Policiales

Patricio Serjal sería acusado de usar fondos públicos en gastos personales

Habría pasado a cuenta del Ministerio Público de la Acusación (MPA) gastos de movilidad de un viaje a Buenos Aires por motivos particulares.

Martes 11 de Agosto de 2020

A una semana de ser desvinculado del Poder Judicial por medio de un decreto del gobernador Omar Perotti, el destituido fiscal regional de Rosario Patricio Serjal comparecerá hoy en una audiencia como imputado. El ex conductor de los ochenta fiscales del mayor distrito de la provincia será acusado por participar de una empresa criminal para favorecer al empresario Leonardo Peiti que tiene emprendimientos de juego ilegal. Le atribuirán haber recibido dinero a cambio de transmitirle a Peiti información reservada e interferir en las investigaciones en su contra para que éstas no progresaran.

La principal incógnita pasaba por saber si el hecho presunto que le atribuirán más las evidencias al respecto implicarían un pedido de prisión preventiva de parte de los fiscales y cómo responderá a esa eventualidad el juez de la audiencia. Ahora quedó confirmado que así será.

Agregado

Serjal no solo será acusado de favorecer el juego ilegal mediante la omisión de perseguir a un empresario investigado por ello. También le imputarán cohecho, que para funcionarios públicos tiene un piso de cuatro años de prisión, lo que implica una pena en perspectiva no excarcelable. Hasta ahí es lo mismo que Gustavo Ponce Asahad, el fiscal acusado el martes pasado por participar en esta trama, preso desde ese día en la Unidad 5 de 27 de Febrero y Circunvalación.

Pero a Serjal los fiscales podrían agregarle el delito de peculado que es la apropiación indebida de dinero del Estado por gente que se encarga de su control y custodia. Es que el ex fiscal regional habría pasado a cuenta de la Regional Rosario del Ministerio Público de la Acusación (MPA) gastos de movilidad de un viaje que hizo por motivos particulares a Buenos Aires.

Según sostuvieron los fiscales en la audiencia pasada en ese viaje, ocurrido el 14 de noviembre de 2019, Serjal se alojó en el Hotel Etoile del barrio de Recoleta en la ciudad de Buenos Aires. En la ocasión se reunió con Peiti para indicarle el cumplimiento periódico de la cuota a abonar por su protección y le requirió además el aumento de la misma.

La semana pasada el fiscal adjunto Ponce Asahad y el empleado Nelson Ugolini fueron acusados de ser parte del plan en el que Serjal estuvo involucrado consistente en arrancarle sobornos al empresario Peiti a fin de no impedir que operara sus casinos clandestinos.

Encuentros

Según esta imputación, luego de que el ex fiscal regional le indicara a Peiti cómo y dónde cumplir con los pagos, Ponce Asahad se encontró varias veces con enviados de Peiti o con él para recibir las coimas. Una de esas citas fue el 9 de julio pasado cuando el empresario se reunió con Ponce en pasaje Rosales al 2000 donde, según dijo, acordaron el pago de 10 mil dólares para la tarde de ese mismo día en el Círculo de Profesionales Arabes de Dorrego 1251. Ambos encuentros quedaron registrados por cámaras de vigilancia.

Inédito

La audiencia que esta tarde a las 14.30 presidirá la jueza Eleonora Vera es una circunstancia inédita en la historia penal de la ciudad. El jefe de la persecución penal de Rosario, elegido para ir contra los delitos, quedará en el banquillo por participar de uno. Serjal, de 43 años, sostuvo la semana pasada en una entrevista que es inocente, alegó que las acusaciones en su contra están politizadas y que se presentará en la audiencia en la que será imputado. Designó como defensor a un abogado del estudio jurídico de Hugo Lima, un penalista de la ciudad de San Nicolás que trabaja con sus dos hijos.

Lo que puede dirimir la situación de Serjal hoy es el debate sobre la peligrosidad procesal en caso de que no quede detenido. Hay en este momento funcionarios judiciales y empleados prestando declaración sobre asuntos relativos a este trámite. La inquietud de los fiscales es que en libertad Serjal pueda incidir o influir de alguna manera en los testimonios pendientes. Se quiere evitar el entorpecimiento probatorio. Del lado de la defensa se argumentará muy posiblemente en que gran parte de la evidencia ya ha sido asegurada y que Serjal no se opuso a comparecer ni a otra acción de la Justicia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario