Policiales

Murió un joven que había sido baleado en un ajuste en una casilla de Ludueña

Poco después de las 22 del viernes en la sala de terapia intensiva del Hospital de Emergencias falleció Mauricio Rubén Sosa.

Domingo 23 de Julio de 2017

Poco después de las 22 del viernes en la sala de terapia intensiva del Hospital de Emergencias falleció Mauricio Rubén Sosa, un muchacho de 18 años que tuvo registros penales cuando era menor y que algunas horas antes había sido baleado en la humilde zona de Garzón al 1600 bis, en el la parte más pobre del barrio Ludueña.

Por el hecho, que la policía calificó como "un ajuste de cuentas entre ladrones", fue detenido Gabriel E., de 19 años, mientras que dos hermanos de apellido T. permanecían prófugos pero bajo sospechas ciertas de haber participado del criminal episodio.

Según fuentes policiales todo ocurrió alrededor de las 16 del viernes cuando la Jefatura de Homicidios de la Policía de Investigaciones a cargo del subcomisario Diego Sánchez recibió una comunicación desde el Policlínico Eva Perón de Granadero Baigorria en la cual se lo ponía en conocimiento del ingreso desde la zona de Garzón al 1600 bis de un joven sin vida y con dos balazos en su cuerpo: uno en el cráneo y otro en el tórax.

Testimonios

En ese marco, el oficial envió al lugar del hecho a una patrulla para que iniciara las investigaciones de rigor y algunos testigos del barrio apuntaron a los pesquisas que un grupo integrado por al menos cinco personas, entre ellos dos hermanos de apellido T. y muy conocidos en la zona por sus tropelías, llegó hasta una casilla de Garzón al 1600 bis en la que vivía Sosa para increparlo porque, según parece, "el joven habría robado una serie de pertenencias de unas casillas en la que viven algunos de los prófugos hermanos T."

Tras la declaración de algunos testigos, personal de la Policía de Acción Táctica (PAT) detuvo a Gabriel E., de 19 años, quien pretendió huir a la carrera del lugar y saltando unos tapiales, pero fue sindicado como uno de los autores del ataque a la casa de Sosa.

En tanto, una joven vecina del muchacho asesinado señaló que los T. "son muchos hermanos y algunos de ellos vinieron a efectuar disparos contra el lugar donde se hallaba la víctima dado que éste les habría sustraído elementos de sus viviendas". Y agregó que luego del robo a sus casas, los T. "juntaron a sus amigos y se vinieron para acá, directamente a matar a Mauricio".

Otra testigo de lo ocurrido refirió a la policía que "el pibe baleado era amigo de lo ajeno y se metió con quien no debía", por lo que pagó con su vida sus andanzas.

En cuanto a los antecedentes de Sosa, según dijeron voceros de la policía, su prontuario sólo registra anotaciones penales de cuando era menor pero ninguno desde que cumplió los 18 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS