Policiales

Polémica en Buenos Aires por un fallo que habilita a policías a pedir DNI en la calle

La resolución judicial fue objetada por el Centro de Estudios en Política Criminal (Cepoc) y legisladores de izquierda, quienes temen que las fuerzas incurran en abuso de autoridad. 

Viernes 08 de Enero de 2016

Un fallo de la Justicia porteña generó polémica al considerar como facultad policial pedir documentos personales para identificar a personas en la vía pública. La resolución judicial fue objetada por el Centro de Estudios en Política Criminal (Cepoc) y legisladores de izquierda.

En ese marco, el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo, afirmó ayer que el fallo que habilita a un uniformado requerir la exhibición del DNI "es una limitación a la actividad policial" que establece que no se puede detener a alguien "por portación de cara o porque a un agente se le ocurra".

Revocados. En rigor, la resolución judicial del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires conocida el miércoles revocó fallos de instancias anteriores de los fueros Penal y Contravencional que habían anulado un operativo realizado en abril de 2014 que concluyó con una persona detenida por portación ilegal de arma de fuego.

Esa vez efectivos policiales que identificaban transeúntes al azar reclamaron a un joven que exhibiera su DNI. Según constancias de la causa, esa persona se puso nerviosa y admitió tener un arma, tras lo cual quedó detenida. Pero la Cámara Penal anuló el procedimiento al sostener la ilegalidad de, aunque fuese por un tiempo mínimo, exigir la exhibición de documentación sin motivo válido para hacerlo.

Al respecto, el tribunal superior porteño sostuvo que, dentro de su función de prevenir delitos, la policía tiene la facultad de pedir la documentación para identificar a personas, mientras no se incurra en un acto discriminatorio. La mayoría del tribunal sostuvo que "en el caso concreto se interrumpió la libre circulación del joven por el tiempo estrictamente necesario para solicitarle que exhibiera su documentación personal", pero "la detención posterior no estuvo relacionada con el pedido de identificación" y la justificó debido a que hubo "flagrancia".

En ese sentido, el tribunal consideró que los jueces que habían anulado el procedimiento policial "incurrieron en un claro exceso" al considerar que se trató de un arresto, sin tener en cuenta que la libertad de circulación se redujo "sólo al tiempo estrictamente necesario para solicitarle que exhibiese su documentación personal".

Rechazo. Conocido el fallo, hubo sectores que lo cuestionaron. Desde el Cepoc, su presidenta Claudia Cesaroni advirtió que "no hay ninguna norma legal" que obligue a portar el DNI en la calle y criticó a las fuerzas de seguridad por identificar a personas "por su aspecto físico".

¿Qué pasa si no tenés el DNI? La policía puede conducirte a una comisaría, una dependencia de la fuerza para completar ese proceso de identificación que no pudo hacer", dijo a la radio América. Para Cesaroni, el eje de la discusión radica en los parámetros que usan las fuerzas de seguridad para demorar a una persona para su posterior identificación "porque no lo hacen al azar" como dice el fallo sino que, "en general identifican a algunas personas por su aspecto porque le parecen sospechosas porque se visten de determinada manera o tienen determinada edad. Son pibes humildes", lamentó, al tiempo que recomendó a los jóvenes "que lleven documento en el bolsillo" aunque no haya obligación legal ya que "la pueden pasar mal si no tienen documentos".

En esa línea, el legislador porteño del FIT Marcelo Ramal advirtió que el fallo habilita a la policía una facultad que podrá ser ejercida "con fines persecutorios o de extorsión", y consideró que será "un cheque en blanco" para la fuerza de seguridad.

Así, Ramal sostuvo que la Justicia porteña le ha dado "contenido" así a la emergencia en seguridad dictada por el gobierno nacional.

Limitación. Por su parte, el ministro Ocampo consideró el fallo "una limitación a la actividad policial" y advirtió que si "un policía se sobrepasa, incumple la ley o abusa de su autoridad debe que ser sancionado".

En tal sentido puntualizó que lo que le dice el fallo a un policía es: "Usted puede hacer esto porque la ley lo habilita, pero no puede hacerlo de cualquier manera. Tiene que ser un acto fundado que valide su intervención, no puede detener a alguien porque se le ocurre o por portación de cara".

Cuando se le preguntó cómo evitar la posible discrecionalidad de un policía, Ocampo invocó la necesidad de un "control estricto del Estado sobre la función policial". Y agregó como "imprescindible brindar capacitación a los policías de cómo tienen que hacer esto: hay que entrarlos en una educación democrática".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario