Policiales

Marcelo Villanúa asumió como nuevo jefe de policía de la provincia de Santa Fe

El gobernador Miguel Lifschitz tuvo un discurso de fuerte tono político. Aceptó que estamos lejos de la policía ideal y criticó a la Justicia Federal.

Jueves 15 de Febrero de 2018

A las 11 de ayer asumió la jefatura de la policía de la provincia de Santa Fe el Director General Marcelo Villanúa, quien se desempeño hasta el martes como jefe de la Unidad Regional II de Rosario después de un largo historial que comenzó en 1992 siendo sumariante de la comisaría 1ª de Rosario. El acto, presidido por el gobernador Miguel Lifschitz y el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, se desarrolló en el patio de armas de la Jefatura local ante funcionarios políticos y policiales además del jefe que deja su lugar tras 31 años de servicios en la fuerza, el Director General José Luis Amaya.

El gobernador Lifschitz se dirigió tanto a los santafesinos como a los funcionarios y policías presentes en la soleada mañana de ayer. "Es un día muy importante para la provincia y su policía. A diferencias de otros años, en esta ocasión ningún reproche hay que hacerle al jefe que se va, todo lo contrario", dijo mirando a Amaya.

Y agregó que "sin su participación activa no hubiese sido posible lograr los cambios producidos en la fuerza y los resultados obtenidos". Tras ello saludó al nuevo jefe y al general Carlos Pross, el flamante subjefe de la policía santafesina, a quienes les pidió "el mayor de los compromisos en un lugar al que no se llega por casualidad".

"Estamos lejos del ideal"

En otro orden, el primer mandatario santafesino destacó: "Queremos lograr una sociedad en paz y segura. En la provincia estamos mejor que hace unos años atrás y estaremos mejor el próximo año si lo hacemos con intensidad. Lejos estamos del ideal, pero sabemos que vamos en camino de superarnos y lo hacemos respetando el paradigma de la ley y el Estado de Derecho además de respetar los derechos de los ciudadanos".

También manifestó que "son sólo casos excepcionales en los que se transgreden esas directivas y normas. Y por eso aliento a la policía a trabajar más en la prevención y la presencia en la calle, como la que hay en estos momentos en todos los rincones de la provincia y va a seguir estando".

A todo eso el gobernador le sumó: "Avanzamos en la desarticulación de las bandas junto al Ministerio Público de la Acusación, priorizamos al formación contínua en el Instituto de Seguridad Pública e invertimos en edificios y tecnología. Tenemos un plan integral de seguridad abarcándola desde múltiples lugares".

En ese contexto Lifschitz apuntó la espada política de su discurso a la Justicia Federal: "Debemos enfocarnos en encontrar herramientas eficaces para combatir el tráfico de drogas en los barrios y desarticular la vinculación con los hechos de violencia. Herramientas mas efectivas ante la imposibilidad de actuar de la Justicia Federal, que es la que debe intervenir en esas acciones".

"Respetuosos pero no débiles"

A su turno el nuevo jefe de policía, Marcelo Villanúa, se dirigió a sus camaradas con pausas y puntos claros de su futura gestión: "Me siento orgulloso de la policía a la que pertenecemos. Haremos acciones coordinadas con todas las direcciones provinciales y las unidades regionales. Se reorganizarán patrullajes preventivos y se modernizarán edificios y marcos tecnológicos de acción".

Villanúa no dudó en señalar que "a la sociedad santafesina le digo que seremos mas profesionales, respetuosos de las garantías constitucionales pero no débiles a la hora de combatir el delito. No por casualidad somos ciudadanos de la provincia invencible de Santa Fe y nosotros somos la gloriosa policía de Santa Fe".

Minutos después, y en una breve conferencia de prensa, el nuevo jefe policial expresó: "Continuaremos trabajando con presencia permanente de agentes en todos lados. Las fuerzas propias y federales trabajan y trabajarán para detener a los integrantes de las bandas de delincuentes, las que no aseguro que estén desactivadas, pero sí que a partir del trabajo que se hizo han logrado disminuir su accionar delictivo. El desafío que tenemos es frenar la escalada de violencia y para ésto las fuerzas federales siempre fueron bienvenidas". A la vez que aseguró que "por el momento no está dispuesto a movilizar fuerzas provinciales".

Por su parte, el saliente jefe José Luis Amaya agradeció al gobernador y a los funcionarios políticos "tantos momentos de trabajo juntos y en equipo y por apoyarme y haberme nombrado". Sus palabras fueron muy sentidas para sus afectos más cercanos y dejó por un momento el protocolo para agradecer a "mi plana mayor por haber comprendido y concretado los lineamientos dictados por esta jefatura".

En el palco, además de Lifschitz, Pullaro y los jefes entrantes y salientes estaban el diputado provincial Rubén Galassi; el director de la Policía de Investigación (PDI) Daniel Corbellini; el secretario de Seguridad, Omar Pereyra; el fiscal general de la provincia, Jorge Baclini; y funcionarios de distintos estamentos provinciales. Todos rodeados de los jefes de las unidades regionales y comisarios de toda la provincia en impecable uniforme de gala.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario