Policiales

Congelan nombramiento del subjefe del Comando y verifican su historia penal

Según registros penales aparece condenado por robo y allanamiento ilegal en 2009 pero luego sobreseído. El caso será examinado mañana

Domingo 06 de Enero de 2019

A tres días de estar en funciones como subjefe del Comando Radioeléctrico de Rosario el Ministerio de Seguridad ordenó frenar el nombramiento por una situación desconcertante: el oficial en cuestión aparece como condenado a tres años de prisión por robo calificado, privación ilegítima de la libertad y allanamiento ilegal en el sistema de consultas del Centro de Justicia Penal. No obstante en el soporte informático de la Unidad Regional II figura sobreseído de ese mismo delito con posterioridad al dictado de la condena.

   La hasta anoche no aclarada situación llevó a que la cartera ministerial paralizara la designación del comisario Claudio Kleiman como número dos de la fuerza de calle más importante de Rosario. La circunstancia dejó en pie, no obstante, la idea de aspectos frágiles respecto al manejo de información sensible sobre la trayectoria del personal policial llamado a ocupar cargos de conducción.

   En la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) de la Justicia Rosario se establece como último hito del trámite que el comisario Kleiman figura condenado el 23 de marzo de 2009 a tres años de prisión por robo calificado, privación ilegítima de la libertad y allanamiento ilegal. El caso tuvo amplia cobertura en la prensa. No obstante en el informe 24453 de la Unidad Regional II indica que el 7 de septiembre del mismo año Kleiman quedó sobreseído. Y el 27 de octubre se dispuso hacer cesar la disponibilidad, reintegrarle su credencial policial, los haberes retenidos y el arma reglamentaria.

   Con esta controversia en pie el Ministerio de Seguridad congeló la designación. El policía también estuvo involucrado en otros episodios graves aunque los expedientes fueron archivados. Fue investigado por su participación en un procedimiento donde Walter Caballero y Andrés Velásquez, de 19 y 14 años, murieron baleado en septiembre de 1999 en Villa Manuelita en un caso denunciado por organismos de Derechos Humanos como ejecución sumaria. En julio de 2000 dio muerte a Omar Martínez, de 18 años, en Salta y Rodríguez, quien recibió doce balazos.

Dos causas al archivo

El oficial Kleiman tiene rango de comisario. En 2017 concursó y quedó habilitado para el ascenso policial, porque aspiraba al cargo de comisario supervisor, según consta en un documento público de la dirección Provincial de Gestión de la Carrera y Bienestar Policial, que depende del Ministerio de Seguridad de Santa Fe. En otra planilla oficial del misma área donde se publicaron los resultados de la etapa oposición, se especifica que aunque a Kleiman le dieron por admitido el proyecto "no aprobó" el examen previsto para acceder al cargo que aspiraba.

   Sin embargo, y según pudo averiguar este diario de fuentes oficiales del gobierno provincial, el 3 de enero de 2019 el jefe de Policía de la Unidad Regional II, Marcelo Gómez, firmó la resolución Nº 33/19 donde, ante la necesidad de realizar designaciones "ad referendum", designa a Kleiman como flamante subjefe del Comando Radioeléctrico de Rosario.

El caso de Baigorria

El caso por el cual aparece en la OGJ como condenado es por un procedimiento en Granadero Baigorria. Según la denuncia de Nélida R., el 8 de marzo de 2007 el policía, que estaba de civil, junto a dos compañeros se presentó armado y de forma violenta en la casa del barrio Martín Fierro con la intención de detener a dos hombres presuntamente vinculados a la venta de droga. Según se estableció en el juzgado de Instrucción 3 no tenía orden judicial y además no trabaja para la sección que dijo representar.

   Ante la ausencia de los buscados, según la denunciante, le pidió a la dueña de casa la suma de 30 mil pesos a cambio de no molestar a los imputados. Ante la negativa según la denuncia le sacó 10 mil pesos que la mujer había ahorrado. El extraño episodio fue notado por uno de los buscados amigos de la víctima, que se comunicó con su abogado para advertirlo de la irregular situación. El profesional de inmediato hizo la denuncia.

   Con la denuncia, desde la seccional se inició una pesquisa para confirmar el paradero de Kleiman. Así, se supo que no trabajaba en Seguridad Personal, sino que era sumariante en la seccional 14ª, y que justo ese jueves debía presentarse en su nuevo destino, la comisaría 13ª.

   El caso quedó en manos del ex juez de Instrucción Luis María Caterina, que firmó una orden de allanamiento para el domicilio de Kleiman en busca de la camioneta vista en Baigorria pero no la encontraron. El caso pasó a Instrucción 4 donde fue procesado. En el juzgado de Sentencia 4 recibió condena. No obstante en septiembre de ese año para la Unidad Regional II figura como sobreseído y el Departamento Judicial de la policía de la provincia (D5) dispone su reintegrar al servicio.

   En septiembre de 1999, él y el cabo Mario Díaz patrullaban en un móvil del Comando y recibieron la denuncia de un taxista asaltado en Villa Manuelita.Los policías salieron tras los ladrones y en Spiro y Cepeda se cruzaron con dos adolescentes: Walter Caballero, de 19 años, y Andrés Velásquez, de 14, quienes murieron bajo las balas policiales. Desde la fuerza se dijo que fue un enfrentamiento. Los familiares de los jóvenes señalaron que los fusilaron. El taxista no los reconoció como sus asaltantes. El hecho se convirtió en un paradigma del gatillo fácil en la ciudad. Sin embargo, en diciembre de 2004 los dos uniformados fueron sobreseídos por falta de pruebas por el juez Juan José Pazos.

   El 11 de junio de 2000, Luis Alberto Martínez, de 18 años, cayó muerto en Pueyrredón al 200. En el hecho fueron detenidos dos hermanos del muchacho y el cuñado. Hasta allí los había perseguido la policía desde la estación de servicios de Salta y Callao, que el cuarteto había asaltado. En medio de la persecución del Comando apareció Kleiman en su auto particular y franco de servicio se sumó a persecución. El policía bajó de su vehículo, se paró tras un árbol y disparó contra los asaltantes. El caso se cerró al no verificarse delito.

   Kleiman fue jefe de la sección Perros y Caballería de la URII hasta fines de 2018. Ayer el Ministerio de Seguridad frenó su nombramiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});