Policiales

"Llegué al hospital llorando, pensé que me moría", contó la mujer baleada en Tablada

Analía Dolce, de 40 años, fue tiroteada mientras tomaba mate en la puerta de su casa, en Colón y Biedma. Le dispararon desde una motocicleta.

Lunes 17 de Febrero de 2020

Analía Dolce estaba en la puerta de su casa de Colón y Biedma, tomando mates con sus hijas en la calurosa noche del sábado, cuando de pronto dos hombres pasaron en una moto, aparentemente en una Honda Titán, y le dispararon. "No estoy muerta de casualidad", contaba ayer la mujer de 40 años sobre la bala que quedó alojada entre dos costillas. Los médicos le recomendaron reposo, la invadieron de antibióticos y la mandaron a su casa. "Operarme es muy peligroso y me dijeron que tengo que esperar", dijo la mujer mientras algunos vecinos indicaban que las balas "eran para uno que vive a una cuadra de acá".

Analía Dolce es creyente, misiona en el culto Testigos de Jehová y trabaja como asistente gerontológica. "Salgo de casa a las 7 de la mañana y vuelvo a las 9 de la noche. No conozco a nadie en el barrio porque casi no estoy. Mis hijas estudian y cuando tenemos tiempo misionamos, así que no sé por qué dispararon. Pero conmigo seguro que no tiene que ver".

Su idea de estar viva de casualidad es más que una frase hecha. El móvil policial que la llevó al Heca estaba en la zona por un hecho anterior, un robo en una fábrica cerrada de Presidente Quintana al 400. Los efectivos entraron al galpón y no hallaron a nadie pero un vecino les dijo que un ladrón había fugado por Alem.

Patrullaje

Los uniformados decidieron patrullar la zona y al llegar a Biedma y Colón se toparon con varios vecinos que les pidieron ayuda con señas desesperadas. Una mujer se acercó a la chata y les dijo que una vecina se estaba desangrando en una casa porque había sido herida en el pecho por unos hombres "de una moto".

La familia de Analía y varios vecinos habían pedido una ambulancia al Sies pero no llegaba. Ya eran las 0.30 de ayer y ella comenzaba a desvanecerse. Los policías decidieron llevarla en el móvil junto a una de sus hijas. "Llegué al hospital llorando, pensé que me iba a morir. Y cuando vi a los cinco cirujanos que me esperaban en la puerta me desmayé", recordó. En el Heca le diagnosticaron una herida de arma de fuego en la región mamaria izquierda sin orificio de salida.

"Tenían el quirófano preparado. Me contaron que yo me desmayaba y por momentos estaba lúcida. Estuve llorando toda la noche mientras me hacían los exámenes. Hasta que me dijeron que no podían operarme, que la bala entró por el tórax y se alojó entre dos costillas y que si la mueven es peligroso. Ya es complicado llegar hasta el lugar donde quedó alojada", relató Analía la increíble situación desde una ventana de su casa, con miedo a salir otra vez. "Casi nunca salgo a tomar mate a la calle, pero el sábado el calor era insoportable", justificó.

"No sabemos"

Al igual que Analía, sus vecinos de Colón y Biedma no podían explicarse ayer lo sucedido. "Es una mujer que no se mete con nadie, tiene dos hijas hermosas y trabaja mucho. No tenemos idea de quienes son los que pasaron y menos por qué dispararon contra esa casa. Ella es testigo de Jehová y predica la palabra, así que no tiene nada que ver seguro. Es gente muy buena", sostuvo una mujer. Lo mismo dijeron otras familias del barrio.

"Esto es el sur"

Igualmente no faltaban vecinos que arriesgaran otras hipótesis. "Esto es el sur, puede pasar que una moto llegue a tu casa y tiren, no es la primera vez. Por acá no hay búnker de drogas, no hace falta, si uno quiere comprar droga se para en una esquina y alguien te vende. Esta piba no se mete con nadie y los tiros no eran para ella sino para una casa parecida de la otra cuadra. Ambas casas tienen muchos cajones y cosas en la puerta y se ve que los que tiraron tenían ese dato solo, para mí confundieron la casa", aseguró.

En este contexto cabe recordar que el año pasado se registraron distintos atentados similares a casas en Tablada. Entre ellos se recuerda una pareja que vive en Saavedra al 300 sufrió dos balaceras similares en 15 días en febrero. "No podemos vivir sin poder sentarnos a tomar mate ni en el patio, no estamos en nada raro y no merecemos pasar por esto", dijo entonces una joven.

El 25 de noviembre una casa de Patricias Argentinas y Garibaldi fue blanco de tres disparos y una advertencia escrita a mano por los pistoleros: "Te damos hasta mañana para que te vayas de esta zona, es de nosotros. Por vender sin permiso". Como si la advertencia no fuera clara, el papel tenía una bala pegada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario