Policiales

Lo mataron con un tiro en la cabeza cuando iba en moto junto a un amigo

El padre de Nahuel Meza, la víctima de 20 años, dijo que el joven "no tenía problemas con nadie". El sospechoso está internado con un disparo

Sábado 17 de Marzo de 2018

La madrugada de ayer fue la última para Nahuel Meza, un pibe de 20 años que conducía su moto Yamaha 110 acompañado por Leonardo V. por calle Temporelli y al llegar a San Nicolás, en la zona sudoeste de Villa Gobernador Gálvez, quisieron cruzar la vía que corta la primera de las arterias y fueron interceptados por un hombre a quien Leonardo V. reconoció como Pablo O. Éste, sin mediar palabras, disparó sobre los dos motociclistas matando en el acto a Meza con un tiro en la cabeza y dejando a Leonardo lesionado en el pavimento.

"Mi hijo no tenía problemas con nadie, lo mataron para robarle la moto. Acá no hubo ajuste de cuentas ni nada. Son tres que vienen robando ahí en la vía y yo entiendo eso, pero no que lo maten para robarle. Mi familia y yo estamos destrozados", dijo ayer a la tarde Pablo Meza mientras esperaba el cuerpo de su hijo en la casa de Moreno al 2400, muy cerca del centro de Villa Gobernador Gálvez, donde vivía la víctima junto a su familia.

Represalia feroz

Apenas sucedido el incidente, y según fuentes de la investigación, un grupo de allegados a Meza se dirigieron a la casa de Pablo O., de 32 años, en la intersección de Suipacha y Monteflores, a pocas cuadras del lugar del crimen y quemaron la propiedad. En esa casa vivía el supuesto homicida junto a su ex mujer.

Pero no sólo esa casa fue incendiada. Minutos después de las 6 un grupo de personas llegó hasta la casa de la madre de Pablo O., en Pueyrredón sin número y también le prendió fuego.

Minutos después de la muerte de Meza efectivos del Comando Radioeléctrico llegaron al lugar alertados por una llamada anónima al 911 y al llegar encontraron a Meza tirado junto a la moto con un disparo de arma calibre 38 en la nuca y orificio de salida a la altura del ojo derecho.

Leonardo V., único testigo del crimen, sostuvo que pudo ver desde las vías a una persona que comenzó a dispararles a ambos y que luego corrió a toda prisa. Por la descripción, y a partir de informes de calle, los agentes policiales concluyeron que el sospechoso podría ser Pablo O., de 32 años, conocido en la jurisdicción y con varios antecedentes penales.

Baleado

Mientras los agentes tomaban declaración a testigos del barrio recibieron el aviso del incendio de las dos viviendas, la de Suipacha y Monteflores y la de Pueyrredón sin número, y también supieron de un herido de bala que ingresó a las 7 de la mañana al hospital Gámen. Ese no era otro que Pablo O., quien recibió un tiro en su pierna derecha y fue trasladado al centro asistencial por un pariente, José Manuel P. Según fuentes judiciales, este hombre llevaba un revólver calibre 38 largo con tres cartuchos intactos y quedó detenido por la portación del arma a disposición de la Unidad de Flagrancia.

En tanto, la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones a cardo del comisario Diego Sánchez tomó contacto con testigos del hecho y el fiscal Adrián Spelta ordenó la detención de Pablo O. y José Manuel P.

Visiones contrapuestas

Lo que parece ser un hecho esclarecido, ocultaba anoche detalles de violencia barrial que apabullan. En su casa de Moreno al 2400 Pablo Meza lagrimeaba mientras contaba su versión. "Son ladrones de motos los que mataron a Nahuel y nosotros no los conocemos. ¿Cómo se llama el pibe que dicen que le disparó? ¿Pablo? No lo conozco. Nahuel no tenía problemas con nadie. Yo le decía, cuidate que ya no sos menor, porque él se había mandado un par de giladas cuando era chico, pero ahora estaba bien, no hacía nada. Le habíamos construido con la madre una piecita en el fondo de casa para que él viviera ahí tranquilo, pero no me escuchó y cuando le dije que no saliera lo hizo igual, de caprichoso que era", dijo.

"Los que le robaron son tres, según me dijeron. Hoy tengo ganas de matar a todo el mundo, pero es la bronca no más. Me sacaron lo mejor que tenía. Yo tuve problemas alguna vez, estuve preso y todo, pero no quería que Nahuel pasara por eso", contó entre lagrimas el hombre.

En tanto, en las puertas del Hospital Provincial estaban ayer a la tarde los familiares de Pablo O., quien se encuentra internado bajo custodia policial. Ellos cuentan otra cosa: "Pablo no tiene antecedentes y estaba durmiendo en la casa de la ex mujer, en Suipacha y Monteflores cuando entraron unos tipos y lo balearon. El no pudo tirarle al pibe porque estaba durmiendo", contó Romina, hermana del muchacho herido.

Pero no sólo quemaron la casa de Pablo. "Los familiares de este pibe fueron hasta la casa de mi mamá, en Pueyrredón y la vía, y también la quemaron. Nosotros los conocemos bien porque somos vecinos y creo que son de la hinchada de Rosario Central", agregó la mujer.

Para la policía y la Fiscalía el hecho está en vías de resolución. Meza tenía antecedentes menores de cuando era chico y Pablo O. también. La audiencia imputativa se llevará adelante la semana que viene cuando el acusado y herido, que se encuentra en estado reservado, abandone el hospital.

detrás del arbol. Allí cayó el cuerpo de Marcelo Lago la tarde de ayer, cuando lo balearon.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario