Policiales

Recién ascendido y con 7 días en Rosario: el perfil del policía que este martes asaltó un minimarket

Roberto Carlos Alfonso se tiroteó este martes con efectivos que al final lo detuvieron. Había llegado a Rosario desde Misiones y tomado servicio el 12 de enero. Le pueden dar nueve años de prisión

Miércoles 20 de Enero de 2021

"Me acaban de robar", le dijo el encargado del minimarket de la Axion de San Martín e Ituzaingó a los dos policías que llegaron allí a las 16.30 de este martes un instante después del atraco. El empleado describió al ladrón como un hombre morocho, robusto, rapado y con un arma que había caminado hacia Maipú. Los dos policías fueron hacia allí y no tardaron nada en ver caminando hacia el sur a un hombre ajustado a esa descripción que, además, llevaba el arma en una mano sin ningún disimulo. Lo que era difícil de imaginar es lo que vino después: que el individuo resistiera tres veces a balazos el intento de la detención y que hasta tuviera éxito, cuando estaba dominado en el piso, al manotearle el arma a uno de los policías que lo reducía.

Menos pensable aún era que el hombre que había actuado con esa descuidada temeridad fuera un camarada de los que lo estaban apresando: un policía federal que hace solo un mes había logrado un ascenso en la fuerza y que llevaba apenas siete días de servicio en Rosario.

Cuando ya todo había pasado, tumbado con unos magullones después de haberse resistido a tiros dos veces, Roberto Carlos Alfonso tuvo tiempo de deslizar desde el piso una humorada a los hombres que ahora le pedían que se identificara. "QRU no me voy a identificar", les dijo ácido, usando una referencia del código policial. Sus captores presumieron rápido, y bien, que esa palabra indicaba su pertenencia posible a una fuerza de seguridad.

Todo fue osado: que a menos de diez días un policía que ni siquiera conoce la ciudad se lanzara a robar a mano armada y que para hacerlo utilizara el arma reglamentaria de su fuerza. La pistola Taurus modelo PT917 calibre 9 milímetros de la que fue despojado decía en su corredera: “Policía Federal Argentina”.

La historia de Roberto Carlos Alfonso dentro de la fuerza no pudo aún ser establecida en profundidad. Sí se sabe que ostenta la jerarquía de cabo primero desde diciembre pasado cuando fue ascendido. Llegó a Rosario procedente desde la ciudad de Eldorado, en la provincia de Misiones, tras solicitar el pase a principios de 2000, aunque por circunstancias de la pandemia el traslado se demoró desde mediados de año hasta el 12 de enero pasado, hace ocho días, que fue cuando tomó servicio en la Delegación ubicada en 9 de Julio al 200.

Tiroteo1.mp4

La secuencia que le dio en tan poco tiempo una repentina celebridad fue breve pero puede costarle hasta nueve años de cárcel. Todo empezó cuando los policías del móvil 8835 de la Brigada Motorizada llegaron a la estación de servicio Axion, les contaron del robo y de las características del ladrón. Lo encontraron en la vereda oeste de Maipú al 2100 llevando el arma en las manos. Los dos policías bajaron del patrullero para seguirlo, le dieron la voz de alto y esgrimieron sus armas.

Según consta en el acta que labraron el hombre al quedar al descubierto gatilló su pistola aunque sin producir un disparo por lo que saltaron sobre él a reducirlo. Allí el hombre efectuó tiros con su Taurus lo que le permitió huir durante varios metros. Un subinspector que lo perseguía entonces abrió fuego hacia el suelo a lo que el individuo nuevamente tiró. Finalmente un suboficial logro tomarlo de la parte de arriba del cuerpo y ambos cayeron al suelo pesadamente. Allí, dice el parte policial, el poliladrón hizo un disparo más sin impactar a los uniformados que lo controlaron y pidieron refuerzos.

Enseguida lo requisaron. Llevaba un celular Samsung, una pistola que era ni más ni menos que su arma reglamentaria, un barbijo de friselina y 3.760 pesos que parecen coincidir con lo que se llevó al asaltar a mano armada a la cajera del minimarket en una acción que quedó tan filmada como su huida a tiros de los policías que lo apresaron. No quedó filmado, según testigos que hablaron con este diario, la reprimenda a patadas que le dieron los policías tras dominarlo. El individuo que resultaría ser un cabo primero de la Federal les había disparado.

2021-01-19 tiroteo2.mp4

La audiencia imputativa por este incidente se realizará el viernes. El fiscal Pablo Socca tiene en estudio la acusación. En términos técnicos podría no tratarse de un robo consumado porque la jurisprudencia define que esto ocurre cuando el delincuente utiliza el producto de su acción dolosa y en este caso el dinero se recuperó. Pero sí concretó un robo a mano armada que quedó filmado, hubo resistencia calificada a la autoridad dado que disparó y también está registrado. Toda esta acción está agravada por el hecho de que el autor es policía. También tiene una portación ilegal del arma de guerra que no fue para cumplir su rol específico. Si se dan todos los hechos por consumados la pena mínima, según fuentes judiciales, es de nueve años.

Una cuestión a determinarse también es qué pasó con el arma del cabo primero ahora preso porque llegó a Rosario con un problema no especificado en su arma que derivó en que en la Delegación Rosario de la Policía Federal le proveyeran otra, la que utilizó este martes para asaltar el minimarket.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS