Policiales

Imputaron a 3 presos por la masacre de la cárcel de Victoria

El jueves a la mañana tiraron un colchón en llamas a una celda y la cerraron por afuera. Hubo cinco muertos y dos heridos graves.

Domingo 10 de Junio de 2018

La cárcel de Victoria está signada por una sangrienta historia de revueltas y motines. Tres de esas trágicas historias ocurrieron en los últimos 20 años. Tres internos muertos en un motín el 19 de mayo de 1999; un detenido, un guardiacárcel muertos y tres penitenciarios heridos fue el saldo de una revuelta el 25 de enero de 2005; y cinco presos fueron asesinados el jueves a la mañana en una venganza entre bandas en la unidad penal ubicada a 70 kilómetros de Rosario. Esa mañana al menos tres internos arrojaron un colchón encendido sobre siete presos que dormían en la celda 2 del pabellón 3. Luego trabaron la puerta del calabozo para que nadie pudiera huir. Según se informó oficialmente hubo dos sobrevivientes y no hubo penitenciarios heridos. Ayer, tres internos señalados como responsables del ataque fueron imputados por el fiscal de Victoria, Eduardo Guaita, por cinco casos de homicidio calificado. Luego fueron reubicados en otras prisiones entrerrianas.

   La madrugada del viernes dos de los internos rescatados de la celda 2 con quemaduras en el 70% del cuerpo murieron en un hospital de Paraná. Así Vladimir Casco, de 21 años, y Brian Alarcón, de 20, engrosaron la lista de muertos del múltiple asesinato de presos ocurrido el jueves a las 6.40 en la cárcel de Victoria. Dentro de la celda ya habían muerto carbonizados Matías Rodríguez, de 30 años; Marcelo Weber, de 31; y Justo Silva, de 53 años. Los detenidos Francisco Coronel, internado grave en Gualeguay, y Emilio Suárez, en Victoria, sobrevivieron.

Todo registrado

La Unidad Penal 5 de Victoria, ubicada en Vélez Sársfield al 800, es una edificación vetusta del siglo XIX cuya población se ha cuadriplicado desde 2011. Al amanecer del jueves, en el penal de 7 pabellones estaban alojados 151 presos. En el pabellón 3, en el ala norte de la prisión, había 22 de ellos y siete dormían en la celda 2 en dos cuchetas dobles y una triple.

   Tras el hecho, la ministra de Gobierno entrerriana Rosario Romero enfrentó a la prensa y dijo: "Las celdas se abrieron a las 6.30 y un grupo de internos acometió contra otros, algunos de los cuales estaban dormidos. Prendieron fuego un colchón y así agredieron a las siete víctimas".

   En sus declaraciones descartó de plano que se tratara de un motín e informó que las víctimas "estaban en estado de indefensión, despertándose o quizás aún dormidos".

   También contó que no había penitenciarios heridos y que las cámaras de videovigilancia del penal habían registrado el ataque. Los familiares de las víctimas mostraron su desconfianza sobre los penitenciarios entrerrianos y su falta de reacción. "Si dicen que hay cámaras, ¿por qué no hicieron nada para frenar a los agresores?", cuestionó una mujer. Y en el aire quedó flotando si habrá un capítulo judicial para investigar si los integrantes del SP estuvieron a la altura de las circunstancias.

   Tres de los agresores fueron identificados como Ramón Ismael "Bebe" Framulari, de 19 años; Kevin Alexander Paniagua, de 20; y Maximiliano Ezequiel Chamorro, de 20 años, todos oriundos de Paraná. Framulari cumple una condena a 3 años de prisión efectiva por abusos de armas reiterados y una tentativa de homicidio. Chamorro una sentencia de 4 años y 6 meses por tentativa de robos y robo calificado. Y Paniagua una sentencia a 13 años de prisión por dos crímenes que ejecutó cuando era menor. Primero lo declararon autor responsable de las muertes y al cumplir los 18 años recibió condena.

   Tras ser imputados por el fiscal Guaita, y para evitar represalias, Paniagua fue alojado en el penal de Federal junto a uno de sus hermanos; Framulari fue trasladado a la prisión de Concepción del Uruguay y Chamorro a Concordia.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario