Newell's

"Si nos pasa algo, es culpa de Pullaro", dijo la joven que denunció al vice de Newell's

La hermana del menor involucrado lamentó que la policía difunda sus datos personales.

Miércoles 03 de Abril de 2019

Lucila C. es la hermana del chico que el sábado a la noche mantuvo un altercado con el vicepresidente de Newell's, Cristian D'Amico. Hoy contó que esa noche llamaron al 911 para hacer la denuncia y el patrullero en vez de ir a su casa -viven en un country privado- fue a la del directivo rojinegro. La situación le despertó sospechas y le hizo temer ser víctima de represalias.
"Si nos pasa algo, a nosotros o nuestra familia la responsabilidad es de (ministro de Seguridad, Maximiliano) Pullaro", afirmó la joven, en declaraciones al programa "Zysman 830" de La Ocho.
El sábado pasado a la noche, ambos decidieron acercarse a la comisaría 23ª para efectuar una denuncia contra el dirigente leproso por amenazas. "La denuncia se hizo pública y la hicimos por protección, lo que pasó es lo que dice ahí: hubo una chicana, un empujón, después hubo amenazas, él vino a mi casa, hubo más amenazas. Entonces pido disculpas, no me las acepta y se va", relató
"Todo lo que hago es para proteger a mi hermano que es menor, estamos indignados con la policía y con la seguridad del barrio
Lucila especificó lo que su hermano aseguró haberle dicho a D'amico. "Fue una chicana, ni siquiera lo insultó, le dijo algo así como 'por qué no volvés a Paraguay con los tres muertos que trajiste'", puntualizó.
"Entonces fue cuando D'amico vino a mi casa dijo amenazas contra mi papá que no estaba ahí, contra mi hermano y a mi me dijo que cuidara a mi hermano. Yo no había dicho nada, le pedí disculpas y no las aceptó. Es confuso lo que dice después que con 'unas disculpas se arreglaba todo'", agregó.
Lucila explicó que decidió hablar en los medios como una forma de contención. "Todo lo que hago es para proteger a mi hermano que es menor, por eso no hablamos antes con nadie, la verdad es que estamos indignados con la policía y con la seguridad del barrio", aseguró.
Y recordó lo que sucedió inmediatamente después del incidente. "Es cuando mi hermano me explica lo que pasó, llamó al 911 y viene un patrullero, pero desde el ingreso me llaman y me dicen que tenemos que autorizar el ingreso del patrullero, pasaron 20 minutos y no llegaba. Salimos a la puerta y vemos que la policía estaba en la casa del denunciado, cuando era yo la que había llamado", alertó.
"En ese instante, tres policías hombres se acercan, no se presentan nada, y nos dicen: 'Chicos no les va a convenir hacer la denuncia'. Nos empiezan a persuadir para que no sigamos el tema, que iba a tener problemas mi hermano porque es él quién la empezó, que íbamos a estar en la comisaría hasta las 6 de la mañana hasta que llegue el fiscal -en Funes no hay Fiscalía-", relató.
Y siguió: "Nos ofrecieron firmar un formulario como que se trató de un desentendido entre los vecinos y que no pasó a mayores, dije 'Vamos a tranquilizarnos, lo firmamos'. Pero mi hermano quería hacer la denuncia y entonces fuimos a la comisaría".
"Lo que nos llevó a hablar ahora públicamente es que el lunes a la noche dos medios de comunicación publican el nombre y apellido de mi hermano y ahí es cuando se empiezan a violentar sus derechos, se puede averiguar a qué colegio va mi hermano, a qué sector de la cancha va y lo pueden ir a apretar, en donde trabajan mis papás, estamos muy asustados, toda la familia está con miedo", admitió.
"Lo hago público porque cualquier cosa que nos pase a mi o a mi familia lo hago responsable a Pullaro, será culpa de él, porque la policía en vez de dedicarse a cuidar a la gente cuando hace una denuncia, va y vende los datos, me hablaron de diez programas a mi teléfono que estaba en la denuncia, además de que llegó antes a los medios que al fiscal", lamentó.
Réplica
El lunes por la noche, D'Amico aseguró que las supuestas amenazas hacia la familia de un adolescente de 15 años se trataron de una "difamación", que se "potencia por el cargo" que ejerce en Newell's.
D'Amico dijo que tomó "conocimiento" a través de los medios "que existiría una denuncia penal" en su contra "por supuestas amenazas", causa de la cual no fue notificado ni citado por autoridad competente. "De haber sido formulada una denuncia en los términos en los que trascendió, se trataría de una grave falsedad, ya que fui víctima de amenazas y agresiones que se me atribuyen", dijo.
"El 30 de marzo a la noche cuando ingresaba mi vehículo a mi domicilio junto a mi esposa y un amigo, fui abordado por tres personas reclamándome amenazantemente por la situación deportiva del club. Ante esto, el estado de alerta en el que convivo tras sufrir reiterados atentados y amenazas, con escasa luz y ante agresores de contextura física considerable, sentí temor por mí y mi familia. Pese a hacerles saber que llamaría a seguridad persistieron las agresiones, pudiendo reconocer a un vecino como el más violento que vive cerca de mi domicilio y quien al verse reconocido se retiró con sus acompañantes", indicó.
"Pese a lo grave de los hechos, opté por acercarme a hablar con sus padres y ponerlos en conocimiento de la inconducta de su hijo en lugar de formular una denuncia. Al llamar a la puerta fui atendido por una mujer, que se identificó como hermana del agresor, me informó que sus padres no se encontraban, por lo que le comenté la situación para que se las transmita y evitar problemas de convivencia entre vecinos. Sin embargo, cuando me retiraba del domicilio fui nuevamente agredido, continuando mi marcha sin contestar las provocaciones a la espera del llamado de sus padres", afirmó.
Finalmente, sostuvo: "Lamento que en vez de disculparse y contener y controlar a su hijo para resolver pacíficamente mi reclamo avalaron esa conducta impropia, violenta y falsa de sus hijos, por lo que me veo obligado a ejercer acciones legales por los daños y perjuicios que tal difamación calumniosa me genera".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});