Rusia 2018

Viaje a la casa de la selección en Rusia

Ovación recorrió el centro de entrenamiento de Bronnitsy, una bucólica localidad ubicada a 50 kilómetros de la imponente Moscú, que hoy espera la llegada del equipo de Sampaoli para cobijarlo durante su estadía mundialista.

Sábado 09 de Junio de 2018

El primer impacto ya invita a la contemplación. Sencillamente porque no va de la mano con el ejercicio del entendimiento. Es que causa un enorme contraste visual llegar a Bronnitsy, la casa que desde esta noche cobijará los sueños de la selección argentina durante su estadía en el Mundial 2018, y observar que esta localidad toma distancia de la cautivante Moscú. Es cierto, apenas las separan 50 kilómetros de distancia, pero están muy alejadas desde sus construcciones, calles y rutinas. La capital de Rusia se pierde en la inmensidad con relación al Bronnitsy Training Center, este paraje detenido en el tiempo que ya está preparado para recibir nada menos que la renovada ilusión de Messi por conquistar esa Copa del Mundo que tanto lo desvela.

   El enviado de Ovación y los colegas del diario Olé pudieron ingresar ayer al predio antes del arribo del grueso de la delegación argentina, que hoy viajará en chárter desde Barcelona hasta el aeropuerto internacional de Domodédovo, y comprobar in situ que la logística ocupó un lugar tan preponderante en la cabeza de Jorge Sampaoli como los planteos de juego. Por eso el búnker de la selección se encuentra a media hora con el ómnibus que trasladará al plantel de una de las tres aeroestaciones que tiene Moscú. La idea que ganó la pulseada fue estar en un lugar que se transforme en una vía de escape rápida para cuando la selección tenga que viajar a otras sedes a disputar los partidos del grupo D, en Nizhni ante Croacia y en San Petersburgo contra Nigeria.

   También ayudó en la elección que Bronnitsy le huye al bullicio y prácticamente no tiene un atractivo turístico más allá de sus plazas, bancos, cafés y un pequeño centro comercial. Algunas joyerías y fábricas textiles son el sostén económico de este poblado de más de 20 mil habitantes. Además, los que la caminaron cuentan que nada altera el sosiego de un lugar que supo sortear los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y fue la región más lejana del avance de Napoleón tras la caída de Moscú.

Eso sí, ofrece un aislamiento pocas veces visto. Y mucha, pero mucha seguridad. Para entrar no sólo los guardias rusos revisan a los periodistas de los pies hasta la cabeza, sino que les retienen durante un buen rato el pasaporte con la visa laboral que se necesita para ingresar al país. También miran con detenimiento la foto que tienen pegada en la credencial que les otorgó la Fifa para realizar la cobertura del Mundial. Obviamente que todo se complica por la barrera inquebrantable del idioma. En Rusia, los agentes policiales hablan sólo en ruso y sobre todo en estas localidades que están en el medio de la nada. Encima, tampoco se preocupan demasiado por entender si alguien les pronuncia alguna palabra en inglés. A veces ni los gestos logran normalizar algunas situaciones. Lo más aconsejable es recurrir al traductor de Google, aunque se corre serio riesgo de que cualquier integrante de las fuerzas policiales rusas se ponga de mal humor y enseguida prohíba la entrada al lugar.

rusia2.jpg


   Por suerte no fue el caso y Ovación pudo caminar por el hogar de la selección durante el Mundial de Rusia. Si algo quedó claro en la recorrida fue que el centro Bronnitsy tiene como prioridad crear las condiciones de vida y preparación más beneficiosas y confortables para que el plantel pueda dar el máximo en lo futbolístico. El equipo de Jorge Sampaoli tendrá cubiertas todas esas necesidades. La concentración está rodeada por agua, ya que está encerrada entre el lago Belskoe y el río Moscú. Es que durante el año los equipos nacionales rusos de remo y kayak suelen utilizar sus instalaciones.

   Es un complejo de alto entrenamiento estatal que la delegación argentina ocupará en exclusividad. Se invirtieron cerca de 2 millones de euros entre las mejoras que se le hicieron y el dinero fue solventado por el estado ruso y la AFA. Todo para que, especialmente, Messi pueda gozar de toda la privacidad del mundo y también disfrute de un entorno despejado, con habitaciones ambientadas y cuadros de los jugadores posando como gladiadores. Hay leyendas en las paredes que persiguen nunca bajar la guardia. Por eso se lee una gigantografía en la sala de juegos con la siguiente inscripción en celeste y blanco: "Hoy celebramos como familia".

   En el mismo sitio para la recreación se observan varias mesas de ping-pong, un aro para practicar básquet, una bolsa de boxeo para descargar nervios y transpirar de lo lindo, una cancha para despuntar el vicio del fútbol-tenis y hasta un pelotero para los hijos de los jugadores para cuando reciban la visita de sus familias. También el cuerpo técnico hizo colocar en el medio de la sala una pantalla gigante para que el grupo mire todo junto los diferentes partidos del Mundial.

   Hay un comedor como si fuera el que está en el predio de la AFA en Ezeiza, un centro de salud equipado con un resonador magnético y una cámara hiperbárica, sala de conferencias, gimnasios, piscina, dos jacuzzis, tres saunas y un sector de relajación con un par de sillones antiestrés.

   Obviamente el césped de las canchas en las que Sampaoli buscará automatizar movimientos y mover piezas para buscar la puesta a punto futbolística es un verdadero billar. Hasta tribunas tiene para cuando la prensa pueda presenciar los entrenamientos y unos vestuarios de lujo, cada uno con sus lockers con la camiseta y el número del jugador al que corresponden.

   Esta noche, cuando la selección argentina ya esté instalada en tierras moscovitas, Bronnitsy será un pedazo más de esa ilusión que tiene todo un país por ver a Messi levantando la Copa del Mundo. Si algo se respira en este lugar es un clima sin perturbaciones ni desenfoques. Justo lo que necesita Leo y el equipo para provocar la revolución en un país que es casi un continente, incluso hasta después de la desintegración de la Unión Soviética.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario