POLICIALES

Investigan vínculos entre dirigentes de un club cordobés y Los Monos

Presumen que la banda narco cuyo liderazgo atribuyen al presidente de Sportivo Belgrano de San Francisco era abastecida por el clan de Las Flores

Domingo 27 de Septiembre de 2020

El miércoles pasado el fiscal federal de la ciudad cordobesa de San Francisco, Luis María Viaut, dispuso la detención del presidente del Club Sportivo Belgrano, Pablo Esser, y con esa resolución destapó una trama que vincula al dirigente del club que supo jugar en la Primera Nacional B del fútbol argentino con la banda rosarina de Los Monos. La investigación, que señala al directivo de la entidad deportiva como presunto cabecilla de una banda que se dedicaba al narcotráfico y lavado de dinero, partió de una denuncia anónima y demandó más de dos años de escuchas, trabajo de inteligencia de la División Antidrogas de la Policía Federal Argentina (PFA) y un despliegue policial cinematográfico a la hora de los allanamientos. Además reveló cómo se gestó y ejecutó un plan liderado por una organización integrada, entre otros, por miembros de la comisión directiva y barrabravas del club de fútbol de San Francisco y sus presuntos vínculos con bandas de la vecina localidad de Frontera y otras ciudades santafesinas aparte del narcotráfico rosarino.

Hasta el momento son once los detenidos e imputados y dos los prófugos, todos supuestos integrantes de una organización delictiva dedicada al tráfico de cocaína y el lavado de activos. Como cabecillas de la banda se señalan a Pablo Esser y Juan Carlos “Cucho” Bosio, ambos dirigentes del club de fútbol, quienes operaban junto a miembros de la barra brava de la institución y con la complicidad de entidades financieras de la ciudad y la zona. La investigación también podría relacionar esta causa con otra que sigue la trama de una organización dedicada a la emisión de facturas apócrifas por montos millonarios.

Allanamientos

El miércoles pasado la PFA realizó unos 30 allanamientos ligados a la causa en los que obtuvo muchas pruebas documentales, secuestró vehículos, armas, celulares y más de tres kilos de cocaína y dinero en efectivo que, se cree, provienen del narcotráfico.

>>Leer más: Detuvieron al presidente de un club de fútbol por narcotráfico y lavado de dinero

En ese contexto, se procedió a las detenciones de Esser y Bosio imputados por presunto tráfico de estupefacientes y financiación del narcotráfico. Además, fueron apresados Franco Espina, César Ariel Nieto, Fabián “Tacho” Hummeler, Hugo Contreras y los hermanos Andrés y Hugo Rolón, algunos de los cuales fueron imputados por comercialización de estupefacientes y otros por encubrimiento. También fueron detenidos los “proveedores” de la banda que traían la droga desde Rosario: Lucas Maximiliano Alfonso y un hombre de apellido Peñalba.

En tanto, hasta ahora siguen prófugos Braian Requena, jefe de la facción de la barra brava de Sportivo San Francisco conocida como “Los mismos de siempre”, y su cuñado Alexis “Chulo” Artaza, cuya hermana Daiana fue apresada y quedó bajo arresto domiciliario por haber dado a luz recientemente.

El fiscal también ordenó allanar una celda del establecimiento penitenciario Nº 7 de la provincia de Córdoba donde está alojado el suegro de Requena, Marcelo “Pescado” Artaza, quien es investigado como parte de la supuesta red delictiva liderada por Esser. Todos los detenidos quedaron a disposición del juez federal de San Francisco, Pablo Montesi, quien los indagará en los próximos días.

Relaciones sospechosas

Pablo Esser, de 47 años, es un hombre asociado a Sportivo Belgrano, primero como jugador y luego como presidente en 2003, cargo al que volvió en abril de 2019. Según el fiscal Viaut, el dirigente les habría aportado liquidez económica a los narcotraficantes a través de su financiera “Dineral”. Y sería por medio del lavado de activos de donde se obtenía la mayor ganancia procedente del tráfico de drogas. Las pesquisas indican que Esser y Bosio habrían entregado dólares a Requena en varias ocasiones para la compra de drogas en Rosario.

Según el diario La Voz de San Justo, Esser llegó a la dirigencia del club de la mano del empresario Carlos Granero, con quien también trabajó en la firma Atelier SA, que gerenció el Club Atlético Talleres de Córdoba entre 2004 y 2008. Esser fue el gerente de aquel proyecto que luego fue vendido al empresario cordobés-mexicano Carlos Ahumada Kurtz. Años después, Ahumada y Granero fueron investigados por presunto lavado de dinero, en una trama donde aparecía nuevamente la sospecha del narcotráfico.

A su vez Carlos Granero es hermano de José Granero, quien entre 2004 y 2011 fuera titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (ex Sedronar). En su momento, José Granero fue procesado por la jueza María Servini de Cubría por el presunto desvío ilegal de 50 toneladas de efedrina en una investigación que siempre se vinculó al triple crimen de General Rodríguez.

Requena tiene 25 años y es conocido por promover ollas populares en barrios periféricos de San Francisco. El barra era investigado por un evidente cambio en su estilo de vida durante los últimos meses que incluyó autos y casas lujosas. Además, entre otras cosas que no pasaron inadvertidas para sus vecinos y la policía, había adquirido caballos pura sangre y siete inmuebles en menos de seis meses.

De gran pureza

Cuando empezaron a seguirle los pasos a Requena se estableció que éste pertenecería a una organización más grande conectada a integrantes de la banda de Los Monos. La sospecha se reforzó a partir de las detenciones de Franco Espina y César Ariel Nieto, sospechados de “aportar” a la logística narco de la banda. Ambos fueron apresados la madrugada del miércoles en la zona rural de San Francisco por la PFA que los sorprendió en plena transacción de drogas con Lucas Alfonso y con Peñalba, traficantes provenientes de la zona del Gran Rosario a los que se les secuestró 3,2 kilos de cocaína de gran pureza. En un primer momento Requena —quien también estaba en el lugar— y Espina lograron huir pero este último, fue atrapado unas horas después.

El fiscal Viaut indicó que Alfonso y Peñalba, quienes serían oriundos de Ybarlucea, “traían la droga. No era la primera vez que se veían, aunque todavía no podemos afirmar si pertenecen o no a Los Monos”. De los once detenidos, además de Daiana Artaza, otros dos quedaron con prisión domiciliaria ya que estarían contagiados de coronavirus o serían contactos estrechos de personas con Covid-19.

Manejes

La magnitud del negocio de la droga puede medirse a través de algunas cifras. En la actualidad la cocaína en la zona limítrofe entre Córdoba y Santa Fe cotiza a 6.200 dólares el kilo. Y se sospecha que Requena, de cada entrega, regresaba con al menos tres kilos del estupefaciente que después era distribuido entre los puntos de venta; y que el dinero obtenido era invertido en la compra de dólares para poder volver comprar nuevamente más droga. De hecho, el fiscal Viaut dijo que “en esta oportunidad Requena habría viajado a buscar la cocaína con unos 20 mil dólares”.

Dentro de la banda también estaban los que se dedicaban a reclutar usuarios de cuentas bancarias que compraban y retiraban los 200 dólares de ahorro personal que luego habrían vendido en la financiera de Esser. Esa “bicicleta” financiera habría sido una de las principales fuentes para financiar el negocio.

De acuerdo a la investigación, “Tacho” Hummeler habría sido el “valijero” de Esser y Bosio. A veces a los dólares los habría comprado en Córdoba capital, principalmente cuando se complicaba conseguirlos en la zona. Se estima que la droga era vendida en San Francisco y en la cercana localidad santafesina de Frontera a través de al menos 12 quioscos.

Entre los delitos económicos que investiga el fiscal federal de San Francisco y por los que está imputado Esser, se encuentra el lavado de activos, que consiste en dar apariencia de legalidad a las ganancias provenientes de actividades ilícitas. De esta forma la organización criminal busca ingresar estos recursos en el flujo de la economía con el propósito de ocultar su origen delictivo e integrarlo a la economía legal. De hecho, Viaut investiga si Esser efectuaba el lavado de activos introduciendo cheques a cambio de dinero en la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos, a quien el fiscal le solicitó información sobre el afiliado.

En el allanamiento a la vivienda de Hugo Contreras, en tanto, se secuestraron unos 750 mil pesos que Requena le habría dado para que “guardara”. Además, del total de los allanamientos, la Justicia secuestró alrededor de 2 millones de pesos, marihuana, autos, motos, documentación, 31 celulares, computadoras, pen drives, tarjetas de memoria, chips y armas, y se embargaron inmuebles y otros bienes, entre ellos siete casas que Requena había comprado en los últimos seis meses y que puso a nombre de allegados.

Antecedentes

En febrero de 2020, la División Antidrogas de la Federal había desbaratado otra banda narco peruana con conexión en San Francisco. Ocho detenidos en 14 allanamientos y el secuestro de 2,5 kilos de cocaína, armas y dinero en efectivo había sido el saldo de un operativo antinarcóticos llevado a cabo en la ciudad, en Frontera y en Córdoba capital.

Hace unas semanas otra olla turbia se destapó con la megacausa de las “facturas truchas” que tiene entre sus detenidos al referente del cooperativismo en la ciudad cordobesa de Devoto, Domingo Benso.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS