Policiales

El Fonavi Parque Oeste, escenario de balaceras por la disputa del territorio

Los investigadores hablan de una banda conducida por un tal "Dulce", quien ya estuvo vinculado a crímenes, venta de drogas y otros delitos en el barrio

Domingo 23 de Julio de 2017

En el Fonavi de Parque Oeste "es normal que se revienten a tiros por la venta de drogas", dijo una vecina del complejo de edificios que tiene su frente sobre calle Rouillón, entre Pasco y Riobamba, en un diálogo con La Capital en octubre de 2008. Y agregó: "Anoche, por milagro, no mataron a una criatura". En ese lugar, cercano al cuartel de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) y escenario de trágicos episodios registrados por las crónicas policiales años atrás, nada ha cambiado en una década. Las balaceras continúan y los vecinos las relatan en los mismos términos. El martes a la tarde dos tiroteos dignos de películas sacudieron otra vez el barrio. Dicen que fueron entre 12 y 15 jóvenes los que gatillaron unos 50 balazos calibre 9 y 45 milímetros. Esos episodios parecen enmarcarse en la pelea que mantiene un tal "Dulce" (peso pesado histórico del lugar) por recuperar su territorio perdido. Por el hecho de esta semana hubo seis demorados que ya recuperaron la libertad.

Tiroteo 1

Martes 18 de julio. Hora 15.53. Un llamado al 911 alertó sobre un enfrentamiento a balazos en inmediaciones de Pedro Lino Funes y Cerrito. El llamado daba cuenta de que en un departamento del 2º piso de la tira 7 se habían refugiado los muchachos que anduvieron a los tiros y que serían cercanos a los "Tripi", una familia en la que hay un supuesto transero (vendedor de drogas) sindicado en varias investigaciones judiciales. Personal de la Patrulla de Acción Táctica (PAT) llegó a la zona y vio como tres hombres huían saltando tapiales. Así fueron detenidos Marcos P., de 36 años; Gustavo A., de 21 años; y Cristian T. de 23 años. Sobre una cama del departamento apuntado, la policía secuestró una pistola marca Glock calibre 9 milímetros con número de serie, un cartucho en la recámara y una docena en el cargador. Tenía estuche y documentación legal a nombre de Gustavo A., uno de los detenidos.

Tiroteo 2

Martes 18 de julio. Hora 19.10. Tres horas después de que la policía interviniera en los monoblocks, un nuevo llamado al 911 alertó sobre balazos en Rouillón y Riobamba, a escasos 100 metros del punto anterior. Al llegar al lugar efectivos del Comando Radioeléctrico observaron que un Volkswagen Gol Trend rojo tenía en su chasis varios impactos de bala. Los vecinos indicaron que se había producido un intercambio de disparos del que habían participado dos hombres y una mujer. Y que los mismos se refugiaron en un departamento del 2º piso de la tira 43. En el lugar fueron detenidos Facundo M. y Luna M., ambos de 18 años, y Fabricio Ezequiel M., de 28. Además se incautó una pistola calibre 45 con numeración limada, una docena de cartuchos en su cargador y uno en la recámara.

   En principio ambos altercados quedaron en manos de la Fiscal de Flagrancia Verónica López, quien ordenó que a los seis detenidos se le realizará la prueba de dermotest para inferir si habían gatillado un arma de fuego. El resultado de esas pericias fue negativo para los seis y las armas secuestradas fueron acreditadas con documentación por sus dueños, quienes estaban entre los detenidos. Por ello los seis recuperaron la libertad ya que no se les pudo acreditar participación en los enfrentamientos.

"Dulce"

Los monoblocks del Fonavi Parque Oeste congregan a unos 5.000 habitantes distribuidos en 43 torres de 16 departamentos cada una. Durante años fue un territorio dominado por Walter Daniel "Dulce" A., hoy de 38 años. Junto a él se encolumnaban dentro de un clan familiar Damián Alberto "Mafia" A., de 28; y Cristian Gustavo "Pato" A., de 48 años.

   La noche del 21 de octubre de 2008 la gente de "Dulce" fue protagonista del enfrentamiento que da inicio a esta crónica. La policía demoró entonces a Máximo Ariel "Guille" Cantero (líder de la banda de Los Monos) y a gente de la banda de Lelio "Chapita" Ungaro (con base en los monoblocks del Parque de Mercado) quienes llegaron, como la caballería, a apuntalar a los bandos en pugna.

   Un año más tarde, el sábado 3 de octubre de 2009 se produjo uno de los asesinatos más conmocionantes en el barrio. El crimen de Naiara Rissi, de 8 meses, quien recibió un balazo en el hombro derecho cuando su papá la llevaba en brazos entre las torres 7 y 8 del Fonavi. Ante la muerte de la beba su abuelo, el sargento ayudante Orlando José Medina, individualizó a uno de los supuestos tiradores (David Joel "Pili" Domínguez) lo buscó y lo mató en una casa de Cerrito al 5400. Los investigadores manejaron como hipótesis probable de la balacera que le costó la vida a la beba una vieja disputa entre una banda de ladrones que mejicaneaba quioscos de drogas y traficantes que vivían en la misma torre que la familia de la nena, ajena a esa contienda.

   Una semana más tarde, en inmediaciones del cámping de la localidad de Monje, ubicada a 70 kilómetros al norte de Rosario, "Dulce" y dos de sus hermanos fueron detenidos por la policía de San Lorenzo. Junto a ellos también cayó Ramón Javier "Rengo" Insaurralde y su hijo, que entonces tenía 15 años. Para los investigadores la conexión de "Dulce" con "Rengo" era por la venta de drogas.

Narcos

"Rengo" volvió a ser detenido en marzo de este año por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) como líder de una banda que comercializaba estupefacientes y a la que le incautaron 32 kilos de cocaína, 83 kilos de marihuana y 400 mil pesos.

   Ya en octubre de 2009, "Mafia", "Pato" y "Dulce" fueron investigados por el crimen Naiara. Y "Mafia" fue condenado en junio de 2011 a 16 años de prisión por el juzgado de Sentencia 7ª pero por ser el autor material del crimen del policía Leonardo Antonio Caro, perpetrado el 28 de abril de 2009 en una concesionaria de autos de avenida Pellegrini al 5500.

   El lunes 2 de febrero de 2015 dos adolescentes apodados "Juanci", de 15 años, y "Pollito", de 17, fueron atacados a balazos en inmediaciones de Cerrito y Pedro Lino Funes. Los vecinos asociaron la balacera con la disputa por la venta de drogas en el territorio. Dijeron que los heridos eran soldaditos de "Dulce" y que la disputa estaba relacionada con un enfrentamiento con una banda denominada "De Villa Nueva". Así se llegó a este presente en el que todo parece mantenerse como hace una década.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario