Policiales

La sinuosa carrera de un policía acusado de confabular con un narco detenido

En tres domicilios allanados al entorno de Alejandro Druetta encontraron 150.000 pesos, teléfonos y computadoras.

Domingo 15 de Abril de 2018

En el marco de los allanamientos en Rosario y Alvear en domicilios particulares relacionados a Alejandro Druetta, el ex jefe de Inteligencia provincial de la ex Drogas Peligrosas y hasta el viernes titular del área de Contrainteligencia de la Policía de Investigaciones (PDI) acusado de confabular con el narcotraficante Ignacio Actis Caporale, se incautaron 150.000 pesos, cámaras de fotos, teléfonos celulares y una computadora. Esas evidencias se suman a la escucha telefónica que demuestra el vínculo entre ambos, y cuya pericia con resultado positivo justificó los procedimientos. Mientras que el policía será indagado en los próximos días, Caporale afrontará este año un juicio por liderar una banda para comercializar droga.

   El fiscal federal Nº 2 de Rosario Claudio Kishimoto tiene la premisa de evaluar los elementos que se sumaron en las últimas horas al sopresivo desprendimiento de una causa abierta en 2012 que investigaba el tráfico de estupefacientes en Rosario con conexiones internacionales, y tenía como principal acusado a Caporale. El joven pudo escabullirse, pero fue detenido en septiembre de 2016 en el autódromo de Buenos Aires donde se desempeñaba como piloto.

   Luego de explorar cada una de las fojas del expediente, el fiscal Kishimoto encontró un escrito con la transcripción de una conversación telefónica donde una persona, se presumía podría ser Druetta, hablaba con Caporale. Ese capítulo de la investigación se había gestado en una denuncia anónima procedente de Venado Tuerto, donde Druetta se desempeñó como jefe operativo de la ex Brigada de Drogas Peligrosas.

   Las pericias sobre la escuchas arrojaron resultado positivo respecto de Druetta, lo cual terminó de confirmar las sospechas de la supuesta confabulación con Caporale para traficar droga. Esa evidencia generó la conformación de un expediente independiente contra el policía, y antes de que operara la prescripción el fiscal solicitó los allanamientos que se concretaron el viernes.

   Por orden del juez federal Carlos Vera Barros, personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) requisó domicilios de 1º de Mayo 2300 y San Martín al 2300, los dos de la vecina localidad de Alvear, y otra de Zenón Pereyra 2500 en Rosario, además de la oficina que Druetta ocupaba en la sede de PDI, en el ex Batallón 121.

   Encontraron diversos elementos, entre los que se destacaron 150.000 pesos en efectivo, una computadora de escritorio, cámaras de fotos, y teléfonos celulares, elementos que serán peritados antes de la declaración indagatoria de Druetta.

Sinuoso

En su carrera, Druetta arrastra cuestionamientos de fácil comprobación judicial, lo que incluso le valió cierto recelo de parte de colegas y funcionarios que hasta el viernes compartían techo y trabajo en la sede de PDI.

   El más resonante tiene que ver con el procedimiento en el que dejó constancia en un acta que había secuestrado un pan de kilo de cocaína y un arma de fuego cuando el 8 de agosto de 2012 detuvo al narcotraficante Carlos Andrés Ascaíni, en el cruce de las rutas 90 y 94, cerca de Chapuy.

   Sin embargo, las pericias químicas revelarían que el material no era estupefaciente y tenía un 96 por ciento de azúcar. El acta fue declarada nula por el juez federal Carlos Vera Barros, pero luego la Cámara Federal la declaró válida.

   Paradójicamente ese documento fue uno de las pruebas tomadas por los fiscales federales Adolfo Villate y Adriana Saccone para conectar a Ascaini con Hugo Tognoli, el ex jefe de Policía de Santa Fe que es juzgado por brindar protección a narcos del sur provincial, y para el cual pidieron 15 años de prisión (ver aparte).

   Esa no es la única marca que arrastra el cuestionado policía. En abril del 2014 la fiscalía de Cámaras de Rosario de los Tribunales provinciales ordenó impulsar una decena de causas por enriquecimiento ilícito contra oficiales policiales.

Enriquecimiento

   Uno de esos expedientes fue tramitado por el fiscal Carlos Covani respecto del ex jefe de provincia, Cristian Sola (finalmente absuelto), y también por Druetta. En esa causa, aún en instrucción, el fiscal solicitó las indagatorias y las pericias. Pero la ex jueza Alejandra Rodenas adujo que antes de las acusaciones se debían realizar las pericias, cuyos resultados están pendientes.

   En el juicio a la banda de Los Monos, el nombre de Druetta volvió a escucharse durante los debates. Ocurrió cuando declaró Gustavo "Gula" Pereyra (absuelto) uno de los trece policías acusados en el proceso y quien supo desempeñarse en la Secretaría de Delitos Complejos, que comandaban Ana Viglione y Andrés Ferrato.

   "¿Fue comisionado para investigar a políticos?", preguntó uno de los defensores. "Sí, hay un cuaderno que se presentó en el juzgado de (Alejandra) Rodenas con los apuntes (de las investigaciones) donde figura: «Druetta-cordobeses-Pullaro-200 mil pesos». Tenía que averiguar en 2013 si el comisario Druetta recaudaba 200 mil pesos de una «banda de los cordobeses en la zona de Venado Tuerto y se la entregaba al actual ministro, que en su momento era diputado", respondió finalmente Gula Pereyra.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario