Policiales

Piden 15 años de prisión para artífices de histórica fuga

Son los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Victor Schillaci. Tras huir de un penal bonaerense fueron perseguidos por campos del centro de Santa Fe

Jueves 08 de Marzo de 2018

Dos años después de la cinematográfica fuga que protagonizaron los hermanos Martín y Cristian Lanatta junto a Víctor Schillaci de la cárcel bonaerense de General Alvear, donde cumplían prisión perpetua por haber asesinado a tres empresarios farmacéuticos ligados al negocio ilegal de la efedrina en un hecho conocido como el triple crimen de General Rodríguez, un fiscal santafesino pidió 15 años de prisión para cada uno de ellos por una saga de delitos que cometieron en el territorio de esta provincia en enero de 2016, cuando eran perseguidos por las distintas fuerzas federales y la policía de Santa Fe.

El pedido fue realizado por el fiscal Estanislao Giavedoni en el marco de una audiencia preliminar en la cual enumeró los delitos imputados, mientras que el defensor oficial Leandro Miró sostuvo que pedirá la absolución de los imputados o un atenuante para la pena que se les imponga.

La presentación de las pruebas se hizo ante el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) Nicolás Falkenberg, quien en los próximos días deberá determinar si la causa va a juicio oral y público.

A campo traviesa

Tras la evasión de General Alvear el 27 de diciembre de 2015, los tres prófugos fueron localizados por personal de Gendarmería Nacional en una zona rural cercana a la localidad de San Carlos Centro (a unos 50 kilómetros al este de Santa Fe) donde se produjo un enfrentamiento en el cual resultó herido el efectivo José María Valdez. Tras esquivar el retén de los uniformados, los tres hombres siguieron su derrotero criminal en la localidad de Matilde (departamento Las Colonias) donde privaron de su libertad al ingeniero agrónomo José Ignacio Reynoso, a quien le robaron una camioneta Volkswagen Amarok con la cual llegaron hasta la capital provincial y se escondieron en un departamento que la víctima tenía en el macrocentro santafesino.

Allí, mientras tenían encerrado a Reynoso, los prófugos se proveyeron de alimentos y de elementos con los cuales plotearon la camioneta robada para hacerla pasar como un móvil de Gendarmería Nacional en el cual siguieron su escape hacia el norte por la ruta provincial 1. Pero cuando circulaban por la zona de Campo del Medio (en el departamento Garay) volcaron en una banquina y los tres resultaron severamente lesionados.

Tras 15 días de persecución, todo bajo la atenta mirada de todos los medios de comunicación del país, el sábado 9 de enero de 2016 fue detenido Martín Lanatta en la localidad de Cayastá, muy cerca de donde habían volcado con la VW Amaraok robada y ploteada. En tanto, Cristian Lanata y Schillaci continuaron la fuga en una camioneta robada a una familia a la que redujeron en su campo pero debieron abandonarla al quedar empantanados en un camino rural. Ambos fueron apresados el día 11, en una arrocera cercana a Cayastá.

En ese contexto el fiscal Giavedoni les imputó el robo calificado de la VW Amarok y la privación de la libertad de su propietario; el robo de la Toyota Hilux a la familia de Campo del Medio; y la privación ilegal de un empleado del molino arrocero de Cayastá donde terminó el periplo.

Abreviado o juicio oral

Si bien la causa podría terminar en un juicio abreviado, el defensor Leandro Miró aclaró que los tres imputados demostraron intención en que se lleve adelante el juicio oral y público. "A ellos se les hizo el traslado y manifestaron expresamente que no aceptarán ningún abreviado. Quieren el juicio oral y prestar declaración para dar su versión de los hechos", explicó.

"Es fundamental que se los pueda escuchar a ellos en el juicio para que den su versión de todo lo acontecido", sostuvo el defensor público. "El planteo de la defensa es el de acreditar un supuesto de existencia de necesidad justificante o estado de necesidad exculpante, que es cuando hay una situación externa a la persona que lo obliga a actuar de una manera determinada", concluyó Miró.

A su turno, el fiscal Giavedoni les imputó a los tres la privación de la libertad del ingeniero agrónomo y el robo de la camioneta que usaba para trabajar; el ingreso violento a una vivienda en la zona rural de Campo del Medio (departamento Garay) y el robo de la camioneta del dueño de la casa; y por último, se les atribuyó a Schillaci y Cristian Lanatta la privación de la libertad del sereno de un molino arrocero, donde concluyó la persecución.

Vale recordar que por la fuga del penal bonaerense, el juez de Garantías Jorge Moya Panisello, luego del pedido formulado por la fiscal Virginia Bravo, elevó a juicio oral y público la causa en la que también está acusada Susana Elvira Martínez, la suegra de Cristian Lanata.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario