Policiales

Piden prisión perpetua para una pareja por matar a un hombre para robarle

Están acusados del asesinato del comerciante Máximo José Benítez en febrero de 2020 en un departamento de Montevideo al 1400

Jueves 29 de Julio de 2021

El comerciante Máximo José Benítez fue asesinado el mismo día que se fue a vivir solo a un edificio del macrocentro. Uno de sus hijos lo encontró al día siguiente atado de pies y manos y muerto a golpes sobre un charco de sangre en el departamento, con la puerta cerrada sin llave. La huella de una mujer en el auto de la víctima, los registros de cámaras de la zona y seguimientos de celulares cercaron a una pareja que pocos días después fue detenida por el crimen. Tania Natalí García y Sergio Omar Villegas ahora se acercan a un juicio oral por graves delitos. En una audiencia de preparación del debate el fiscal Adrián Spelta pidió para ellos la pena de prisión perpetua.

La audiencia preliminar al juicio por el asesinato cometido en febrero de 2020 se concretó la mañana de este jueves en el Centro de Justicia Penal. García y Villegas, de 29 y 31 años al ser detenidos, fueron acusados como coautores de un homicidio triplemente calificado por ser criminis causa -cometido para asegurar un robo-, ensañamiento y alevosía, además de la violación de medidas contra la epidemia. El juez Carlos Leiva admitió la acusación y las distintas pruebas que las partes pretenden discutir en el juicio, como procedimientos, testimonios y pericias.

Sobre esa base el caso se acerca a juicio ante un tribunal de tres jueces. Los dos acusados están en prisión preventiva. En el caso de Villegas, el juez dispuso que continúe en esa condición hasta el final del juicio. La situación cautelar de García se revisará en los próximos días. En un primer momento los dos habían sido acusados por la figura más leve de homicidio en ocasión de robo, pero en función de las evidencias y de declaraciones de los propios imputados el fiscal los acusó por figuras agravadas que prevén perpetua.

La mujer había declarado al ser detenida que estuvo en el departamento -una cámara de las inmediaciones la filmó cuando se descalza- pero adujo que lo hizo presionada al sufrir violencia de género y que su pareja la drogaba. Días atrás volvió a prestar declaración y este jueves lo hizo el propio Villegas, asistido por la defensora pública Andrea Siragusa. Según una fuente del caso, asumió haber estado en el lugar aunque no trascendieron detalles de sus dichos en la audiencia celebrada por zoom.

En función de esa declaración los abogados particulares de la mujer, Lucas Peirone y Juan Pablo Audisio, señalaron que no se puede comprobar que García haya actuado con intención homicida y solicitaron que sólo sea acusada por el delito de robo. El juez aceptó la acusación en los términos propuestos por el fiscal, de modo que ambos llegarán a juicio como coautores de un homicidio triplemente calificado.

Los dos fueron detenidos en mayo de 2020 cuando circulaban por Ovidio Lagos y Batlle y Ordóñez en el auto en el que se supone que cargaron las pertenencias de la víctima tras asesinarla. El crimen de Benítez ocurrió la noche del 8 febrero. El comerciante, padre de cuatro hijos y dueño de tres locales de venta de plásticos y cotillón en Rosario y Villa Gobernador Gálvez, se había separado recientemente y mudado el mismo día del crimen al 9º piso de Montevideo 1457. Al día siguiente, al no tener noticias de él, uno de sus hijos lo fue a buscar y lo encontró asesinado.

Una vecina que había conocido a Benítez la noche anterior, acompañado de un hombre de unos 30 años que evitó mirarla a los ojos cuando compartieron el ascensor. Se determinó luego que la víctima había pactado un encuentro con una pareja a la que trasladó en su Ford EcoSport hasta su casa con el fin de mantener relaciones sexuales, donde fue maniatado con cables y telas y asesinado alrededor de las 22.30. Lo golpearon con una estufa de hierro y botellas y le efectuaron cortes en los brazos para exigirle dinero.

El comerciante quedó tendido boca abajo, en ropa interior, irreconocible por los golpes y rodeado de sangre. Tenía las manos atadas con cables del televisor en la espalda, los pies aferrados con una sábana y un cinturón de cuero en la mandíbula. El castigo fue tan severo que le desprendieron una pieza dentaria. La autopsia determinó que murió por traumatismos de cráneo.

Los agresores finalmente le robaron un televisor de 32 pulgadas, un celular, calzado y vestimenta que subieron a un Fiat Uno negro de la mujer conducido por un hombre aún no identificado que pasó a buscarlos. La situación quedó registrada en cámaras de la cuadra y de un comercio cercano.

Una de las primeras pistas se detectó en el Ford EcoSport del comerciante, que se encontró estacionado en 9 de Julio y Corrientes. En la puerta trasera del lado del acompañante tenía una huella dactilar de García, quien había estado envuelta en un robo a un hombre de 62 años en cometido en noviembre de 2019 en Arroyo Seco.

Los registros telefónicos detectaron que el último llamado de Benítez fue a un celular con característica de Victoria que, se presume, era usado por Sergio V. El rastro del celular de la víctima se perdió alrededor de las 2 de la madrugada en una antena del barrio Puente Gallegos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario