Policiales

Hallan armas de fuego y prontuarios al allanar dos casas de Los Monos

Violencia y narcotráfico. Las fichas prontuariales son de los acusados de matar a Claudio "Pájaro" Cantero. Había uniformes policiales y químicos para estirar estupefacientes.

Domingo 23 de Junio de 2013

Los agentes de la División Judiciales de la Unidad Regional II siguieron ayer buscando evidencias para cercar a la banda de Los Monos y comprometer el futuro de sus integrantes en la investigación por el crimen de Martín Fantasma Paz, ocurrido en septiembre del año pasado. En ese sentido, ayer al mediodía allanaron dos viviendas en el corazón del barrio 17 de Agosto atribuidas al clan y secuestraron tres poderosas armas de fuego y unos 500 kilos de sustancias para estirar drogas. Como si eso fuera poco, en una de las propiedades se hallaron copias de las fichas prontuariales de tres hombres vinculados al homicidio de Claudio Pájaro Cantero, quien hasta el 26 de mayo pasado fuera el líder de la banda. El hallazgo de ese material sería clave para demostrar que el grupo delictivo contaba con apoyo de algunos policías, dos de los cuales ya están presos.

La causa que lleva adelante el juez Juan Carlos Vienna para esclarecer el homicidio de Martín Paz lo ha conducido al corazón mismo del mundo narco rosarino. Es que la pesquisa sostiene que a Fantasma lo mandaron a matar Los Monos por haberse quedado con parte de una millonaria suma de dinero proveniente del narcotráfico que le dieron para que blanqueé comprando vehículos de alta gama. Paz adquirió algunos vehículos pero se guardo algo de plata para comprar pasta base de cocaína y emprender un negocio por las suyas. Eso no se lo perdonaron y el 8 de septiembre del año pasado lo acribillaron a balazos cuando estaba a bordo de su flamante cupé BMW blanca en Entre Ríos y 27 de Febrero.

Baño de sangre. Tras 9 meses de escuchas telefónicas, el juez Vienna determinó que Máximo Ariel Guille Cantero (que se entregó a la policía el viernes, pág. 40) habría dado la orden de matar a Paz y que su hermano de crianza, Ramón Monchi Cantero Machuca, habría contratado los sicarios. Pero mientras la investigación avanzaba, Claudio Pájaro Cantero, líder de Los Monos, fue asesinado en la puerta de una disco de Villa Gobernador Gálvez. La hipótesis investigativa sostiene que fue Luis Paz, el padre de Fantasma quien ordenó y pagó ese crimen por venganza. En las 48 horas posteriores a ese homicidio hubo tres asesinatos más: el de Diego Tarta Demarre, dueño del boliche frente al cual mataron a Cantero; el de Nahuel César, hermano de un joven ahora detenido y sospechado de haber ejecutado el homicidio de Pájaro; y el de Marcelo Alomar, conductor del auto en el que iba César.

En ese marco, al juez Vienna no le quedó otra que apurar la toma de decisiones y salir a la calle a poner fin al baño de sangre que se había iniciado. Así, el 31 de mayo más de un centenar de policías sitió el barrio 17 de Agosto para atrapar a Los Monos. Entonces allanaron varias propiedades, se llevaron presos a cinco integrantes de la familia y secuestraron armas, electrodomésticos, celulares, dinero en efectivo, cinco autos de alta gama y varias motos. Pero los principales integrantes del clan no estaban, como tampoco estaban en sus casas de Villa Gobernador Gálvez otros hombres que fueron a buscar por su presunta vinculación con el homicidio de Pájaro. Ellos son Luis Pollo Bassi, Milton Damario y Facundo Macaco Muñoz, quien finalmente fue apresado días más tarde.

Con esos elementos en su poder y una decena de personas por apresar, los pesquisas de Judiciales pusieron marcha a fondo en las dos últimas semanas. En un allanamiento realizado el viernes de la semana pasada, por ejemplo, secuestraron 60 kilos de cocaína en una vivienda de Melián al 6400 que servía de depósito de la banda de Los Monos (ver aparte). Y ayer volvieron a la misma zona.

 

Deshabitada. En una vivienda de Melián al 6500 encontraron 22 bolsas de 25 kilos cada una de sustancias utilizadas para estirar la droga. "Es un nitrogenado terciario de los que se utilizan para alargar la cocaína", comentó un vocero. Y dijo que la casa allanada no tenía muebles, lo que indica que era utilizada como depósito. "Por lo que estamos viendo tienen varias casas y muchas de ellas las van comprando, las refaccionan y las usan para esconder sus cosas mientras que a otras las equipan con algunos muebles para usarlas de aguantaderos". En esa misma casa los policías incautaron una balanza electrónica, dos pantalones y dos camperas pertenencientes a uniformes de la policía provincial.

En tanto, en una casa de Pasaje 509 y Melián, a la vuelta de la primera propiedad, los policías encontraron una poderosa pisola ametralladora FMK3, una pistola calibre 9 milímetros Taurus con silenciador y otra del mismo calibre marca Browning. Además hallaron cargadores, unas 500 municiones calibre 38 Magnum con punta encamisada (las que perforan los chalecos antibalas) y un sinnúmero de cartuchos para escopetas. "En esta casa había un colchón, una estufa y pocos muebles así que es posible que haya servido de escondite", explicó la fuente.

Pero la sorpresa llegó cuando en esa misma propiedad de Pasaje 509 se encontraron copias de las fichas prontuariales de tres personas. Y no de cualquier persona. Estaban los antecedentes penales de Luis Pollo Bassi, Milton Damario y Facundo Macaco Muñoz.

Los buscados. El primero de los nombrados fue integrante de la barra brava de Newell's, está asentado en Villa Gobernador Gálvez y es considerado por los investigadores el líder de una de las tres bandas narcos que hicieron pie en la región en los últimos tiempos. Este muchaho, de 27 años, está sindicado como uno de los autores del crimen de Pájaro Cantero. Es más, un testigo sostuvo ante los investigadores que quienes mataron al líder de Los Monos "fueron Macaco, Pollo Bassi y los Milton (Damario y César)". Casualmente los hombres cuyos prontuarios fueron hallados ayer en la casa del barrio 17 de Agosto. Mientras Macaco y César ya están presos, los otros dos siguen prófugos.

Pero que esos expedientes estén allí no debería ser una sorpresa. Porque la investigación determinó que Los Monos contaban con protección policial y dos efectivos que trabajaban en la brigada operativa de la Secretaría de Delitos Complejos del Ministerio de Seguridad fueron apresados por "venderles información sobre los policías que los investigaban y sobre sus rivales en el negocio", según consta en la causa. Ello son Juan El chavo Maciel y Gustavo Gula gula Pereyra.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario