POLICIALES

Pelea narco con la familia de un policía pudo motivar el crimen del Coto Medrano

El agente Gabriel Godoy fue imputado como partícipe del homicidio del ex barra de Newell's, acribillado hace diez días en Granadero Baigorria

Sábado 19 de Septiembre de 2020

El barrabrava de Newell's Marcelo “Coto” Medrano y el policía Gabriel Mario Godoy, preso por su asesinato, se conocían desde chicos: vivieron en la misma cuadra y fueron juntos a la escuela. Pero en el último tiempo el jefe narco baleado la semana pasada en una estación de servicios de Granadero Baigorria mantenía una fuerte disputa con la familia del uniformado por la venta de drogas en el cordón industrial y la zona norte rosarina. Ese conflicto, citado como móvil del crimen, está detallado en los siete puntos de evidencia que enumeraron ayer tres fiscales al imputar al efectivo como partícipe del homicidio de Medrano. Lo ubicaron como quien conducía la camioneta desde la cual bajó quien mató a Coto a balazos calibre 40.

Hay coincidencias cargadas de sentido. Ayer se cumplieron nueve años de la desaparición de Paula Perassi en San Lorenzo. Godoy, absuelto el año pasado, fue uno de los policías implicados en la trama de encubrimiento. El aniversario lo encontró preso y afrontando una audiencia penal por videoconferencia en la cual los fiscales Matías Edery, Luis Schiappa Pietra y Aquiles Balbis lo imputaron como partícipe primario de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Circuito de dinero

El juez Nicolás Foppiani le dictó la prisión preventiva por sesenta días en una causa que dejó al descubierto los circuitos económicos del dinero narco. El jueves fue allanada una financiera del microcentro rosarino, en Corrientes 832, donde Medrano había comprado 35 mil dólares el día en que lo mataron. Uno de los titulares quedó demorado por presunto lavado. El miércoles los investigadores se habían encontrado con un “puerto seco” de cereal en negro en las afueras de Ricardone.

>>Leer más: Demoraron al titular de una financiera ligada a operaciones de "Coto" Medrano

Esos hallazgos están mencionados en las más de veinte hojas de la imputación, donde los fiscales expusieron una fuerte disputa entre Medrano y la familia Godoy como trasfondo del crimen. En uno de esos puntos citaron evidencia de la relación de ambos bandos con el tráfico de estupefacientes.

Esa rivalidad se expresó en balaceras a domicilios, atentados que no se denunciaron y hasta una amenaza de muerte que recibieron familiares del acusado un día antes del crimen. En ese contexto se ubicaron las evidencias puntuales contra Godoy, a quien la pareja de Medrano —testigo del crimen— señaló como quien conducía el vehículo de los atacantes.

Caramelos

El homicidio fue a las 23. 15 del jueves 10 en una estación de servicios de Granadero Baigorria donde Coto vivía con su última pareja y el menor de sus seis hijos, un bebé menor de un año. Con ellos llegó en su Ford Fiesta a la YPF de Eva Perón y avenida San Martín y bajó a comprar caramelos. A la par del auto se ubicó una camioneta Ford EcoSport blanca que esperó a que saliera y que luego apareció prendida fuego en las afueras de Ricardone.

De la camioneta bajaron tres hombres. Uno le apuntó a la mujer de Coto. Otro acribilló a tiros a Medrano con un arma calibre 40 mientras el barra se alejaba corriendo de la estación. Herido, regresó al sector de carga y allí lo remataron. Tenía catorce orificios de bala y se esperan pericias para precisar si pudo actuar más de un tirador. La secuencia quedó registrada en las cámaras del local.

>>Leer más: Barra leproso y jefe narco: un crimen de película y una víctima con demasiados enemigos

La pareja de Medrano nunca bajó del auto. Cree que los atacantes no esperaban encontrarla allí. Dijo que al volante le pareció distinguir al policía Gabriel Godoy, quien mantenía la cabeza al frente para no cruzar miradas.

Enemigos

Tanto la pareja como la madre del barra asesinado mencionaron la enemistad de la víctima con Gabriel y su hermano Daniel Alejandro, más conocido como “Dany”, histórico rival de Medrano en la venta de drogas en la zona norte. Dijeron que el policía había “embagayado” (involucrado sin pruebas) a Coto en causas penales.

Un mes antes del final, el 1º de agosto, Gabriel Godoy había sufrido un tiroteo en el frente de su casa de Fray Luis Beltrán. Entonces denunció que el organizador de ese atentado había sido Coto. Como motivo de la rivalidad adujo que él lo había investigado en una causa de abuso de armas del año 2014 que tenía como víctimas a dos de sus cuñados.

El día del crimen, el celular a nombre de Godoy se activó en una antena de Granadero Baigorria entre las 22.39 y las 23.20. La última conexión y la última llamada datan del viernes 11 a la 1.35, es decir, a dos horas del ataque. Entonces la línea dejó de tener actividad. Cuando allanaron la casa del policía tenía un aparato nuevo y una nueva línea que comenzó a usar el 12 de septiembre.

>>Leer más: Policía absuelto por el caso Perassi fue detenido por el crimen de Coto Medrano

Godoy dio explicaciones de esto en la audiencia. Dijo que el día del crimen fue a Rosario y de allí al cumpleaños de una sobrina en Granadero Baigorria, del que ofreció fotos. Sostuvo que cambió el teléfono porque empezaron a llegarle mensajes del homicidio de Coto, se enojó porque lo involucraban a él y lo estrelló contra una pared. Esa coartada, dijo el juez, deberá investigarse.

Evidencia

Entre otras pruebas, la imputación señala el secuestro del celular de un hermano policía de Godoy obtenido en un allanamiento a la comisaría 5ª de Puerto San Martín. En los mensajes los investigadores descubrieron que el conflicto Godoy-Medrano era “más profundo y más grave” de lo que se pensaba.

Surgió que diez días antes del crimen le habían prendido fuego un camión de la familia Godoy, a los dos días tirotearon la casa del policía Gabriel en un hecho que no fue denunciado y el mismo 10 de septiembre llegó una amenaza escrita al domicilio de su madre: “Rata tratá de salir de la cueva. Sacá los muebles de tu casa y pagá lo que debés. Si no te quemamos a tu familia junto a tus tres hermanos. Y decinos dónde tenés los búnkers”.

>>Leer más: Investigando el crimen de "Coto" Medrano hallaron un puerto seco

Por último, un testigo de identidad reservada aportó que “la familia Medrano siempre estuvo en disputa con los Godoy”. De ellos dijo que “coparon el mercado de drogas” junto con un ex jefe policial y que “siempre tuvieron negocios de puertos secos”. Como el hallado en uno de los allanamientos del miércoles en un galpón sobre la ruta provincial 10, en la zona rural de Ricardone, donde se encontraron 70 mil litros de gasoil, cereal sin documentar y 5 mil litros de nafta para negociar en negro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario