Policiales

Ejecutaron a "Ema Pimpi", condenado por balear la casa de Antonio Bonfatti

Tenía 27 años y se había hecho un nombre en el hampa a partir del atentado de 2013. Lo sorprendieron mientras miraba TV con amigos. Fue en una residencia de La Florida.

Sábado 26 de Octubre de 2019

En una ejecución con sello sicario y tinte mafioso ejecutaron a Emanuel "Ema Pimpi" Sandoval. En el interior de una casa de dos plantas estilo señorial inglés en el corazón del barrio La Florida, que contaba con media docena de cámaras de videovigilancia en el exterior, al menos dos hombres llevaron adelante un golpe quirúrgico pasadas las 5 de la mañana. Los atacantes cortaron una fase de electricidad de la vivienda, abrieron la puerta de madera de ingreso con un golpe de maza, entraron y ejecutaron a "Ema Pimpi", de 27 años, y a Mirco Dylan Saldaño, de 19, quienes junto a otro muchacho miraban televisión en un sillón ubicado de espaldas a la puerta.

Esta tercera persona, de 20 años, recibió balazos en el cráneo, el cuello, el tórax y los brazos y anoche estaba internado en grave estado. En tanto, una chica de 22 años que estaba en la propiedad y que intentó encerrarse en una habitación de la planta alta, fue cazada por los asesinos y recibió cinco tiros en el pecho. En la escena criminal los investigadores recolectaron 14 vainas servidas calibres 22 y 9 milímetros. Y según las pericias iniciales, los atacantes no erraron disparos: en las cuatro personas atacadas están los 14 impactos que se corresponden a los plomos secuestrados.

El pandemóniun de plomo y sangre dejó dos muertos: Saldaño, que quedó tendido en el sillón donde miraba televisión; y "Ema Pimpi", que llegó malherido al Hospital Alberdi primero y al Heca después. Además abrió una serie de preguntas que quedrán por responder durante la investigación. ¿"Ema Pimpi" encarnaba uno de los últimos pesos pesados o carteludos en circulación dentro del mundo narcocriminal? Con las "bandas desarticuladas", según el discurso oficial, y con sus protagonistas presos o muertos, ¿se está ante una reformulación del hampa local? ¿La delincuencia rosarina está siendo reseteada? ¿Estamos en presencia de un fin de ciclo y comienzo de otro?

>> Leer más: Un crimen que tiene repercusión política y trae recuerdos

"Ema Pimpi" era un apodo pesado en la zona noroeste de Rosario. Su nombre le hacía temblar la pera a muchos que se creían dueños del territorio al oeste de la avenida Alberdi. Se hizo conocido cuando en medio de una convulsión política que sacudió los cimientos provinciales, aceptó cerrar un proceso abreviado que lo condenó a 3 años de prisión por la balacera contra la casa del ex gobernador Antonio Bonfatti, perpetrado la noche del 13 de octubre de 2013 en el mismo barrio donde ayer lo asesinaron. Un hecho investigado por la Justicia provincial y en el cual el ex gobernador, por motivos nunca explicados, desistió de seguir adelante con la querella.

casa.emasandoval1.JPG
El joven que alquiló la casa dijo que Ema Pimpi Sandoval era su
El joven que alquiló la casa dijo que Ema Pimpi Sandoval era su "amigo".

Cumplida esa pena, Sandoval estaba bajo arresto domiciliario y monitoreado con una tobillera electrónica a la espera de ser juzgado por una doble tentativa de homicidio ocurrida en junio de 2017 e investigada por el fiscal Adrián Spelta, el mismo que ahora deberá dilucidar por qué lo asesinaron.

Un "batallador" de mil peleas

"Ema Pimpi" era uno de siete hermanos, tenía al menos dos hijos y supo estar en pareja. Durante un tiempo se supo mover en alianza con la banda de "Lichy" Romero que tiene su "base de operaciones" en el barrio Municipal de Nuevo Alberdi. Y también con la "Banda de los 90" que actuaba en La Cerámica. En ese marco, mantuvo encarnizadas batallas por el control del territorio narcocriminal con las huestes de Olga "La tata" Medina (con la que compartía lazos familiares lejanos) y con Marcelo "Coto" Medrano, quien es el nombre de referencia en la zona de La Florida norte.

7492993.jpg.thumb.jpg
acusado.
acusado. "Ema Pimpi" Sandoval.

>> Leer más: La última aventura de Ema fue crear un sello discográfico

En ese orden, ayer algunas fuentes policiales dijeron que "en la calle ya se escuchaba sobre el comienzo de una batalla entre gente de «Ema Pimpi» y del «Coto» teniendo como campo de lucha la denominada Zona Cero", del extremo noroeste rosarino.

De acuerdo con lo precisado por fuentes consultadas, en el banco de datos de la central del 911 hay documentadas llamadas entre abril de 2016 y octubre de 2019 que denunciaban que "Ema Pimpi" estaba volcado al negocio de la venta de drogas aunque sus últimas apariciones legales lo vinculan al mundo de la producción de videos musicales en un sello propio .

>> Leer más: Quién era Ema Pimpi Sandoval, el narco asesinado en La Florida

Ahora la investigación deberá determinar si alguno de esos conflictos territoriales sentenciaron la suerte del muchacho que tuvo una vida pésima ligada a la marginalidad y el crimen, o si en su asesinato se desplegó un aparato más pesado que el de una pandilla que busca afianzar su control de la calle.

Domicilio "legal"

Con este telón de fondo, el 30 de abril pasado en una audiencia pública "Ema Pimpi" Sandoval requirió ante el juez de Garantías Hernán Postma un cambio de domicilio para continuar con su arresto domiciliario. Así, pasó de residir en una vivienda del barrio Rucci a la residencia de dos plantas de Pago Largo 654 donde ayer a la madrugada fue asesinado.

emapimpi.jpg
"Ema Pimpi" Sandoval, el acusado.

"Ema Pimpi" comenzó a residir en esa finca, que es propiedad del camarista de la Sala II de Apelaciones en lo Civil y Comercial Oscar Puccinelli, aunque estaba alquilada a través de la inmobiliaria STI propiedades a Matías Lange, quien es hijo de uno de los integrantes del directorio de la Cámara de Radio Taxis de Rosario. Ayer, el magistrado, estaba "schokeado" por lo que había ocurrido en su propiedad, en la que dijo no vivir hace muchos años.

>> Leer más: Un camarista shockeado por lo ocurrido en su casa

"Siempre nos pareció rara la gente que vivía ahí. No daban con el perfil del vecino de esta zona. Y no lo digo desde la discriminación. Esta es una zona muy tranquila y ellos ponían música fuerte hasta altas horas de la noche. Venía mucha gente rara, mucho auto caro llegando y yéndose a toda velocidad. Demasiado perfil para una barriada tan tranquila y tradicional", explicó una vecina de la zona sorprendida por los patrulleros que invadieron el sector y el despliegue de los peritos de la Policía de Investigaciones (PDI).

La casa donde residió hasta su muerte Sandoval es de corte señorial inglés. Tiene dos plantas, con dependencias en la parte trasera y un espacioso patio de unos 20 metros por 20. La edificación, identificada como "Familia Lange", estaba en medio de refacciones y los vecinos indicaron que el alquiler rondaba los 30 mil pesos según el target de la zona. En un garaje semicerrado, ayer a la mañana un perro dogo argentino, probablemente de "Ema Pimpi", esperaba atado a una reja que alguien le diera un poco de agua y comida.

Paso a paso

Más allá de toda especulación, pasadas las 5 de la mañana de ayer en la vivienda estaban "Ema Pimpi", Mirco Saldaño y Gastón Gabriel S. sentados en un sillón del living comedor mirando televisión. En la planta alta estaba Rocío G., la única mujer presente en el lugar. En el patio había varias motos bajo el atento monitoreo de seis cámaras de videovigilancia que cubrían el frente y el lateral de la propiedad sobre calle Agüero; y al menos cuatro cámaras más disimuladas en distintos sectores dentro de la vivienda.

Según se pudo reconstruir, al menos dos personas actuaron en la ejecución de "Ema Pimpi" y su amigo. Alrededor de las 5.10 uno de los sicarios cortó una fase del sistema eléctrico que dejó parcialmente sin luz a la vivienda. Acto seguido, con una maza de obra otro de ellos violentó la puerta de madera a golpes y al abrirse desataron una lluvia de plomo contra los tres muchachos que miraban la tele de espaldas a la puerta, algo que ningún narco con códigos haría.

"La persona que falleció en el lugar tenía ocho disparos, seis en la espalda y los restantes en la zona del cuello", indicó el fiscal Spelta al referirse a Mirco Dylan Saldaño, quien en principio había sido identificado con el nombre de Alan Sánchez. Este muchacho de 19 años tenía un antecedente menor por conducir una moto con pedido de secuestro en octubre de 2018.

"Ema Pimpi", en tanto, recibió tres disparos en el abdomen y uno en el pecho. Enseguida fue trasladado por un allegado hasta el cercano Hospital Alberdi. "La persona que trasladó a Sandoval al Hospital Alberdi llamó al 911 a las 5.33, por lo tanto inferimos que ese es el horario en el que se realizó el ataque”, añadió el fiscal en rueda de prensa en la escena del hecho. Se desconoce si esa persona acudió en auxilio o si estaba al momento del ataque y no resultó herida.

   Poco después Sandoval fue derivado al Heca, adonde fue declarado muerto a las 7.30. Llevaba puesta la tobillera de monitoreo electrónico. En tanto, Gastón Gabriel S., vecino del histórico domicilio de la familia Sandoval, recibió un disparo en la cabeza con orificio de entrada y salida. Fue internado en el Heca y anoche estaba en grave estado. Según la policía, tenía antecedentes por resistencia a la autoridad calificada.

   Rocío G., quien estaba en planta alta al desatarse el ataque, trató de esconderse en una habitación. Pero uno de los sicarios la buscó y le disparó varias veces. Recibió cinco impactos en el tórax y además heridas de arma blanca en la pierna derecha, el tórax y el cráneo.

   “Es una casa con desniveles y en su interior había cuatro personas, si todos vivían ahí aún no lo podemos saber. La chica herida estaba en la planta alta, en virtud de que se encontraron manchas de sangre en un colchón y se hallaron signos de haber sido forzada la puerta de esa habitación”, relató Spelta. “En la casa solo encontramos armas de aire comprimido y otras de las que se usan para paintball, pero no armas de guerra”, agregó el fiscal.

   Spelta indicó que en la escena del crimen se hallaron 14 vainas calibres 22 y 9 milímetros, y que todos los disparos alcanzaron a las víctimas. “No hay impactos en muebles, paredes u objetos”, dijo el fiscal.

   Al momento del ataque en el domicilio había una moto Motomel B110 de Rocío G. y una Honda CBR 600. También estaban estacionados un Volkswagen Fox, un Volkswagen Bora, un Fiat 600, un Citroën C3 y un Mercedes Benz A200 a nombre de Martín Lange (quien firmó el contrato de alquiler de la casa) y del que “Ema Pimpi” tenía la cédula azul que lo autorizaba a conducirlo.

   “Queremos acreditar la propiedad de esos vehículos”, comentó el fiscal Spelta. También pudo conocerse que efectivos de la PDI monitorearon las inmediaciones para buscar cámaras públicas y privadas. De las primeras hay en bulevar Rondeau y Gutiérrez, a 300 metros de la escena del crimen, y en Martín Fierro y Rondeau, a unas cuatro cuadras.

Dolor familiar

La noticia del ataque contra “Ema Pimpi” corrió como reguero de pólvora. A las 8 de la mañana la madre y uno de sus seis hermanos llegaron a la vivienda. La madre bajó de un Volkswagen Bora y con paso decidido entró a la casa. Una policía la interceptó y le explicó lo sucedido. Mientras tanto Gastón, hermano de “Ema Pimpi”, era abordado por la prensa: “Yo viví el primer mes con mi hermano acá. Estamos muy preocupados porque está herido y queremos saber cómo está”.

   Casi al terminar esa frase su madre salió de la casa, hizo una seña y el muchacho salió rápidamente del lugar. La madre, el hijo y algunos allegados subieron al Volkswagen Bora y se fueron del lugar hacia bulevar Rondeau. Para esa hora “Ema Pimpi” ya estaba muerto en el Hospital de Emergencias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS