos. Algunas causas se reasignaron por esta reestructuración. Hoy tenía una audiencia imputativa, se me comunicó que no la tenía más y la cancelé. Los fiscales no hacen análisis políticos, no tenemos agenda política, solamente hago lo que me dice la ley", dijo Apullán.
   El fiscal contó a los periodistas que no sólo ya no intervendría en el expediente que tiene como principal imputado a Rodríguez sino que tampoco seguirá investigando las irregularidades en las horas Ospe (u horas extras policiales) y por el presunto desvío de fondos del programa de Iniciativas Comunitarias de parte de la Municipalidad de Santa Fe (conocido como Corral Papers, por el apellidio del intendente santafesino). Tres expedientes que tienen en estado de alerta a una buena parte del poder político santafesino.
Explicaciones
"Escándalo judicial" fue el calificativo que se instaló en los medios de comunicación de la capital provincial. Tal fue el revuelo que el propio fiscal regional Arietti tuvo que realizar una rueda de prensa ante el clamor periodístico. "Técnicamente no hubo audiencia porque no hubo convocatoria ya que el fiscal (Apullán) no estaba a cargo de la causa", sostuvo. Y explicó que partir del 12 de octubre se había generado la nueva Unidad de Delitos Complejos, área a la que fueron reasignadas 2 mil causas, entre ellas la de Rodríguez. También evidenció sus discrepancias con la manera en la que Apullán manejó este caso: "Hay varias causas contra Rodríguez. Consideré un error estratégico detenerlo e imputarle cohecho". También indicó que al anoticiarse de que Apullán procedería a detener a Rodríguez, trató de comunicarse con el fiscal pero no lo pudo localizar.
   Además, Arietti dijo que "todo el tiempo" está sugiriéndole a sus fiscales las mejores estrategias para llegar a buen puerto. Al sentirse cuestionado sobre si eso no era una "ingerencia indebida", Arietti respondió: "Yo puedo dar instrucciones particulares, es más, la ley dice que yo dirijo, coordino y superviso la labor de los órganos fiscales. Asimismo, si advierto un error de un fiscal, tengo el rol de corregirlo".
   Al ser consultado sobre dos aspectos calientes de la investigación contra Rodríguez (la mención a funcionarios políticos y las escuchas), Arietti se limitó a decir: "No puedo dar precisiones sobre la causa. Las investigaciones, cuando están en marcha, exigen cierta reserva".
   En conclusión Rodríguez sigue sin ser imputado; a Apullán le sacaron tres causas de alto impacto político y público aunque conserva la que tiene detenido al ex jefe de policía Rafael Grau; fue presentada en sociedad la Unidad de Delitos Complejos de la Fiscalía Regional I y el expediente de Rodríguez quedó a disposición de los fiscales Ezequiel Hernández y Leandro Lazzarini. Todo en medio un océano de interpretaciones políticas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario