Policiales

Imputaron a otros cinco evadidos por la fuga de la autopista a Santa Fe

La fiscal Carina Bartocci los acusó de varios delitos, entre ellos, el robo de uno auto a punta de pistola y de otro que estaba estacionado.

Viernes 02 de Agosto de 2019

Cinco presos recapturados tras la masiva fuga de un furgón penitenciario en la autopista a Santa Fe fueron imputados ayer por esa evasión del 8 de mayo pasado, cuando nueve internos golpearon y desarmaron a diez custodios y continuaron el escape en dos autos robados en Granadero Baigorria. Por el hecho también están imputados en libertad diez penitenciarios acusados de favorecer la huida, mientras que uno de los evadidos continúa prófugo.

A pedido de la fiscal de Violencia Institucional Karina Bartocci, la jueza Silvia Castelli dio curso a la imputación y dictó prisión preventiva a los cinco acusados hasta la audiencia preliminar al juicio. Además ordenó que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) investigue las vejaciones que denunció uno de los recapturados, quien lleva dos meses alojado en la cárcel de Piñero bajo un régimen de resguardo del que pide salir (ver aparte).

Ante ese precedente y el temor a represalias manifestado por los demás internos la jueza ordenó que fueran revisados ayer en el Consultorio Médico Forense. Por último solicitó al director del Servicio Penitenciario que informe adónde serían traslados los presos que estaban en un lugar transitorio y que piden no regresar a la cárcel de Coronda.

A golpes

La fuga ocurrió el 8 de mayo cerca del kilómetro 3 de la autopista Rosario-Santa Fe cuando imprevistamente se detuvo en la banquina un minibús que llevaba de regreso a Coronda a 13 presos tras un encuentro con familiares en Rosario. Cuatro se quedaron en el vehículo y nueve huyeron tras reducir a golpes a un par de guardias, sustraer armas a cuatro de ellos e incluso realizar disparos. Dos semanas después seis penitenciarios fueron imputados en libertad como coautores de "facilitamiento de evasión en su calidad de funcionarios públicos".

De los cinco evadidos imputados ayer, tres fueron recapturados el día de la fuga: Nahuel Arce, Alberto Quiroz, y Diego Alfonso. El 13 de mayo fue atrapado Alejandro Candia y el 24 de julio Mariano Cardozo cayó el 24 de julio cuando la Tropa de Operaciones Especiales allanaba una casa de calle 2127 al 3800 en busca de armas de fuego.

Un cigarrillo

Según la mecánica descripta por la fiscal la fuga ocurrió a poco de ingresar a la autopista cuando el preso Quiroz encendió un cigarrillo y eso motivó que un penitenciarios abriera la puerta que lo separaba del compartimento donde iban los internos. Entonces varios presos tomaron al custodio como escudo y a golpes de puño sustrajeron cuatro pistolas Bersa 9 milímetros de los agentes. En medio de esa confrontación, dijo Bartocci, Cardozo le propinó un culatazo en la cabeza al chofer para obligarlo a detener la marcha y así escaparon con las armas. En la huida, efectuaron un disparo que hirió al agente Omar V.

El derrotero de los cinco imputados siguió en Baigorria. Primero sustrajeron un Fiat 147 estacionado sin ocupantes y con la llave puesta en Brasilia al 1500, a unos cien metros de la autopista. Al llegar a Ituzaingó al 900, dos se bajaron del Fiat y a punta de pistola robaron un Volkswagen Suran a una mujer que lo guardaba en la cochera.

Por toda la secuencia, la fiscal imputó a los cinco como coautores de varios delitos: evasión agravada por el uso de arma, portación de arma de fuego de uso civil condicionado y agravada por registrar antecedentes de delitos contra las personas y con uso de armas; robo calificado por uso de arma y hurto de vehículo estacionado en la vía pública.

La fiscal indicó que dos de las armas fueron recuperadas y aún falta cotejar la bala extraída al penitenciario y practicar reconocimientos por parte de los dueños de los autos robados. Respecto de las esposas de seguridad, un aspecto que había sido controvertido en los primeros días, precisó que según la pericia "no fueron forzadas".

Tanto el abogado Leopoldo Monteil, por Cardozo, como la defensora pública María Laura Maenza, por el resto, cuestionaron la imputación. "Hay vaguedad en cuanto a la atribución de las conductas", dijo Maenza, y señaló que por protocolos de seguridad Quiroz no debería haber tenido un encendedor. Monteil cuestionó cómo nueve presos que debieron viajar esposados les hicieron frente a diez penitenciarios armados.

Súbita

Castelli respaldó la imputación. "Hubo violencia física sobre los penitenciarios, usando a uno de ellos de escudo humano", dijo la jueza, y consideró que la fuga tuvo una organización "precaria, de súbito, propia del aprovechamiento de la situación". En ese contexto, impuso la prisión preventiva de los cinco hasta que la audiencia preliminar.

Los acusados están cumpliendo condenas altas. Quiroz a 13 años y 8 meses por homicidio, Cardozo a 14 años por un robo seguido de muerte, Candia a 10 años y 4 meses, y Arce a 8 años. Alfonso, condenado a 6 años y medio, es el más cercano a cumplir su pena que vence en diciembre. La jueza consideró que eso no les impide acceder a beneficios como las salidas anticipadas.

Los presos no formularon declaraciones sobre el hecho aunque Maenza indicó que "manifestaron su total inocencia, niegan haber ejercido violencia física contra las personas y haber portado armas. Si ellos no desplegaron violencia, alguien les abrió la puerta para irse. Es por esto que sienten un temor muy fuerte por su integridad física. Son hostigados y sufrieron vejaciones", señaló.

En la causa hay otros tres presos imputados en audiencias anteriores. Carlos D'Angelo, condenado a 23 años por matar al comerciante Edgardo Giménez, fue recapturado en la localidad bonaerense de Avellaneda el 29 de mayo pasado junto a Alfredo Rojas, con una imputación previa por amenazas calificadas. El octavo involucrado es Leandro Cabalie, preso por un homicidio de 2016.

En tanto, hasta anoche continuaba prófugo Hugo Peralta, con causa por robo calificado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS