Policiales

Lo mataron desde un auto en medio de la ruta en un brutal ataque a balazos

Ocurrió sobre la ruta provincial 21. En el ataque también resultó herido otro hombre que viajaba en el mismo vehículo mientras que dos criaturas salvaron su vida de milagro.

Domingo 05 de Noviembre de 2017

Un trabajador aceitero de 31 años fue asesinado ayer a la tarde a balazos en un oscuro incidente ocurrido sobre la ruta provincial 21, en jurisdicción de la localidad de Alvear, cuando conducía un auto y fue interceptado por una camioneta desde la cual le dispararon a quemarropa y sin mediar palabras. En el ataque también resultó herido otro hombre que viajaba en el mismo vehículo mientras que dos criaturas salvaron su vida de milagro.

Todo ocurrió pasadas las 18 cuando un Renault Sandero Stepway negro patentr NEW612 circulaba por la ruta provincial 21 de sur a norte al mando de Ramón Domingo Gómez, de 34 años, empleado de la firma aceitera Cargill y afincado en el barrio Giglione de Villa Gobernador Gálvez. Junto a él iba su compañero de trabajo Diego Fermín "Puchi" Flores, de 31 años, y las hijas de éste, Macarena de 8 años y Milagros de 7.

Cuando les restaban unos 20 metros para llegar al cruce de la ruta con calle Rubini, en el acceso a la planta de Cargill en jurisdicción de Alvear, una camioneta Volkswagen Amarok blanca con dos ocupantes los interceptó y desde el interior empezaron a dispararles a través de la ventanilla del conductor.

Los tiros alcanzaron a los dos hombres que iban en el Renault Sandero y como consecuencia de ellos murió en el acto Ramón Gómez, quien fue alcanzado por un tiro en el cuello; mientras que Flores fue herido con un disparo en la zona intercostal izquierda y fue derivado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez donde anoche estaba internado. En tanto, las dos niñas se salvaron de los proyectiles y fueron puestas a resguardo por los policías que llegaron al lugar.

La investigación del episodio recayó en la Sección Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) al mando del comisario Diego Sánchez y de la fiscal de Homicidios Dolosos Marisol Fabbro, quien poco después de las 19 llegó al lugar para ordenar las primeras diligencias del caso. En ese marco se supo que en el lugar no había vainas servidas y tampoco hay cámaras que puedan haber registrado lo ocurrido.

En ese marco lograron contactar a un compañero de trabajo de las víctimas, Milton B., quien les contó que habían compartido un asado en Arroyo Seco y que tras ello habían regresado a la planta donde él tenía que buscar su moto. Que allí lo dejaron y que mientras él volvía en su rodado a su casa, los otros con las niñas siguieron viaje en el auto hasta ser brutalmente atacados por lo que dio aviso a la policía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario