Policiales

Perpetua por conducir la moto desde la que mataron a un menor

El crimen ocurrió en el barrio porteño de Flores en 2016 cuando la víctima iba en un auto con su abuelo, quien intentó impedir un asalto.

Miércoles 17 de Julio de 2019

El Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires condenó a prisión perpetua a Luis Armando "Yun" Gómez, cabecilla de una banda de ladrones que operaba en el barrio porteño de Flores, por el homicidio de Brian Aguinaco, un chico de 14 años baleado en diciembre de 2016. De esta manera, los jueces Adrián Pérez Lance, Fernando Ramírez y Luis Salas, hicieron lugar al pedido de la fiscal Irma Adriana García Netto, quien en su alegato había solicitado la máxima pena para el hombre que conducía la moto desde la cual un menor que huyo del país disparó contra la víctima.

Los magistrados consideraron a Gómez como responsable de los delitos de robo agravado por haber sido cometido con arma de fuego y homicidio críminis causa. Y anunciaron que los fundamentos del fallo se conocerán el proximo 24 de septiembre.

En la misma sentencia, el tribunal condenó a otros miembros de la banda que lideraba Gómez y que cometían robos a bordo de motos en el barrio de Flores, aunque los desligaron del homicidio de Aguinaco. A Daniel Mendieta le fijaron una pena de 17 años por robo agravado por haber sido cometido en poblado y en banda con el uso de un arma cuyo aptitud para el disparo no ha sido acreditada, amenazas coactivas agravadas, asociación ilícita y homicidio críminis causa en grado de tentativa.

En tanto que a Eric González le fijaron una pena de 4 años de prisión por tenencia ilegítima de arma de guerra y por ser miembro de una asociación ilícita; a Irving Cruz Yupanqui le fijaron 3 años y 2 meses de prisión por ser miembro de una asociación ilícita; y a Luis Cantoral lo consideraron responsable de encubrimiento agravado por el ánimo de lucro, por lo que lo condenaron a dos años de prisión.

Por un robo

El hecho juzgado sucedió la tarde del 24 de diciembre de 2016. De acuerdo al alegato de la Fiscalía, Brian Aguinaco, de 14 años, acompañaba a su abuelo en un auto por avenida Asamblea y Rivera Indarte, en el barrio porteño de Flores. En ese momento escucharon los gritos de dos mujeres que estaban siendo asaltadas por dos personas a bordo de una moto.

Esa moto era conducida por "Yun" Gómez, quién iba acompañado por un joven de 15 años. El abuelo de Aguinaco, al percibir la situación, dobló en "U" por la avenida con la intención de disuadir a los atacantes. Pero ante esa situación, el adolescente que iba como acompañante de la moto sacó un arma calibre 9 milímetros y disparó sin mediar palabras. El tiro alcanzó al adolescente en el cuello, lo que le produjo la muerte algunos días después en el Hospital Piñero.

Para la Fiscalía, el disparo fue efectuado por el menor de los asaltantes para poder eludir el accionar de la Justicia y para proteger lo que habían robado, es decir, la cartera de una de las mujeres asaltadas.

Desde los inicios del expediente, la familia de la víctima fue acompañada por profesionales de la Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a las Víctimas (DOVIC), que asistió al abuelo durante la rueda de reconocimiento que se hizo el 30 de diciembre de 2016. Luego participaron de toda la etapa de instrucción de la causa.

Una vez elevado el expediente a juicio, los familiares de Brian fueron acompañados por esa área del gobierno durante las audiencias e informados sobre cómo iba a realizarse el proceso de debate que concluyó ayer.

Un peso pesado

"Yun" Gómez fue apresado por la Policía Federal el 30 de diciembre de 2016 en el barrio Illia de la Capital Federal, muy cerca de la villa 1-11-14 del Bajo Flores. Al ser indagado negó su participación en el hecho y dijo que ese día había estado con su novia.

Sin embargo, con el tiempo las pruebas se apilaron en su contra, los testimonios y las ruedas de reconocimiento lo indicaron como el conductor de la moto en la que viajaba el menor que cometió el asesinato.

En tanto, el arma que se usó para matar a Brian fue encontrada en el asentamiento del Bajo Flores pocos días después. La pericia de la Policía Federal practicada al plomo calibre 9 milímetros encontrado en el cuerpo del adolescente permitió hacer el cotejo: el arma había sido usada para balear a otro menor en un enfrentamiento entre bandas de julio del mismo año 2016.

Pero el crimen de Brian no fue la única acusación en contra de "Yun". El 23 de marzo de 2012 había sido detenido por tentativa de robo, lesiones y resistencia a la autoridad en una causa que llegó a juicio y por la cual cumplió condena hasta noviembre de 2014.

Sin embargo el 10 de junio de 2015 volvió a ser apresado por robo, atentado y resistencia a la autoridad en el marco de un ataque perpetrado junto a un cómplice en perjuicio de un joven que andaba en bicicleta y fue golpeado para quitarle el celular y el rodado.

Cuando tras ese atraco violento fueron interceptados por la policía, uno de ellos llevaba la bicicleta robada en la espalda. "Yun" y su cómplice se dieron a la fuga para ir hacia la villa 1-11-14 y en su carrera terminaron embestidos por un Fiat Palio. El cómplice de "Yun" terminó herido en el piso, mientras Gómez intentó escapar y se enfrentó a trompadas con el policía que lo arrestó.

desahogo. Los padres de Brian se abrazaron y lloraron tras escuchar la sentencia que cierra el caso.

Eliana Passada y Fernando Aguinaco, los padres de Brian, describieron con lágrimas en los ojos y en un cuadro de congoja y emoción las sensaciones vividas después de que los jueces del Tribunal Oral Criminal dictaran la pena máxima para Luis "Yun" Gómez, quien conducía la moto al momento del crimen de su hijo. "Hoy acá se demostró que la Justicia existe. Ahora nuestro hijo va a descansar en paz", reflexionó Fernando.

"Tenemos que agradecer a nuestros abogados, a la fiscal, a los jueces, porque teníamos miedo de ellos, pero la verdad es que dieron un gran ejemplo", afirmó la mamá del pequeño, que sostenía una foto de Brian en sus manos.

"Esto ahora es una etapa terminada. Y duele también. Sólo queremos que Brian esté en paz y que, por favor, no se lo nombre más. A él nunca le gustó la exposición ni todo esto de las fotos, pero nosotros necesitábamos que se hiciera justicia. Sólo pedimos que no se lo nombre más", agregó Passada.

Si bien el autor del crimen, un menor de edad identificado como B.G. se encuentra en Perú, los padres recibieron con conformidad la sentencia dictada por los magistrados. "Esperábamos que el que manejaba la moto se haga cargo y que pague lo que tenga que pagar. La verdad que hoy la Justicia demostró estar a la altura", afirmó Fernando Aguinaco. Y recordó que durante un cuarto intermedio de la audiencia se vivieron momentos de tensión con los familiares del acusado: "Los de la banda nos miraban y se reían, eso fue una falta de respeto", dijo.

En tanto, Enrique Aguinaco, el abuelo de Brian y testigo del asesinato de su nieto, contó que "nadie me llamó en aquel momento. Yo fui a interceptar a los ladrones porque accedí a ese pedido de auxilio sin pensar que llevaba a mi nieto al lado. Realmente, es tremendo lo que yo siento adentro. No lo puedo decir en palabras".

Y realizó un pedido a la Justicia: "Espero que ahora se dicte una ley para todo aquel que mate, porque el que mata no tiene que tener edad. Tiene que ser castigado como se debe, no importan los años que tenga", en referencia al menor que efectuó el disparo y está fuera del país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario