Policiales

Le imputan haber baleado a un amigo en el marco de un confuso incidente

Lisandro M. negó haberle disparado a Gustavo P. la noche del viernes. La declaración de la víctima, aún internada, será vital para esclarecer el hecho.

Martes 19 de Junio de 2018

La palabra de Gustavo P., un hombre de 33 años internado con un balazo en el abdomen, será clave para aclarar quién lo hirió el viernes pasado en un confuso incidente en Nuevo Alberdi. Por ese ataque fue imputado ayer un conocido de la misma edad que es padrino de su hijo. Lo señalaron algunos testigos, entre ellos un vecino que denunció tanto a la víctima como al acusado por un intento de robo previo.

El detenido, a quien le dictaron prisión preventiva hasta el próximo 6 de julio, negó haber disparado. "Es todo mentira", se defendió, y aseguró que ese vecino fue quien atacó a tiros a su compadre, que anoche permanecía en estado reservado en el hospital Eva Perón aún sin poder hablar. Le dictaron la prisión preventiva hasta el 6 de julio.

Secuencias

La imputación formulada por el fiscal Luis Schiappa Pietra a Lisandro Nicolás M., de 33 años, distinguió dos secuencias delictivas entre las 16 y las 18 del viernes pasado. Primero, según indicó, M. intentó robarle la moto a su vecino Brian M. cuando llegaba a su casa de Bouchard y Caracas. Como la víctima se resistió, primero trató de sacarle una gorra y luego entró a su casa junto a cinco hombres armados —entre ellos Gustavo P.—, le gritaron a M. que se fuera y lo agredieron a golpes con un elemento contuso.

Un instante después, según el fiscal, el imputado discutió con Gustavo P. cerca de una canchita de fútbol y le disparó al abdomen. En ese momento, advertidos del incidente previo, efectivos del Comando Radioeléctrico apresaron a M. luego de que arrojara un revólver cromado calibre 38 con cuatro cartuchos intactos y dos percutidos. El herido fue trasladado al Eva Perón y quedó en terapia intensiva. El fiscal indicó que no está en condiciones de prestar declaración, pese a que tanto él como los defensores Andrés Cal y Maximiliano Special esperan contar con su testimonio.

Por todo esto, Schiappa Pietra imputó a M. como autor de un intento de robo calificado por el uso de arma de fuego, una tentativa de homicidio agravado y la portación de un arma. Basó su imputación en los dichos del vecino agredido, su pareja y un testigo de identidad reservada que aludieron al acusado por el apodo de "Turu".

"Desde la puerta de mi casa vi discutir a Gustavo con el Turu, que tenía un arma plateada y es ahí cuando le disparó", dijo una vecina. Otra mujer le indicó a la policía que "el Turu le quería dar un tiro a Tavo". Pero al declarar en Fiscalía sostuvo que ella no vio eso sino que se lo contaron.

"Todo mentira"

"Como están diciendo es todo mentira porque el muchacho ese pasa siempre por mi casa con una moto, para y nos amenaza. Yo estaba con mi compadre Gustavo. El sale de su casa con un arma cromada y otra chiquitita, nos empieza a tirar y le da a mi compadre, que está internado. Yo le tiré un ladrillazo y le di en la cabeza", declaró el imputado, que apuntó a su vecino Brian M. como el tirador aunque dijo no conocerlo.

"No intenté robarle", aclaró. Indicó que estaba en la puerta de su casa de Caracas al 2600 con su compadre y sus dos hijas cuando ese vecino les disparó. Al contestar preguntas de su defensa señaló que los disparos iban dirigidos en forma directa a Gustavo. Luego se negó a responder preguntas del fiscal, quien pidió que quedara detenido en prisión preventiva. "En su escueta declaración no explicó muchísimas cosas que dicen los testigos", advirtió.

En cambio los defensores señalaron contradicciones entre los testigos y plantearon que el hecho es "confuso". También resaltaron la amistad entre su cliente y la víctima, de cuyo hijo es padrino. "Es más verosímil el relato que acaba de hacer nuestro asistido que la teoría del caso de la Fiscalía", concluyeron. Por esto pidieron medidas alternativas al encierro como presentaciones semanales, el uso de pulsera electrónica o una fianza de 8 mil pesos.

El juez Carlos Leiva avaló la imputación en el plano formal pero además consideró que la declaración del imputado "presenta fisuras: el hecho acontece en un enclave donde no son personas desconocidas. No aparece desdibujada su presencia en la escena". De todos modos decidió imponerle un plazo a su detención preventiva, que vencerá el 6 de julio, a la espera de lo que pueda aportar la declaración de la víctima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario