Policiales

Hallan muerta a una trabajadora sexual en ex estación de trenes

Tenía 29 años, era de Rafaela y hacía un mes que vivía en la capital provincial. Su cuerpo fue hallado por dos niños el sábado a la mañana.

Lunes 08 de Febrero de 2016

Una mujer que había sido hallada asesinada y violada en una antigua estación del ferrocarril Mitre de la ciudad de Santa Fe fue reconocida por sus familiares que llegaron a la capital provincial procedentes de Rafaela. Así, la víctima fue identificada como Gisela Beatriz Bustamante, quien tenía 29 años y era trabajadora sexual.

Según trascendió, Gisela vivía desde hacía poco más de un mes en el barrio Centenario de la capital santafesina. Al parecer, revelaron fuentes de la pesquisa, la noche del viernes había sido vista con vida por última vez. Hasta anoche al cierre de esta edición no había sospechosos detenidos por el crimen.

Hallazgo. Según diera cuenta el diario Uno de Santa Fe, alrededor de las 8.30 de la mañana del sábado dos niños cuyos padres trabajan en una feria de trueque hallaron el cuerpo semidesnudo de una mujer delgada sobre un pastizal ubicado a metros del andén de la ex estación ferroviaria del Mitre, a unos cincuenta metros de un destacamento de la Policía de Acción Táctica (PAT) en el cruce de la avenida General López y el bulevar Zavalla. El cadáver estaba en cuclillas y con la cabeza para abajo, cubierto de yuyos y tierra

Desde la feria denunciaron el hallazgo al 911 y minutos más tarde policías de distintas reparticiones llegaron al lugar. En ese marco, un médico constató que la mujer había sido asesinada mediante asfixia y que además había sido violada, diagnóstico que horas después fue corroborado por los forenses de la morgue judicial.

Durante la jornada del sábado, pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI) trabajaron con la fiscal de Homicidios Cristina Ferraro y el fiscal regional Jorge Nessier para identificar a la víctima. Luego de cercar el perímetro y recoger los primeros elementos de prueba, los fiscales ordenaron los análisis de rutina al cadáver.

También se revisaron imágenes registradas por las cámaras de vigilancia ubicadas en la zona y se tomaron testimonios a personas que habitan informalmente el lugar.

En ese contexto, dos trabajadoras sexuales se presentaron ante la policía para brindar datos acerca de la joven asesinada. Al parecer, las mujeres vivían con la víctima y entregaron su DNI. Así se estableció que se llamaba Gisela Beatriz Bustamante, que tenía 29 años y era oriunda de Rafaela.

Una de las compañeras de Gisela relató que la había visto por última vez en la esquina de Freye y 3 de Febrero, donde solía para en busca de clientes. Y ambas deslizaron que cuando escucharon que había aparecido el cuerpo de una mujer abandonado en la estación Mitre sospecharon que podía tratarse de ella, ya que no había regresado a la vivienda que compartían.

En ese marco, las primeras horas de ayer los familiares de Gisela llegaron a Santa Fe provenientes de Rafaela e identificaron el cuerpo.

Cable. Hasta ayer se desconocía cuál pudo haber sido el móvil del asesinato. Entre los datos que se buscaban, por ejemplo en las grabaciones de las cámaras de vigilancia de la zona, se intentaba establecer si la muchacha había sido levantada por alguien en un vehículo particular.

Lo que se había determinado es que la joven fue asesinada por asfixia y que pudo haberse utilizado a tal fin el cable de un freno de bicicleta hallado en la escena del crimen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario