Ovación

Por ahora, Central jugaría sin público el primer partido de la Copa Libertadores

La Confederación Sudamericana de Fútbol postergó la decisión de levantarle la pena a Rosario Central para disputar con gente el partido ante Nacional por la Copa.

Martes 26 de Enero de 2016

No fue la noticia que esperaba Central. Es que todos estaban esperanzados en que ayer la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) le levantara la pena y decretara la amnistía para que el equipo de Coudet debute por la Copa Libertadores el próximo 25 de febrero ante Nacional de Montevideo con público en el Gigante. Pero eso no ocurrió. Porque la Conmebol decidió postergar el tratamiento de esta cuestión puntual y estirar la posibilidad del perdón para aquellos clubes y jugadores que en su momento fueron sancionados.

Planteado así el nuevo escenario, ahora Central deberá aguardar la creación de una comisión ad hoc por parte del comité ejecutivo para saber si en la próxima reunión, que sería dentro de 10 o 15 días, se decide levantar la pena de una fecha que pesa sobre Central y hacer borrón y cuenta nueva o bajarle la pena a Boca, que fue sancionado con ocho partidos de suspensión para jugar sin gente luego del bochornoso superclásico copero del gas pimienta el año pasado (ver página 6 y 7).

Pero volviendo al tema Central, según pudo averiguar Ovación, la moción que plantea la creación de una comisión que estudiará los argumentos legales del pedido de amnistía fue presentada por la Asociación Uruguaya de Fútbol y apoyada por unanimidad por el resto de los dirigentes sudamericanos. Por eso el congreso extraordinario de la Conmebol no se expidió ayer sobre este tema que estaba en el punto 9 en el orden del día.

Si bien esta decisión de los asambleístas contó con el auxilio de la aprobación, también hay que decir que si a Central no le levantaron la pena fue porque otros dirigentes de peso (principalmente de clubes brasileños y uruguayos) apelaron a una estrategia de acción rápida para llevar agua para su molino.

En ese sentido, cuentan que el presidente de Nacional de Montevideo, José Luis Rodríguez, adoptó una posición sumamente férrea para que a Central no le permitieran jugar con público en la primera fecha del grupo 2 de la Copa. Es obvio que la moción del mandamás uruguayo persigue un objetivo deportivo, ya que Central integra la misma zona que Nacional y el debut es precisamente contra los uruguayos en el Gigante.

“Estaba todo dado para que el comité ejecutivo evaluara la situación de Central y principalmente de Boca y se expidiera a favor de una amnistía para los clubes sancionados. Pero en el caso de Central, los que trabaron la cuestión fueron los dirigentes uruguayos, principalmente de Nacional, por una cuestión lógica. Ellos enfrentan a Central el primer partido de la Copa Libertadores y no es lo mismo jugar con o sin público en el Gigante de Arroyito”, le confió a Ovación una alta fuente vinculada a la Conmebol.

El vicepresidente primero de Central, Luciano Cefaratti, también entregó una mirada sobre esta situación: “Hoy somos pesimistas con respecto a la posibilidad de jugar con público contra Nacional en el Gigante. En Central estábamos ilusionados con que saliera una anmistía, pero entendemos que la cuestión ahora no es tan fácil como en un primer momento. A Boca también le pasa lo mismo y Central está atado a lo que ocurra con Boca. Si de los ocho partidos que tienen como sanción le bajan a dos, ahí es posible que le perdonen la fecha a Central. Igual hay que esperar. Esto se va resolver dentro de los próximos 10 días”, explicó el dirigente canalla.

Sosa entrenó, pero aún no firmó

Sebastián Sosa practicó ayer de nuevo como flamante jugador de Central, pero el arquero aún no firmó el contrato que lo unirá por una temporada a los canallas.

Con relación a la resolución de esta cuestión, desde la dirigencia informaron que no hay ningún inconveniente para poner el gancho en el acuerdo y que la gestión se demoró simplemente porque “recién mañana (hoy) estará el representante en Rosario y ahí arreglaremos todo el papelerío correspondiente”.

Mientras tanto, el arquero uruguayo se entrena a la par de sus compañeros en el country de Arroyo Seco. Quiere recuperar el tiempo que perdió para ponerse a punto en lo físico.  Es que entre viajes y otras yerbas, la desvinculación de Mineros de México se dilató más de la cuenta. No obstante, el propio jugador declaró en una nota con Ovación que “ya está en condiciones para atajar si Coudet así lo decide”.  

En tanto, en lo referente a la cuestión futbolística, el plantel se prepara para el amistoso que afrontará el próximo viernes en el Gigante de Arroyito contra Cerro de Montevideo. Como el encuentro tendrá un tinte más serio y será ante el público canalla, la idea de Coudet es poner a la formación que tiene en mente para debutar el fin de semana del 7 de febrero por el torneo local contra Godoy Cruz, en Arroyito. Será el reencuentro del equipo con el hincha de Central tras el partido contra Boca (triunfo 3 a 1) por la última fecha del torneo pasado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario