Policiales

La mujer de un ex basquetbolista esperaba un hijo de él al ser asesinada

San Francisco.— La defensa de Alejandro Bertotti, el ex basquetbolista detenido y procesado por el crimen a puñaladas de su esposa Natalia Vercesi, el pasado 8 de julio, difundió ayer los resultados de ADN realizados sobre las muestras extraídas al feto que gestaba la mujer al momento de la muete. Según los exámenes realizados por el laboratorio de genética forense del Ceprocor, ese bebé era del imputado y los cabellos hallados en la mano de la víctima eran de ella y no de alguno de sus agresores.

Jueves 08 de Octubre de 2009

San Francisco.— La defensa de Alejandro Bertotti, el ex basquetbolista detenido y procesado por el crimen a puñaladas de su esposa Natalia Vercesi, el pasado 8 de julio, difundió ayer los resultados de ADN realizados sobre las muestras extraídas al feto que gestaba la mujer al momento de la muete. Según los exámenes realizados por el laboratorio de genética forense del Ceprocor, ese bebé era del imputado y los cabellos hallados en la mano de la víctima eran de ella y no de alguno de sus agresores. Ahora resta esperar el resultado de análisis similares realizados sobre cuatro cabellos hallados por los peritos en el interior del VW Bora del deportista así como de la sangre que quedó en una navaja y guantes encontrados en un baldío cercano a la vivienda que habitaba la pareja y que se hallaron durante un rastrillaje realizado la semana pasada.
  Por el crimen de Vercesi se encuentran detenidos y procesados tanto Berotti como Leonardo Forti, de 19 años, quien fue sindicado por los investigadores como el sicario contratado por el ex basquetbolista y kinesiólogo para concretar el asesinato. Esa participación fue asumida por el propio joven al declarar ante la policía cordobesa.

Habladurías. Lo anunciado ayer por los defensores Alejandro Dragotto y Marcelo Brito fue confirmado durante la tarde por el fiscal que investiga el caso, Bernardo Alberione, quien recibió un fax con un anticipo de los resultados de ADN y espera la llegada de la documentación oficial.
  Sin embargo, Brito cargó contra el fiscal al señalar que “dejó trascender en reiteradas oportunidades los contenidos de la causa pero ahora, no obstante poseer los informes desde hace varios días, no hizo manifestaciones públicas”.
  Asimismo, el profesional remarcó que “esto tiene importancia a nuestro juicio porque en San Francisco se instaló una creencia totalmente infundada que ahora queda absolutamente destrozada por la prueba científica según la cual habría existido la posibilidad de que la paternidad de la criatura que engendraba Natalia perteneciera a una tercera persona” y que allí radicara el motivo del homicidio.
  Bajo ese fundamento, la defensa intenta despejar las dudas acerca de un crimen motivado eventualmente como supuesta venganza por infidelidad.
  “El informe del Ceprocor —prosiguió el abogado— pone de manifiesto que una prenda íntima de Vercesi presentaba restos biológicos pertenecientes a ella y a su cónyuge”. “Entre el material que fue remitido para la pericia se enviaron trozos de la bombacha que tenía puesta Natalia al momento de su muerte y allí se detectó una mezcla de ADN procedente de ella misma y de la fracción espermática de Bertotti”, aseguró Dragotto.

Dos procesos. “En este caso se están desarrollando paralelamente dos procesos, el judicial y el mediático. Este último alentado por algunas manifestaciones imprudentes del fiscal Alberione que los defensores técnicos de Bertotti entendemos que debemos refutar. El fiscal no debía llegar a ninguna conclusión relacionada a una supuesta infidelidad de la pareja porque no tenía los resultados de la prueba científica”, remarcó Brito.
  “También puedo decir que no es menos significativo que el fiscal valoró la declaración de Forti para tomar decisiones cuando no hay ningún rastro genético o prueba científica que permita sustentar la hipótesis que construye el fiscal sobre la presencia de Forti en el lugar del hecho”, sostuvo el abogado.
  “Hasta ahora, y de acuerdo a la prueba colectada, tenemos por una parte la declaración de un imputado (por Forti) y en el otro costado la prueba científica, que no armonizan entre ellas”, explicó.
  Brito precisó que para verificar la prueba de ADN sobre los guantes y la navaja con sangre encontrada hace pocos días en cercanías de la casa de Urquiza 94 donde ocurrió el crimen la noche del 8 de julio, la defensa designó como perito de parte al prestigioso genetista cordobés y ex integrante del Poder Judicial, Juan Carlos Jaime.

Inocente. Una vez que finalicen las pruebas científicas la defensa delineará la estrategia para asesorar a Bertotti “teniendo en cuenta que no son pocas las personas que (en San Francisco) ignoran que rige y tiene plena vigencia el principio de inocencia para nuestro defendido. Además queremos aclarar que Bertotti hablará en el momento en que nosotros lo decidamos, razón por la cual cualquier conjetura en relación al silencio tiene esa única explicación: la decisión de sus defensores”.
  Finalmente, el martes último el fiscal Alberione realizó junto a agentes de la Policía Científica un extudio planimétrico y fotográfico en la casa donde ocurrió el asesinato y el baldío donde se halló el arma que se sospecha se utilizó para matar a Natalia. La duda surge a partir de la declaración del albañil que encontró la navaja y los guantes días después del crimen.
  Ese albañil manifestó que hizo algunas labores en el lugar el día antes del hallazgo de los elementos, y que no advirtió que estuvieran los objetos que después aparecieron, por lo que hay dudas de que hayan sido plantados para entorpecer la pesquisa.l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario