Policiales

Caso Zacarías: las defensas batallaron contra la prueba

Aducen que no hubo evidencia contra el núcleo familiar del principal acusado, para quien pidieron 16 años por regentear una cocina de cocaína en Funes.

Martes 03 de Julio de 2018

Para los defensores de los familiares directos de David Delfín Zacarías, en el juicio que termina mañana no quedó probado que éstos integraran una estructura dedicada, junto al principal acusado, a producir estupefacientes en una cocina de cocaína ni a comerciar esa sustancia. En los alegatos de la última jornada de audiencias los abogados plantearon que las escuchas dispuestas contra los parientes directos de Zacarías se hicieron bajo la sola condición de pertenecer a su familia, lo que no es motivo que justifique legalmente ese pedido. También subrayaron que en algunos casos la imputación deviene de la proximidad con el principal señalado y no de evidencias sobre los roles que se les atribuyen.

Los jueces Ricardo Vázquez, Otmar Paulucci y Germán Sutter, del Tribunal Federal Oral Nº1, anunciarán mañana a las 9 el veredicto del juicio iniciado el mes pasado. El fiscal federal Federico Reynares Solari pidió la semana pasada 16 años de prisión para David Zacarías, detenido in fraganti el 5 de septiembre de 2013 en Funes, según su planteo en pleno proceso de producción en una de las más grandes cocinas de cocaína del departamento Rosario. El fiscal pidió, además, altas penas contra el núcleo familiar del Zacarías: 14 años para su esposa Sandra Marín, diez para su hija Flavia, ocho para su hijo Joel. Y también ocho para Ruth Castro, que era pareja de Joel al momento de los operativos que los llevaron a juicio.

Respecto de Sandra Marín, la mujer de Zacarías, el fiscal señaló que era colaboradora directa del principal acusado, que se dedicaba a hacer gestiones de pago de insumos para fabricar la droga y que estaba junto a él cuando la cocinaba. También dijo el fiscal que Joel estaba junto a ella y que participaba de la organización criminal.

El defensor Fernando Sirio señaló que Sandra y David Zacarías estaban juntos en un domicilio de la calle Chaco 285 de Granadero Baigorria la noche previa a la detención de Zacarías, cuando según el fiscal éste se encontrab-a cocinado cocaína en la casa de Las Achiras al 2500 de Funes, donde fue apresado. También dijo que en ese momento Joel no estaba con ellos. También rechazó que Sandra Marín haya viajado a Termas de Rio Hondo con el fin de encontrarse con un proveedor de drogas identificado como José Lescano apodado "el ingeniero".

"De Sandra nada se ha comprobado respecto del pretendido encuentro de las Termas, y mucho menos de Joel, que se limita al 4 de septiembre, con esto no se evidencia la pretendida estructura organizada perfectamente", dijo Sirio en el juicio. "De ella se puede decir solamente que acompañaba a su marido para el traslado que iban a hacer el día 5 de septiembre, de ahí en más todo son conjeturas, no probadas", sostuvo Sirio. Zacarías trasladó precursores químicos desde Don Torcuato a Rosario el día previo según dijo, como una especie de fletero en un vehículo de su empresa de remises, por encargo de una persona a la que identificó como Luis Medina, el empresario vinculado al narcotráfico asesinado en diciembre de 2013. El abogado pidió la absolución para sus representados.

A la familia

La defensora oficial María Jimena Sendra asistió a Ruth Castro y a Flavia Zacarías. Afirmó que las intervenciones telefónicas contra ellas fueron estigmatizantes porque el único motivo por el cual las decidieron fue su relación familiar con David Zacarías. "No había dato objetivo para fundamentar las interceptaciones telefónicas, escuchas y transcripciones como elemento incriminante", sostuvo.

La defensora adujo que en la acusación le atribuyeron a Ruth ser la persona asignada a manejar el personal policial. Eso el fiscal lo basó en una llamada donde el imputado policía federal José Luis Dabat advirtió a Ruth Castro que le "avise a «La rubia» que cierre las persianas" ante inminentes allanamientos contra cuatro búnkeres del norte rosarino. La Rubia, según el fiscal, era Olga "Tata" Medina, con varios procesos por narcotráfico.

"El fiscal utiliza esta llamada para decir que los allanamientos de bunkeres de calle Los Cocos y Ghiraldo habían sido frustrados por la información filtrada por el policía. Pero una chica de 19 años, que tenía esa edad al momento de los hechos, no puede ser la persona que maneja el personal policial. El fiscal había hecho referencia a un orden jerárquico. Era imposible que se le diera una función tan importante a una niña de 19 años que había sido recientemente madre y que lucía una gran inestabilidad emocional, lo que se corrobora en diálogos de la escucha con su pareja Joel. En la audiencia no quedó comprobado que "la Rubia" fuera la Tata Medina. Como si el apodo "la Rubia" fuera inequívoco de la Tata Medina. La defensora también alegó que los allanamientos frustrados fueron anteriores a esa llamada telefónica.

Sendra también señaló que no existe evidencia de que Ruth había acompañado a Sandra Marín para pagar una deuda de drogas a Lescano, alias el ingeniero, a Río Hondo. "No está probado que se haya producido ese encuentro. Lo único que está probado es que Ruth la acompañó a Sandra a ese lugar no a negociar cuestiones de drogas. Lo que utilizó el fiscal es que en el domicilio de Ruth se secuestró droga y una balanza. Eso no lo discuto pero no sabemos a quién pertenecía esa droga. Hay mensajes de texto donde vinculan a Joel con el consumo de estupefacientes", estableció. Pidió la absolución para ella, destacó que se la acusó como autora de tenencia de drogas con fines de comercio pero se le atribuyó el rol de colaboradora, "lo que es contradictorio".

De Flavia sostuvo que no hubo evidencia de que estuviera implicada en actos de narcotráfico. Y que fue desmesurado el pedido de condena del fiscal. "Pidió más pena que el mínimo de homicidio. No entendemos por qué motivo el fiscal se aparta cuatro años del mínimo legal", enfatizó Sendra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});