Policiales

Denuncian la falta de un programa integral para mujeres que están presas

En Santa Fe hay 223 mujeres privadas de la libertad, 161 de ellas en la nueva cárcel de la zona oeste de Rosario. Sólo el 35% está condenada.

Domingo 21 de Octubre de 2018

En la provincia de Santa Fe hay ocho niñas y niños menores de 4 años que viven en situación de encierro. Están alojados con sus mamás en los distintos penales para mujeres de la provincia. "Cuando hay un niño que desde que nació vive en una cárcel se rompe el principio penal de la intrascendencia, que es que la pena puede recaer sólo sobre la persona que comete el delito. En el caso de la niñez encarcelada, la pena está trascendiendo sobre el nene o la nena", explicó la defensora provincial Jaquelina Balangione durante una charla en el Centro de Justicia Penal. La ley contempla que las madres de niñas y niños menores de 5 años puede acceder a la prisión domiciliaria. Sin embargo, a veces los jueces no la conceden y, cuando lo hacen, las mujeres no tienen posibilidad de subsistencia.

   El debate sobre las niñas y los niños que pasan los primeros años de vida tras las rejas fue uno de los puntos de la exposición que Balangione realizó el jueves en el marco de una charla organizada por el Instituto de Capacitación de la Defensa Pública de Santa Fe para dar difusión y concientizar sobre los derechos de las mujeres en situación de encierro.

   Del encuentro participaron también la presidenta de la Asociación Pensamiento Penal, Indiana Guereño; la directora de niñez de la Asociación Pensamiento Penal, Mirta López González; la defensora pública Daniela Asinari y el jefe de la Base de Datos del Registro Provincial de Violencia Institucional y Afectaciones a los DDHH, Ariel Peralta.

Números

En Santa Fe hay 223 mujeres privadas de la libertad, 161 de las cuales están alojadas en la nueva cárcel para mujeres que este año fue inaugurada en 27 de Febrero al 7800, en Rosario. De ellas, el 35 por ciento tiene condenas, el resto están con prisión preventiva y causas abiertas.

   La inauguración del penal hizo que más mujeres detenidas por delitos federales pasaran a la órbita del Servicio Penitenciario provincial. Hoy, el 69% de las internas están detenidas por delitos provinciales y el 31% por delitos federales. Ese 31% representa 75 mujeres, y de ellas 72 están detenidas por delitos relacionadas con la venta de estupefacientes.

   Uno de los puntapiés más grandes para la construcción de la cárcel fue la presentación de un habeas corpus colectivo que el Servicio Público de la Defensa Penal presentó por la situación edilicia en la que se encontraba la Unidad Penitenciaria 5 de barrio Refinería.

   "El gobierno provincial está invirtiendo en ésto, el tema es ver cómo lo invierte", destacó Balangione: la nueva cárcel se construyó en las afueras de la ciudad, donde no llegan los colectivos y el contacto con la familia se hace más difícil.

Niñas y niños

"La Ley de Ejecución Penal contempla que cuando una mamá es condenada y tiene un hijo menor de 5 años, tiene la posibilidad de cumplir esa prisión de forma domiciliaria. Lo que pasa es que para que la cumplan la tienen que conceder los jueces, y los jueces para otorgarla exigen el cumplimiento de ciertas condiciones que en la mayoría de los casos esas mujeres no pueden cumplir. Porque por lo general están en situación de vulnerabilidad y llegan a las cárceles por pobreza, violencia de género, falta de trabajo, de educación", sostuvo Balangione.

   Por empezar, para que una mujer pueda acceder a una prisión domiciliaria tiene que tener un lugar donde vivir, y la mayoría no lo tiene. Y, además, dijo Balangione, si se le llegara a otorgar se les hace imposible cumplir con las tareas de cuidado que pesan sobre ellas: no pueden salir a trabajar para mantener la casa (en muchos casos se trata de familias monoparentales), no puede llevar a sus hijas e hijos a la escuela ni ir hasta el almacén a comprar comida.

   "Se les podría poner una tobillera electrónica cuando hay, porque hay mucha propaganda de ésto pero no se consiguen, no existen, no están", dijo la defensora. "El Estado tiene que construir un programa, con un abordaje integral para que esa mamá pueda cumplir con esa prisión domiciliaria, porque si no va a volver a caer en la misma situación que la llevó a realizar un acto por fuera de la ley".

Mujeres y delito

En Santa Fe hay una población carcelaria de varones que supera los 6 mil presos. Las mujeres son poco más de 200. "La diferencia se da porque la mujer tiene menos inserción en el delito, aunque hay estudios que dice que las cifras están creciendo muy rápido", dijo Balangione.

   "En la mayoría de los casos lo que lleva a delinquir a las mujeres son situaciones previas que tienen que ver con violencia de género, con que son coptadas por varones que las utilizan como mulas, en el narcomenudeo, y que cuando son detenidas es la primera vez que lo hacen. En general son delitos que tienen que ver con necesidades económicas de subsistencia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});