Policiales

Ejecutaron a un hombre antes de bajar de su auto

José Luis Velázquez tenía 48 años y era un vecino valorado en los monoblocks de Avellaneda y Winter, en la zona suroeste de la ciudad.

Miércoles 27 de Junio de 2018

José Luis Velázquez tenía 48 años y era un vecino valorado en los monoblocks de Avellaneda y Winter, en la zona suroeste de la ciudad. Allí vivía con dos de sus hijos. El lunes, alrededor de las 19.30, el hombre estacionó su Renault Megane gris entre las torres 4 y 5 del complejo, a 30 metros de su departamento, cuando un muchacho se le acercó y antes de que abriera la puerta del vehículo para descender le disparó a quemarropa en la cabeza. Los vidrios que quedaron sobre la tierra dejaron en evidencia que la ventanilla estaba levantada al momento de recibir el disparo. "Mi papá estacionó el auto como siempre, en el mismo lugar. Yo me bajé, entre por esa puerta de ahí (señala uno de los ingresos a las torres) y a los cinco segundos escuché el disparo", explicó escuetamente uno de los hijos gemelos del hombre, un adolescente de 16 años. A Velázquez no le robaron nada. Fue trasladado por un vecino al Hospital de Emergencias en un auto particular. Llegó en estado desesperante y el mediodía de ayer falleció.

"Era un vecino super cordial, muy amable, gente de trabajo que no se metía con nadie. Un buen vecino". Esa caracterización de José Luis Velázquez, dada por una de las vecinas del barrio consultada por este diario en los pasillos de los monoblocks ubicados detrás del barrio Acíndar. "Te pedimos respeto. No es el mejor momento para hablar, mi papá está muy grave", explicó a media mañana la hija de Velázquez en el momento en que con sus hermanos gemelos se iban hacia el Heca donde los recibirían con la peor de las noticias. Velázquez trabajaba en la guardería náutica ubicada en barrio El Mangrullo.

Un barrio bravo

Los vecinos que residen en los 270 departamentos del Fonavi de Avellaneda y pasaje Winter, tienen el oído entrenado a la hora de escuchar detonaciones. "Acá un balazo no es novedoso. Es un barrio complicado, bravo le diría. Se ve muy poca presencia policial y en los pasillos hay poca o nula iluminación. En la zona donde balearon a este hombre, de noche no se ve nada", confió una vecina.Velázquez y sus hijos gemelos vivían en un departamento ubicado en la torre 4, sobre calle Maitén al 3800, a 30 metros del lugar donde el hombre fue baleado.

Todo pasó el lunes a las 19.30 cuando Velázquez y uno de sus hijos llegó al barrio desde la casa de su hija, en barrio Las Flores. Tras estacionar su Renault Megane con la trompa hacia la parte trasera de la torre 4 su hijo de 16 años bajó del auto e ingresó en uno de los pasillos. Cinco segundos más tarde escuchó un disparo. Cuando volvió sobre sus pazos vio a su padre dentro del auto con una herida de bala en la cabeza. No le habían robado nada.Una vecina contó que el que lo baleó salió corriendo por un pasillo (de la torre 5) hacia calle Nahuel Huapi. La cámara de la escuela (secundaria Nº 384 Doctor Albert Sabin) lo tiene que haber tomado. La alternativa que no indicó la mujer es que el agresor también pudo haber huido hacia el sur por Nahuel Huapi y cruzar la vía.

Fuentes allegadas a la pesquisa indicaron que el asesino de Velázquez huyó en una moto que lo esperaba. Un vecino cargó a la víctima en su auto y lo condujo hacia el Heca. Tenía dos heridas de arma de fuego en el cráneo.

El fiscal de la Unidad de Homicidios Florentino Malaponte comisionó a la Policía de Investigaciones (PDI) para que trabajaran sobre el territorio buscando testigos y cámaras de videovigilancia privadas de la zona. "Todas las hipótesis están abiertas pero no le robaron nada", indicó un vocero de la investigación. Alderedor de las 12.30 de ayer, José Luis Velázquez murió en la terapia intensiva del Heca.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario