Policiales

Sin pistas sobre el ataque a un gremialista y su cuñado

Aunque hay dos detenidos por el crimen de Juan Garcilazo y las heridas a Julio Galván, no están claros los móviles del ataque. Mañana los imputan

Miércoles 14 de Marzo de 2018

La madrugada del lunes dos hombres barrieron a tiros la cuadra de Uruguay al 2200, en Puerto General San Martín. Debajo de las balas quedó malherido Julio Galván, de 53 años y dirigente de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) seccional Rosario; en tanto falleció en el acto su cuñado, Juan Garcilazo, de 44 años, oriundo de la ciudad entrerriana de Victoria aunque radicado en el lugar donde lo mataron, en un departamento que se erige detrás de la casa que habita Galván junto a su segunda esposa y su hija de 3 años.

Ambos eran muy compañeros y Garcilazo le cebaba mates cada lunes que Galván debía viajar a La Plata, donde colabora con la normalización de la delegación de la Uocra bonaerense junto a Carlos Vergara, titular del gremio de Rosario.

Ayer a la tarde Galván permanecía internado y en estado reservado en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria mientras que los sospechosos de efectuar los disparos, Diego M. y Axel S., están detenidos y serán imputados mañana en los Tribunales de San Lorenzo tras ser capturados a pocos metros del hecho por agentes del Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional XVII.

Desconocidos

La madrugada del ataque, los vecinos vieron a los sicarios desde un lugar inesperado, su propia casa. Garcilazo vivía detrás de la casa de Galván desde hace "unos tres años". La vivienda está muy lejos de ser una mansión como la atribuida a algunos dirigentes sindicales enriquecidos en su función.

Marcela, una vecina del lugar. contó a La Capital: "Escuche unos seis tiros y después tres más. Salí de casa, serían las 3 de la mañana y cuando me acerqué vi a Garcilazo tirado en medio de la calle y a Galván adentro de la cochera. Garcilazo estuvo consciente todo el tiempo y mejor que Galván", dijo la vecina.

"Le pregunté si sabía quiénes le habían disparado, si los conocía, pero me dijo que no, que no los había visto nunca. Charlamos un rato porque la ambulancia tardó casi una hora en llegar. Primero hablaba y se quejaba de los tiros en las piernas, pero para mí se fue en sangre. En un momento se desmayó y no despertó más", aseguró la mujer.

En tanto, Galván estaba malherido detrás de su camioneta Toyota. "Joana, la esposa de Julio, llamó al hijo de él y cuando el muchacho llegó lo llevaron en la chata al Policlínico Eva Perón. La verdad es que se lo veía mal y me dijo que no entendía qué había pasado", sostuvo otra vecina.

Desde la Uocra, en tanto, trataron de desligar el episodio a la participación de Galván en la intervención al gremio platense y sostuvieron que el caso era "por la inseguridad", aunque Vergara manifestó: "No lo atribuyo a nada ni lo dejo de atribuir".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});