Newell's

"Nunca me doy por vencido", admitió De Felippe

El DT tuvo una jugosa charla con Ovación. Habló de lo que pretende del equipo, su objetivo al frente de Newell's y el legado que le dejó haber estado en la guerra de Malvinas.

Miércoles 14 de Marzo de 2018

"A los jugadores les pedimos compromiso con el compañero y con la camiseta", le confió ayer a la tarde Omar De Felippe a Ovación, en una charla íntima que se desarrolló en el lobby del hotel donde está alojado en Rosario. Claro que está satisfecho con la victoria que logró en su debut como técnico de Newell's el lunes por la noche ante San Martín de San Juan, pero ya está focalizado en el próximo escollo, que será la vista del sábado a Argentinos en La Paternal. Cordial, frontal y convencido de cada palabra que salió de su boca, el flamante DT rojinegro desarrolló con claridad su ideario futbolístico, pero también desde el absoluto respeto y sentimiento más genuino no esquivó las preguntas sobre su participación heroica como soldado en la guerra de Malvinas. Sus objetivos en el club del Parque, el funcionamiento que pretende de su equipo y el potencial que tiene el plantel fueron los ejes de una charla a fondo que sirve de carta de presentación para la persona que hoy lleva las riendas futbolísticas rojinegras. Ya aprobó el primer examen y ahora va por más.


   Remarcando el absoluto respeto que le genera hablar de lo significó la guerra de Malvinas, De Felippe enfocó su vida siempre para adelante, pero jamás se olvida de las enseñanzas que le dejó ese momento durísimo que le tocó atravesar junto a sus compañeros. "Está claro que el fútbol no tiene nada que ver con la guerra. Pero es obvio que hay cosas que me hicieron crecer como persona y quizás hay algo que me pasa y es sentir que siempre hay una posibilidad de mejorar. Yo nunca me doy por vencido y cuando tengo la posibilidad trato de entregar todo. Y eso es lo que tratamos de transmitirle a los jugadores. No todo va a estar mal siempre. Hay que tratar de animarse y enfrentar la vida. Es como cualquier persona que sale a laburar a la mañana. Todos los días hay que tratar de crecer y ser un poco mejor y no tenerles miedo a los desafíos. Después las cosas podrán salir bien o mal, pero con compromiso y responsabilidad hay que enfrentar la cosas de la vida. Y el fútbol es parte de la vida", expresó a con el sentimiento a flor de piel el actual DT leproso.


El martes pasado entraste al vestuario de Newell's por primera vez. El equipo hacía cinco partidos que no ganaba, ¿qué le dijiste al grupo para tratar de encontrar una reacción rápida?


Uno trata de meterse rápido en el grupo. Esto es fundamental. Este cuerpo técnico tiene la dinámica de estar mucho con el jugador y charlar. De ver qué les pasa. Es muy importante volcar enseguida lo que uno pretende del jugador. Uno les tiene que dar herramientas para que adquieran la seguridad de lo que pueden rendir. Acá hay un plantel de buenos jugadores y es real que a veces las cosas no salen bien y los resultados no llegan.


¿Cuál es la fórmula, en el caso de que la haya, para llegarle lo antes posible al jugador con lo que pretendés del equipo?


No creo que no haya una fórmula. Nosotros somos muy sencillos y naturales. El jugador debe estar abierto a querer incorporar conceptos y a empezar un cambio. Porque si las cosas no vienen bien uno debe abrirse y empezar a confiar en uno mismo y en la propuesta que puede traer la gente nueva. Es así. Si se crea la química que uno propone como DT y ellos incorporan los conceptos seguramente la cosa se va a alivianar y por ahí el equipo aparece rápido y llegan los buenos resultados.
Cuando un equipo cambia técnico es generalmente porque las cosas no vienen bien. ¿Por qué aceptaste el desafío de dirigir a Newell's en este momento en el que los resultados no se daban?
Porque es un club grande. Que ha tenido técnicos y jugadores de una jerarquía tremenda. Hoy está en un momento que no es el ideal, pero nos gustan estos desafíos en este tipo de clubes. El lunes estábamos en el banco del estadio y ver el final del partido y la cantidad de gente alentando era algo conmovedor. Las veces que vine acá siempre fue una cancha difícil y nos sedujo la propuesta de llegar a Newell's. Tenemos confianza que entre todos podemos revertir la situación.


¿Qué fue lo más te gustó del debut ante los sanjuaninos y en qué faceta tomaste nota para corregir defectos?


Creo que los chicos pusieron todo. Lo que más me gustó es que se comprometieron. Pedimos compromiso con el compañero y con la camiseta. Logramos hacer un partido aceptable. Seguro que hay cuestiones a mejorar, pero cómo venía el equipo y cómo estaba la situación uno debe entender que todo junto no se puede hacer en el primer partido. En el orden de prioridades era importante ganar para que todos se relajen un poco y los chicos empiecen a adquirir confianza. Sin resultados es difícil recuperar la confianza.

En el primer partido tuvieron varias situaciones de gol, con pasajes de mucha dinámica, ¿eso fue lo que les pediste a los jugadores?

Me gustaba lo que estaban haciendo antes, pero tratamos de hablar de ser un poquito más verticales. Por ahí en algunos partidos vi que al equipo le costaba encontrar espacios, como ante Temperley. Sin cambio de ritmo se hace difícil sorprender. Nosotros hicimos mucho hincapié en tratar bien la pelota, veo que hay buen pie y nos faltaba el cambio de ritmo para sorprender al adversario porque cuando se acomoda es muy difícil entrarle.

No siempre coincidían en cancha Héctor Fértoli y Joaquín Torres. ¿Te gusta que estén los dos juntos?

Son dos jugadores muy rápidos por afuera. Creo que jugaron bien ante San Martín y esperemos que lo sigan haciendo de visitante. Ojalá que los chicos tengan confianza para poder ser importantes en el partido.
Brian Sarmiento es un jugador de muy buen técnica, de gran visión de juego y es hincha fanático de Newell's. Pero desde que llegó al club aún no pudo rendir al máximo.
¿Cómo se le habla y qué se le pide para tratar de que haga pesar sus condiciones?
Que confíe en su potencial. Que no trate de asumir toda la responsabilidad él. Porque a veces uno quiere hacer todo. Tiene que tener más calma, estar tranquilo y confiar en las condiciones que tiene. Ayer jugó los 90 minutos. Hoy (por ayer) lo cargaba porque hizo muchos metros, la verdad es que corrió mucho y seguramente irá generando la confianza que necesita.

El sábado al mediodía juegan ante Argentinos en La Paternal, ¿cómo imaginás el partido?

Es un horario raro. Esperemos que el clima no sea tan agobiante. Es un partido complicado en una cancha reducida. Hay que tener buen control de la pelota y siempre ir por los costados. Se llega muy rápido a los arcos. Las pelotas paradas son inmediatas y los saques laterales llegan adentro del área. Es bueno que el rival proponga, pero hay que tener precauciones porque son rápidos por afuera. Ellos están en un buen momento, pero iremos a tratar de imponer nuestra idea de juego.

Los periodistas hablamos de técnicos ofensivos, defensivos, tacticistas o que le dan mucha relevancia a la inventiva de los jugadores. ¿En qué casillero te ubicás?

De todo un poco. Es un equipo que cuando no tiene la pelota tienen que marcar los diez y defender al arquero. Cuando tenemos la pelota los diez tienen que atacar desde su lugar, siempre con mucho orden. Me gusta un equipo ordenado. El lunes vi un equipo ordenado y hubo una parte del complemento en que nos desordenamos un poco y lo atribuyo a que cuando recuperábamos la pelota nos apurábamos. Me gustan los equipos que manejan el partido a través del control de la pelota. Pero si no sos inteligente para saber cuándo acelerar te volvés monótono y quedás abierto y te pueden lastimar.
Está de moda el concepto de ser vertical, ¿qué pretendés de tu equipo?
Hay que saber dónde elaborás y dónde sos vertical. Si te la pasás elaborando hasta la puerta del área rival le das todo el tiempo al adversario para que se agrupe. Y así te roba, te ataca y les dejás muchos espacios. Por eso priorizamos el orden y saber tener un cambio de ritmo para finalizar la jugada. Si jugamos siempre al mismo ritmo es muy complicado. Hay una tendencia muy linda de que todos intentan salir jugando de abajo que a mí me encanta, pero si hacés siempre lo mismo ya te agarran la mano y hoy todo el mundo te conoce.

Delanteros de punta no te sobran. Está sólo Luis Leal. ¿Esto te condiciona para armar el equipo?

Mientras esté Leal no me condiciona. Cuando no esté veremos qué alternativas buscamos. Jugaremos con un nueve falso. Algo vamos a inventar para encontrar las variantes.
En el 2012 llegó el Tata Martino y desde que se fue vinieron al club todos entrenadores del riñón rojinegro.
¿Te sorprendió que te hayan llamado a vos, ya que no tenés ninguna ligazón anterior con la entidad?
Quizás sí. La historia de Newell's tiene que ver con muchos técnicos que fueron ex jugadores. Tal vez sea un pequeño período que nos toque a nosotros cortar esta racha. Lo tomamos de la mejor manera. Es una linda oportunidad estar en este club. Siempre asumimos los desafíos con mucho compromiso y responsabilidad y nos sentimos hinchas desde el primer día. Tal vez no somos hinchas como los muchachos que estuvieron antes, pero valoramos muchísimo nuestro trabajo y tratamos de hacer las cosas siempre de la mejor manera.

¿Cómo ves la realidad del fútbol argentino y con un torneo de 28 equipos?


Me gustaría que sea de menos equipos. Eran más emocionantes los otros torneos, pero hay que jugar lo que está ahora. El fútbol argentino es muy difícil, cualquier equipo le gana a cualquiera. Y hay que entender que cada vez la brecha entre los clubes por la cuestión económica crece más. Cuando no tenés plata hay que buscar alternativas y estar atentos.

Si bien están abocados a las fechas que restan de la Superliga también tu cuerpo técnico ya debe estar enfocado en el certamen que viene en cuanto al armado del plantel.

En realidad estamos enfocados en el hoy. En lo que tenemos en el plantel y en los chicos de divisiones inferiores. Tengo que hablar con los técnicos de inferiores en los próximos días. Hay que ver qué hay en la casa para el futuro. Primero miramos lo de adentro y luego evaluaremos qué le hace falta al equipo.

Está la chance del retorno de Maxi Rodríguez, ¿te gustaría tenerlo en el plantel?

Seguro. Son jugadores especiales. Tienen una gran identificación con la institución. Este tipo de jugadores es necesario tenerlos en el club porque son espejos para los chicos. Siempre están predispuestos a ayudar al compañero.

¿Cómo te trató Rosario en estos primeros días?

Bien. No salgo demasiado. Algunos me dicen que tenga cuidado, pero a mí me gusta andar. Es una ciudad hermosa, al margen de cómo se viva el fútbol. Todavía me estoy acomodando. A mí la gente siempre me respeta en todos los lugares que voy.

Sabés que el clásico rosarino es un partido especial, ¿te gustaría vivirlo desde adentro?

Obviamente. Sabemos lo que significa al margen de no haberlo jugado ni dirigido aún. Hoy la prioridad es tratar de ir mejorando el equipo y seguramente cuando llegue el clásico el próximo semestre ojalá que estemos bien y lo podamos ganar. Es el sueño de todo el jugador y entrenador.

¿Qué técnicos tenés como referentes?

Les copio a todos (risas). Soy un "ladrón" de ideas. No hay una persona puntual. Yo les pregunto cosas a los entrenadores. Por ejemplo cuando enfrenté al Tata del Newell's campeón le consulté algunas cosas. Creo que el tema pasa por comprometer a un grupo de jugadores atrás de una idea. Hay muchos técnicos que hacen las cosas bien. Yo trato de convencer más que obligar. Y también los técnicos aprendemos de los jugadores, más allá de que uno decide.

¿Qué objetivo te ponés en Newell's en el corto y el mediano plazo?

Hoy los desafíos en el fútbol argentino pasan por mañana. Por el partido que viene. Y a partir de arrancar bien podés ilusionarte con otras cosas. Hoy la idea es que el equipo funcione, el jugador tenga confianza y empezar a conseguir resultados. A partir de allí se ven otras cosas. Como puede ser un objetivo más ambicioso. Después se puede empezar a soñar. Claro que me gustaría pelear arriba y que el equipo sea protagonista. Esperemos lograrlo con el tiempo y con trabajo.

Te tocó participar de la guerra de Malvinas. Cuando te consultan sobre este acontecimiento preferís hablar y contar alguna vivencia o directamente optás por no tocar el tema por el recuerdo duro de un momento muy difícil?

No tengo problemas en hablar. Ya pasaron muchos años. Es algo que tuve la suerte de volver bien y poder proseguir con mi vida. No me hace mal hablar. Al contrario, uno trata de hablar en el momento justo. Es un tema que toco con mucho respeto porque hay mucha gente que quedó allá en Malvinas. Me propuse que cuando me pregunten tratar de recordar la gesta porque no tiene que quedar en el olvido. Es un poco homenajear a los que no están. Somos un país que a veces las cosas se nos pasan y nos olvidamos y hay muchos compañeros, compatriotas, que dejaron la vida por Malvinas.

Debe ser una de las experiencias más difíciles que el hombre tiene que afrontar.

Es algo que uno no le desea a nadie. Es algo muy duro que nos tocó vivir y lo llevamos con mucho orgullo. Yo actualmente estoy en contacto con muchos veteranos de guerra colaborando en lo que puedo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario