Policiales

Secuestran dos armas de fuego en la casa del sindicalista "Pipi" Andrada

Las tenía en regla. Las cotejarán para saber si se utilizaron en un incidente en el que un hombre, que lo acusa a él y a su hijo, recibió dos disparos

Martes 25 de Julio de 2017

La Policía de Investigaciones (PDI) secuestró dos pistolas, tres cargadores y más de 80 municiones en el domicilio de Marcelo "Pipi" Andrada, titular del Sindicato de Recolectores de Residuos de Rosario y precandidato a concejal por la lista Campo Popular, en el marco de una denuncia que lo acusa haber participado con su hijo de una balacera en la que fue herido un hombre de 34 años. Las armas tenían su correspondiente permiso de tenencia y eran del gremialista que, según fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) tiene credencial de legítimo usuario.

Las medidas ordenadas por la fiscal de Flagrancia Noelia Ricardi se concretaron ayer en cinco domicilios. En cuatro de ellos no se halló nada pero en el último, un departamento céntrico donde vive Andrada, quien no opuso reparos para la revisión, se secuestraron una pistola Glock 380 con el cargador y calibre 9 milímetros con dos cargadores. También había cartuchos y municiones correspondientes a las dos armas. El gremialista entregó a los policías los documentos de las armas. Ricardi ordenó el secuestro de las armas y las remitió a pericias.

Sin cargos

Andrada y su hijo fueron acusados en una denuncia policial por un episodio en el que un hombre fue baleado. Hasta ahora la acusación se limita a la de la víctima ya que la fiscalía no formuló cargos en una audiencia imputativa sino que resolvió una serie de medidas a fin de evaluar si es pertinente hacerlo.

La denuncia contra Andrada y su hijo fue formulada por Guillermo Daniel F., de 34 años. Declaró que el sábado 16 de junio a las 15.30 iba por 27 de Febrero y Provincias Unidas en un Fiat Spazio con sus hijas cuando, según el parte policial, se le puso a la par un auto que el hombre no supo identificar pero que sería de alta gama. Y que, según aseguró, era conducido por el sindicalista acompañado por su hijo Pablo.

"Cuando circulaba en mi auto junto a mis hijas Marcelo Andrada, que conducía otro rodado, me choca a propósito y su hijo Pablo me efectúa dos disparos de arma de fuego con una pistola que me impactan en la pierna. Después se dan a la fuga", afirmó la víctima en su denuncia.

Tanto Andrada como el denunciante habían trabajado en Lime, una de las concesionarias de la limpieza de las calles de la ciudad, por lo que éste explicó que se conocían. Al momento de trascender el hecho este diario consignó que el denunciante no explicó los motivos del ataque que lo tuvo como víctima. Y que este hombre herido había estado detenido años atrás y fue uno de los 13 presos que el 5 de julio de 2009 se escaparon de la seccional 29ª de Villa Gobernador Gálvez, aunque fue recapturado horas después.

El día del hecho denunciado la médica de guardia del Heca diagnosticó que la víctima tenía una herida de arma de fuego con orificio de entrada y salida en la pierna derecha, con fractura de tibia y peroné, y que quedaba internada fuera de peligro.

Desmentida

En su momento Andrada rechazó de plano haber protagonizado ese incidente. Y a través de su abogado, Germán Mahieu, presentó un escrito poniéndose a disposición de la fiscal del caso. Negó tener un hijo llamado Pablo y desmintió haber chocado el auto de F. "Estábamos comiendo un asado en una empresa de limpieza de 27 de Febrero y Provincias Unidas cuando llega este señor a los gritos y golpea a su mujer, que es una trabajadora de la empresa Sumar. Entonces un grupo de muchachos lo para y comienza una refriega. Y ahí parece que dentro del auto se escuchan dos tiros", dijo el sindicalista.

"Lo único que pasó —agregó— es que intervinieron unos compañeros para frenar esa discusión violenta, de resultas de la cual se oyeron dos tiros adentro del auto. Pero mi hijo y yo no tuvimos nada que ver. Este señor tiene muchas denuncias en la comisaría 32ª y no sé cómo sigue libre", dijo Andrada.

En los próximos días el legajo del caso pasará a manos de una fiscal de Investigación y Juicio que deberá resolver con los elementos reunidos si se hace una audiencia imputativa. Las armas del sindicalista de 46 años serán peritadas para determinar si las vainas servidas levantadas del lugar donde fue herido Guillermo F. fueron disparadas por alguna de ellas. Hasta ahora se hicieron entrevistas a la víctima y a la pareja de la víctima. Se pidió la historia clínica del hombre baleado y los registros de videocámaras municipales de la zona del incidente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS