Newell's

Una década llena de entrenadores

Desde 2009 hasta el presente pasaron por el club 19 nombres, el 90 por ciento con pasado leproso.

Viernes 21 de Diciembre de 2018

Hablar de proyectos en el fútbol argentino es una utopía, al menos eso sucede en la gran mayoría de las instituciones. Newell's no está ajeno a esa realidad donde los resultados llevan a no tener paciencia con los entrenadores y salir a la búsqueda del salvador del momento. Tal es así que de los últimos diez años, con la llegada de la tan llamada democracia tras la salida de Eduardo López hubo diecinueve entrenadores que se sentaron en el banco de suplentes contando los interinatos (Juan Vojvoda estuvo dos veces). Es decir, que el promedio es de casi dos entrenadores por año. Una cifra por demás de alta y que refleja lo dicho en la introducción: no existen los proyectos.

Otro dato distintivo durante esta última década es que en el noventa por ciento de los casos la dirigencia recurrió a la búsqueda de entrenadores con pasado leproso y que conocieran a la institución. Sólo en dos ocasiones apostó por técnicos que nada tenían que ver con la Lepra, fue cuando contrató a Diego Cagna en 2011 y Omar De Felippe en el presente año. El final de ambos es conocido. Por supuesto que con aquellos que conocen al dedillo lo que es Ñuls la gran mayoría también resbaló, salvo contadas excepciones como una parte de la estadía de Roberto Sensini en el inicio de la década y Gerardo Martino, quien dejó una marca difícil de igualar durante este tiempo, con el título de 2013.

A lo largo de estos años se mencionaron como candidatos todo tipo de técnicos, con distintos estilos, propuestas de juego y que incluso estaban lejos del famoso paladar leproso. Pero la dirigencia al final fue optando por la línea de nombres con pasado en la entidad y en algunos casos con debutantes a los que les pesó la responsabilidad de conducir al primer equipo más allá del apellido que portan. Uno de los ejemplos claros es el de Lucas Bernardi, un ídolo para los hinchas como jugador pero que se tuvo que ir tras la derrota en un clásico.

Dentro del combo de DT's que estuvieron en el club se recuerda el paso de Gustavo Raggio, quien fue elegido por la dirigencia de ese momento en 2014 después de dos meses de búsqueda de entrenadores. En esas largas semanas de negociaciones con apellidos de todo tipo y al no acordar con ninguno de ellos el presidente Guillermo Lorente junto a sus pares de comisión directiva optaron por darle la oportunidad a Carozo. Lo llamativo en aquel momento fue que sonaron candidatos como Diego Cocca (que también sonó en este tiempo), Sergio Markarian, Américo Gallego, Angel Hoyos y hasta el Turco Omar Asad, quien llegó a Rosario para firmar el contrato pero los hinchas lo bajaron por las redes sociales después de que se viralizara un video donde hablaba del canalla.

Hoy Newell's transita nuevamente por el camino de la búsqueda. Desde la renuncia de Omar De Felippe el 25 de noviembre cuando cayó en Mar del Plata frente a Aldosivi los directivos comenzaron a analizar a los posibles sucesores mientras le dieron el interinato a Héctor Bidoglio. Se está por cumplir un mes desde entonces y después de que hubo sondeos y negociaciones por Eduardo Domínguez, Mariano Soso y Diego Cocca, entre otros, hoy todas las fichas siguen puestas en la figura de Fernando Gamboa. Justamente un nombre que se fue en el inicio de esta década por diferencias irreconciliables con Eduardo Bermúdez, hoy presidente del club aunque relegado en sus funciones. Pero en el fútbol, con una cuota de hipocresía e intereses, todo puede suceder y lo que antes era un imposible ahora puede transformarse en posible.

Diecinueve técnicos (contando los dos interinatos de Vojvoda) se sentaron en el banco de suplentes rojinegro en los últimos diez años y ahora Newell's va por el número veinte. Una cifra importante que refleja una vez más que los proyectos siempre están en un segundo plano.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});