Policiales

Cambiaron al jefe de policía de Rosario por quinta vez en un año

El ministro de Seguridad, Marcelo Sain, desplazó a Daniel Acosta por haberse reunido con referentes del PJ, incumpliendo sus órdenes

Sábado 05 de Diciembre de 2020

Una reunión que el director general de policía Daniel Acosta mantuvo con dos dirigentes políticos históricos del Partido Justicialista santafesino selló su fin como jefe de la Unidad Regional II con asiento en Rosario. El ministro de Seguridad, Marcelo Sain, había bajado como directiva a todos los oficiales superiores con mando la prohibición de mantener contactos con políticos por fuera de aquellos que, como los intendentes, desempeñan cargos que requieren del contacto técnico por asuntos de administración. En ese sentido se consideró que la actitud de Acosta rompió con la instrucción y por eso a tres meses de designado fue relevado del cargo.

Tras el desplazamiento de Acosta, el ministro de Seguridad nombró en su reemplazo al director general Adrián Forni, quien se convierte en el quinto jefe de la policía rosarina desde que asumió Sain, período en el que el departamento Rosario suma 200 muertes violentas.

Forni llega a la cúpula de la UR II tras una larga carrera en la fuerza que lo tuvo al frente de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), de la Unidad de Protección de Testigos dependiente de la fuerza (donde entre otros tuvo que cuidar del sindicado empresario narco Luis Paz) y de la Unidad Regional IX del departamento General Obligado, con base en la ciudad de Reconquista.

Fuentes del gobierno provincial consignaron que hace unos días en el Ministerio de Seguridad tomaron conocimiento de la reunión de Acosta con dos referentes políticos del Justicialismo santafesino que hace más de 15 años desempeñaron cargos ejecutivos en el gobierno provincial. Entonces convocaron a Acosta para que brinde sus explicaciones teniendo en cuenta las directivas dadas oportunamente por Sain. Según lo señalado, el jefe policial admitió que tuvo la reunión a pedido de los dirigentes, pero que no implicó otra cosa que conversar sobre asuntos de su temática.

Cambio de destino

La cartera de Seguridad consignó que Acosta “no cometió ninguna transgresión ética ni técnica en esa reunión” por lo que seguirá en funciones dentro de la fuerza y con una rápida asignación de nuevo destino. Pero se consideró “inaceptable” que hubiera desobedecido una indicación explícita de la autoridad política por lo que tal acción le terminó costando el puesto.

Llamativamente, voceros oficiales indicaron que ni Daniel Acosta ni los dos dirigentes políticos con los que estuvo reunido tuvieron algún tipo de vinculación con la protesta policial que se dio en los primeros días de septiembre, protagonizada por familiares de uniformados en actividad y personal retirado.

La manifestación, que incluyó un piquete en el acceso a la Jefatura de la Unidad Regional II, se produjo en consonancia con reclamos a nivel nacional luego de que el ministro de Seguridad de la provincia, Marcelo Sain, anunciara una recomposición salarial para los uniformados, propuesta que fue rechazada por un sector de la policía.

A los diez días de asumir, el 18 de diciembre del año pasado, el ministro Sain reunió en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno de Santa Fe a los jefes de las 19 unidades regionales para conocerlos. “Quiero que quede bien clara la relación entre la política y la policía. Quiero que les quede claro que los senadores departamentales no son jefes de policía. Si ustedes creen que alguna senadora o senador les va a dar órdenes, en cuanto nos enteremos de eso están en el horno y no tendrán vida acá adentro”, les señaló. Y por si algo faltaba, aclaró: “Si alguien de ustedes recibe directivas sobre el servicio policial tienen que pensar seriamente en ponerse una remisería. Acá se acabaron las jefaturas de policía paralelas”, en su creencia de que los senadores de cada departamento santafesino tiene más poder sobre los jefes de la regionales que el propio ministro.

Quinto al hilo

Forni será el quinto jefe de la policía en el departamento Rosario en el año que Sain lleva al frente del Ministerio de Seguridad. El primero de los comisarios removidos fue Marcelo “Conejo” Gómez, quien había asumido en diciembre de 2018 y duró solo una semana con la nueva gestión povincial. Se tuvo que ir después de que se viralizara un audio del ministro Sain en el cual retaba al entonces jefe de la UR II por haber retirado la custodia de puestos fijos durante el primer fin de semana de gestión del gobernador Omar Perotti. Entonces Gómez dijo que en esos primeros días no había recibido orden alguna ni mantenido contacto con las nuevas autoridades por lo que no tenía directivas sobre lo que debía hacer o no. Junto a quien era su segunda, la comisaria general Carina Degrá, Gómez renunció el 13 de diciembre y fue denunciado penalmente por el propio ministro.

A Gómez lo sucedió el 18 de diciembre de 2019 Claudio Romano en dupla con Danilo Villán. El nuevo jefe duró 23 días. El 10 de enero fue desplazado por Sain tras una saga de 12 homicidios en los primeros nueve días de 2020 y atentados contra el Servicio Penitenciario y el Centro de Justicia Penal.

Sain desplazó entonces a Romano y le dio el timón a Villán, a quien secundó Oscar Romero, la dupla que más duró en este año de cambios. El 8 de abril fueron desplazados 17 altos jefes que conducían seccionales de relevancia en la ciudad, como la 2ª, 5ª, 10ª y 14ª, además de dos Inspecciones de Zona y dependencias de localidades vecinas.

Tras esa movida, a fines de julio corrió un fuerte rumor de que Villán rotaría una vez más a los jefes de comisarías para evitar un “achanchamiento”. Cuando los cambios parecían inminentes y varios tenían preparados los bolsos para la mudanza, todo quedó en la nada. “Sarnaglia (quien entonces era jefe de la fuerza provincial) y Sain no quieren cambios por el momento”, fue el corrillo de pasillo dando la situación como juzgada.

Sin embargo, a fines de agosto el que se tuvo que ir fue el propio Villán en el marco de la movida que significó el desplazamiento del jefe de la policía santafesina, Víctor Sarnaglia, tras declarar como testigo en la causa por juego ilegal que investigan los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada. Al asumir Marcela Chimenti como nueva jefa de la fuerza provincial Villán fue reemplazado por Daniel Acosta, cuyas funciones en Rosario terminaron ayer.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS