hombre

La historia reciente de un hombre que responderá por un crimen en Fisherton

Jonathan Brezik purga una condena por drogas en Chaco. Es quien habría ordenado la muerte de Rodrigo Carlos Sánchez, un ladero de Esteban Alvarado.

Viernes 22 de Mayo de 2020

Cuatro días antes de que a Rodrigo Carlos Sánchez dos sicarios lo asesinaran tras descargar veinte balazos sobre la camioneta que conducía por Fisherton, un preso alojado en la cárcel federal de Chaco se interesó por la marcha del plan del robo de un auto. Ese hombre se contactó con su hermano, que estaba a 700 kilómetros de distancia. Más precisamente en la puerta de una pizzería de San Martín al 3800 en Rosario, donde había pedido un remís.

El hombre detenido le preguntó entonces a su hermano dónde estaba y qué auto lo recogería. "Es un Logan rojo", respondió el hermano. "Ah, ¿son buenos esos o no?", quiso saber. "Y sí, boludo, siempre tienen autos buenos en las remiserías". Enseguida el que hablaba desde la prisión quiso saber si no se había arriesgado de más al ir a una pizzería. "No, nunca vengo, no tiene cámara ni nada. No soy boludo".

Hace tres días al hombre que esperaba en la pizzería lo imputaron por robarle al remisero el Renault Logan rojo dominio AC102HI y ponerlo a disposición de los sicarios que asesinaron a Rodrigo Carlos Sánchez el 19 de marzo pasado en la esquina de Wilde y Urquiza.

Los sicarios que bajaron del vehículo robado fueron dos, mientras un par de cómplices estacionaban otro auto detrás de la camioneta Toyota Hilux de la víctima para que no escapara. Varios testigos vieron cómo, desde corta distancia, le quitaban la vida con varios disparos de pistolas a Sánchez, quien estaba a cargo de los negocios de Esteban Lindor Alvarado, preso en Piñero como jefe de un grupo criminal.

Pocos minutos después de ataque el Renault Logan robado fue abandonado en pasaje Ezeiza al 600, a pocas cuadras de la escena crimianl.

Lazos y diálogos

El hombre que está en la cárcel de Chaco ahora fue requerido por la Justicia de Rosario bajo la acusación de organizar el asesinato de Sánchez. Se llama Jonathan Brezik y está cumpliendo una condena por narcotráfico. Tiene 35 años, es oriundo del barrio Las Flores y según los investigadores comanda una organización propia. Lo habían caracterizado, según quienes le siguen los pasos, por tener una gran habilidad para permanecer en zonas no iluminadas pese a moverse en zonas del hampa donde hay mucha fricción. También por una inclinación desmedida a la violencia.

En la cárcel federal de Resistencia está detenido por comercio de drogas. El fiscal federal 2 de Rosario, Claudio Kishimoto, pedirá hoy que lo indaguen por ese delito. El lunes pasado ocho personas pertenecientes a su banda fueron indagadas por el juez federal rosarino Marcelo Bailaque tras incautarles drogas en cinco allanamientos.

Según los investigadores, es un hombre de indudable conexión material y afectiva con miembros de la banda de Los Monos. Así lo asume él mismo en escuchas captadas, aunque no está claro si es un segundo de Ariel "Guille" Cantero, uno de los líderes de la banda, o si pese al vínculo tiene juego propio. Lo que sí está acreditado es que tiene una relación muy estrecha con Máximo Ariel "El viejo" Cantero y su ex pareja, Celestina Contreras, padres de "Guille" y del asesinado Claudio "Pájaro" Cantero.

En una audiencia imputativa reralizada el año pasado contra Esteban Alvarado, los fiscales aludieron al robo de un auto a una remisería cometido, según ellos, por Jonathan Brezik. El objetivo era pedir dinero para devolver el vehículo. Se difundió entonces un audio en el que Brezik manda a un emisario a buscar la plata. Allí dialoga con una persona de la remisería que le dice: "¿Sabés a quién le robaste el auto? Al «Japo», la gente de Esteban Alvarado, yo soy la mano derecha".

Jonathan no pareció achicarse. "Me chupa un huevo Alvarado. Estoy en guerra con Alvarado. Me mató a un amigo. Yo soy de los Cantero".

Perfil de un duro

Los investigadores afirman que Brezik se caracteriza por su crueldad. En febrero pasado se hizo viral el contenido de un video que mostraba los tormentos sufridos por una chica de 18 años, de nombre Karen, en un bunker de la zona sur rosarina. El que la castiga, que la acusaba de haber mentido, sostiene un teléfono celular mediante el cual va reportando a su interlocutor lo que está haciendo.

La recriminación a la joven es muy fuerte. El agresor le hace sangrar la zona frontal, la obliga a arrodillarse, desplegar las manos en el piso y le pega en las manos.

La obtención de ese video disparó hace tres meses una pesquisa para establecer la identidad del agresor y a quién le comunicaba entonces la aplicación de ese suplicio. En el legajo judicial se determinó que el que produce el castigo recibió la orden de ejercer represalia contra esa chica de parte de Jonathan Brezik y es a él a quien transmite, en directo y por teléfono, la violenta humillación a la joven.

Un atentado que no fue

A fines del año pasado un informe de inteligencia de la Policía Federal reveló la preparación de un atentado para matar al empresario Luis Paz, quien fuera mánager de boxeo y padre del asesinado Martín "Fantasma" Paz. El hombre está detenido como jefe organizador de una banda dedicada al narcotráfico y el plan para asesinarlo fue diseñado para sorprenderlo en la cárcel de Coronda. La recompensa prometida al agresor, que según las escuchas debía utilizar una granada, era un millón de pesos y una casa.

Uno de los usuarios de los teléfonos a través de los cuales se detectó el plan era Jonathan Brezik que ya estaba en una celda de la cárcel de Resistencia. El ordenante de la acción era alguien mencionado como "Anteojito", que para los investigadores de la Policía Federal era "Guille" Cantero, quien también estuvo detenido una temporada en aquella prisión chaqueña.

El entorno de Los Monos atribuye a Paz la autoría ideológica del crimen de quien fuera jefe de la banda, Claudio "Pajaro" Cantero. Las escuchas se remiten al 13 de diciembre a las 14.27, dos días después de la detención de Luis Paz. En esa charla Jonathan Brezik habla con un preso al que alude como "Chino" que está alojado en Coronda. Éste le confirmó que era posible cometer el atentado e incluye a un tercer integrante. Frente a eso Jonathan lo aprueba. "De última que agarre el millón y yo te hago dar una casa donde quieras".

Los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra imputarán a Jonathan Brezik como autor ideológico del homicidio de Rodrigo Carlos Sánchez en una fecha incierta. La actual emergencia sanitaria por ahora impide el traslado a Rosario desde Chaco.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario