Policiales

Condenaron a tres integrantes de la "Banda del Correo"

Son tres delincuentes que, vestidos como carteros y con la excusa de entregar encomiendas, ingresaban a casas y las saqueaban tras reducir a sus víctimas

Jueves 26 de Julio de 2018

Tres hombres integrantes de la conocida "Banda del Correo", dedicada a cometer robos a viviendas bajo la modalidad de entradera (se le probaron dos hechos), fueron condenados en el marco de un juicio abreviado a penas de hasta 10 años de prisión efectiva. La principal evidencia en su contra fue un cuaderno con direcciones y nombres de víctimas y otras potenciales que olvidaron en una casa que asaltaron vestidos como carteros en 9 de Julio al 3900.

El 10 de julio de 2016 a las 11 de la mañana un control policial detuvo la marcha de un Volkswagen Golf dominio GXW725 mientras circulaba por Perú al 1100, en el barrio Belgrano. En el vehículo iban Eduardo Daniel Cejas, Gerardo Fabián Achaval y Alexis Jonatan Brest, sospechados de varios robos.

Durante la requisa del auto se hallaron dos armas de fuego: un revólver calibre 38 y una pistola 9 milímetros. Además, precintos plásticos, uniformes de carteros del Correo Argentino, un handy con frecuencia policial, cuadernos y paquetes tipo encomiendas listos para ser etiquetados y utilizados como señuelos con nombres y apellidos de personas cuyas identidades y domicilios ya habían apuntado como posibles blancos de entraderas.

Esas detenciones marcaron la caída de la denominada "Banda del Correo", que cometió varios robos a viviendas particulares engañando a sus moradores con el ardid de disfrazarse para simular ser empleados de la empresa de servicios postales, e invocar el nombre de alguno de los residentes como destinatarios de una falsa carta o encomienda.

En Granadero Baigorria

Uno de los hechos que se les adjudicó a Achaval y Brest fue el ocurrido el 4 de diciembre de 2015 a las 9.30 en una vivienda de Martín Gómez al 200, de Granadero Baigorria. Allí se encontraban tres mujeres, una de las cuales atendió a los delincuentes vestidos con prendas del Correo Argentino que dijeron que debían entregar una encomienda.

Confiadas, las víctimas les franquearon el ingreso y entonces uno de los maleantes extrajo un arma de fuego, les apuntó y bajo amenazas de muerte les sustrajeron las llaves de un portón. Luego ingresó el cómplice también armado, y tras reducirlas se alzaron con 150 mil pesos, anteojos de marca, una notebook, una PC, una cámara de fotos reflex, teléfonos y relojes.

Según la reconstrucción del hecho que hizo el fiscal Nicolás Foppiani, de la Unidad de Investigación y Juicio (en remplazo de Viviana O'Connel), los ladrones se dieron a la fuga en un vehículo de apoyo con un tercer integrante que aguardaba en la calle.

A Achaval también le endilgaron otro violento robo perpetrado el 17 de octubre de 2014 en una casa de 9 de Julio al 3900. También como cartero del Correo Argentino tocó timbre y le manifestó a la dueña de casa que tenía una encomienda para su marido. El falso empleado incluso exhibió una caja con una etiqueta con el nombre del destinatario.

Un error sin retorno

Cuando la víctima accedió, Achaval empujó a la mujer dentro de la casa, sacó un arma de fuego y mediante amenazas la redujo con precintos plásticos. Tras revisar la vivienda se apoderó de dos relojes de marca (uno de titanio y otro enchapado en oro), 1.500 dólares, 5.000 pesos, un medallón de oro español, una tablet, un DVD portátil, una cámara digital, una filmadora, tres teléfonos celulares y alhajas.

Sin embargo, el maleante tuvo un descuido detectado por los pesquisas de rastros de la Policía de Investigaciones (PDI). Olvidó un cuaderno donde anotaba las direcciones y nombres de las personas asaltadas y la de potenciales víctimas.

Con esa prueba como base de la acusación, además de pericias y ruedas de reconocimiento positivas, el fiscal Foppiani repasó las imputaciones, calificaciones legales y la pena acordada con las defensas en un trámite de juicio abreviado que se presentó con la garantía del juez José Luis Suárez.

Durante la audiencia y en presencia de los acusados, asesorados por los abogados Sergio Larrubia (por Achaval) y Marcelo Piercecchi (por Brest y Cejas), el fiscal sostuvo la acusación de coautores de robo calificado por el uso de arma de fuego en concurso real con privación ilegítima de la libertad, además de la portación del arma de fuego hallada al momento de ser apresados.

Para Achaval la Fiscalía acordó una pena de 6 años y medio de prisión; para Brest, 5 años y medio, aunque se le unificó con una pena de tres años de ejecución condicional dictada en abril de 2016, por lo que en total deberá cumplir 8 años y seis meses; y Cejas recibió cuatro años de prisión efectiva, aunque en total deberá purgar 10 años de cárcel, ya que tras ser declarado reincidente, esa pena se unificó a otra a seis años impuesta en abril de 2014.

Aunque Achaval dio su conformidad al acuerdo, antes expresó su queja por el decomiso de su auto Wolkswagen Golf, entre otros bienes, que según él adquirió con dinero de su trabajo legal. Sin embargo el juez le llamó la atención y le aclaró que esa no era la instancia para discutir ese punto, ya incluido en el acuerdo. Tanto Brest como Cejas dieron el visto bueno a los términos del trámite abreviado y el juez dictó la sentencia con las condenas acordadas por las partes.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});