Ovación

Newell's llega así al clásico en el Coloso Marcelo Bielsa

Newell's espera el partido con la expectativa de que su juego crece de local. El déficit es el funcionamiento defensivo cuando la tiene el rival.

Domingo 22 de Agosto de 2021

Newell’s juega en el Coloso, donde su fútbol crece, encuentra la forma de llegar al gol y gana. La exigencia de esta tarde, por la clase de partido que se trata, lo obligará a refrendar su poderío frente al arco rival, elaborar jugadas en cantidad y calidad, y corregir la floja recuperación y la marca que tiene en mitad de cancha y en defensa. Las siguientes son las cualidades, defectos e interrogantes con los que llega al clásico:

Las virtudes

Newell’s es sinónimo de gol en el Coloso. Juegue bien, regular o mal, siempre convierte. Llega con ese poder ofensivo para enfrentar a Central. Los hizo de todas las maneras, de balón en movimiento, de pelota parada, y de corta y larga distancia. Tiene variedad de recursos y siempre prioriza la mirada en el arco de enfrente.

  En la segunda etapa fue más efectivo. Durante ese período anotó siete de los ocho goles del torneo, de los cuales 4 fueron en el cuarto de hora que comprende entre el minuto 60 y el 75.

  Ignacio Scocco luce mejor que la temporada pasada y, como Nicolás Castro, pudo señalar en dos ocasiones. Hoy puede saldar la deuda de no anotar en los clásicos.

  Un hecho positivo es que no depende de un futbolista para hacer goles. Se reparten entre Scocco, Castro, Cristaldo, Garro, Giani y Compagnucci. Hasta ahora no interrumpió la racha goleadora en el Parque, aunque es un llamado de atención que afuera todavía no anotó ninguno.

  La actitud y mentalidad ganadora que les transmite Fernando Gamboa a los futbolistas es otro aspecto a resaltar. A partir de esa postura agresiva sacó adelante varios partidos. Con eso solo no alcanza para ganar el clásico, pero es un aspecto importante. La falta de convicción en el 3-0 en el Gigante fue la mejor muestra de cuánto sirve para jugar de igual a igual.

La incógnita

Pablo Pérez es el futbolista que Fernando Gamboa esperó que se repusiera para el clásico. Es uno de sus titulares y un desgarro lo marginó en las primeras cinco fechas del torneo, reapareciendo la jornada pasada. El entrenador lo incluyó en los minutos finales para que vaya adquiriendo ritmo de competencia. La falta de fútbol es el gran interrogante sobre cómo responderá esta tarde.

   La contención del medio es uno de los puntos flojos del equipo y entre el tiempo que permaneció inactivo y un despliegue que ya no es el mismo a otras etapas de su carrera, algo lógico a su edad, surge la duda si Central no tendrá ventaja en ese sector cuando traslade la pelota.

  Clase tiene el volante para administrar los tiempos, ser el receptor del pase de salida y distribuirla. La capacidad para hacer lo justo y conveniente es un salto de calidad que tendrá con su presencia Newell’s, que por momentos cuenta solo con el manejo de Nicolás Castro para la elaboración de jugadas.

  En un partido en el que las pulsaciones se aceleran, el otro desafío de Pérez es controlar el temperamento. Las reacciones desmedidas pueden ser un costo alto.

La esperanza

Si existe un futbolista que por condiciones se espera que sea desequilibrante en el clásico, ese es Nicolás Castro. Más allá de los altibajos que muestra de un partido a otro, el nivel que tenga hoy será clave. El fútbol de Newell’s depende en buena medida de sus gambetas, cambios de frente, habilitaciones y pegada en la pelota parada o para buscar el arco, la mayoría de las veces desde media o larga distancia.

7847656.jpg.thumb.jpg
El creativo. Nicolás Castro es el generador del fútbol rojinegro. Se anima a patear seguido desde afuera y de esa manera convirtió dos goles.

El creativo. Nicolás Castro es el generador del fútbol rojinegro. Se anima a patear seguido desde afuera y de esa manera convirtió dos goles.

  Es el creativo del equipo y el jugador apto para desnivelar en un partido donde, en ocasiones, la preocupación por no darle libertad a los rivales lleva a que no abunden los espacios libres.

  Los números ratifican su importancia. Es el que más goles anotó de Newell’s en el torneo, con 2, los mismos que Ignacio Scocco. Y el de mayor cantidad de asistencias en la lepra, con 3, al igual que Justo Giani.

  Nunca deja de pedirla, de mostrarse para recibirla. Sus movimientos siempre son hacia adelante. Cumple el rol que Gamboa necesita para que Newell’s sea el conjunto ofensivo que quiere, tanto para ganar hoy el clásico como para cada presentación.

  Su duelo esta tarde será con Emmanuel Ojeda, aunque también tendrá cerca a Diego Zabala para marcarlo. Si consigue liberarse de ellos, después dependerá de que sea muy preciso cerca del área canalla.

La inseguridad

Si Newell’s sigue sin ofrecer resistencia sin la pelota, le dará una gran ventaja a Central. Las coberturas y el retroceso fueron hasta acá una de las principales fallas. Se trata de una responsabilidad colectiva, pero con mayores obligaciones en puestos claves, en el medio y en el fondo.

  La obstrucción en el medio es un déficit y no en vano Gamboa esperó hasta último momento para saber si contaba con Julián Fernández. El batallador mediocampista no está en forma física y en ese puesto entonces jugaría Juan Sforza, que no termina de afirmarse tapando huecos, o Jerónimo Cacciabue, que no es cinco y quizás hoy se pare como un doble cinco, función que sí conoce, junto a Pablo Pérez, cuya inactividad en principio tampoco sumará mucho para la recuperación.

7847665.jpg.thumb.jpg
Sin contención. Juan Sforza no termina de asentarse como volante central y el equipo le presenta pocos obstáculos al rival en el medio.

Sin contención. Juan Sforza no termina de asentarse como volante central y el equipo le presenta pocos obstáculos al rival en el medio.

  El otro foco de atención está puesto en el rendimiento de los zagueros. Cristian Lema y Facundo Mansilla son discontinuos en la marca hombre a hombre. Ganan y pierden con la misma frecuencia. Ambos se deberán debatir indistintamente con Marco Ruben y no existe margen para que se les despegue, en una disputa que requiere de una fricción constante.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario