Ovación

Newell's empató sin goles con San Martín (SJ) y se despidió del Coloso sin ganar

El Apertura está a punto de despedirse y Newell’s no pudo ni siquiera forjar un triunfo en el Coloso. El 0 a 0 con San Martín de San Juan lo dejó aturdido, cada vez más condicionado y preso de la pesadilla que creó por...

Viernes 09 de Diciembre de 2011

El Apertura está a punto de despedirse y Newell’s no pudo ni siquiera forjar un triunfo en el Coloso. El 0 a 0 con San Martín de San Juan lo dejó aturdido, cada vez más condicionado y preso de la pesadilla que creó por errores propios. No supo regalarse una victoria liberadora sobre el epílogo de un campeonato lacerante. La seguridad de Pocrnjic y la impericia para definir en el área rival volvieron a transformarse en los dolorosos argumentos de sentencia. Es que este equipo repitió sistemáticamente sus fallas y nunca pudo dejar atrás sus vicios de origen. Siempre se mostró atado a las limitaciones que se fueron generando con gritos atragantados, refuerzos apagados, rachas adversas y procesos que se deshilacharon abruptamente.

  Los brazos en alto de los jugadores en el saludo final mostraron manos vacías y sueños rotos. Y la sensación de impotencia quedó impregnada en el Parque. En cada presentación Newell’s no supo encontrar soluciones y encima multiplicó preguntas incómodas. Cada partido, cada decisión, cada conferencia, cada renuncia, fueron pasos en falso hacia el desconcierto. Y en ese escenario terminan el año todos mezclados. Los dirigentes, Torrente, Cagna y los jugadores son responsables de una pésima temporada que pone al equipo a jugar a la ruleta rusa contra el destino y la calculadora.

  Si bien resta un duelo (el lunes con Lanús), este torneo fue una auténtica frustración, una pesada mochila que lastima el orgullo y nubla el horizonte cercano. Y el encuentro con los sanjuaninos fue una muestra más de los mismos problemas de siempre. Ayer Newell’s mereció mejor suerte, otra vez, pero se topó contra las manos del arquero rival y con la falta de oficio para convertir en el arco de enfrente. Hizo los méritos y construyó las ocasiones para quedarse con algo más pero siempre se quedó en el improductivo terreno de lo potencial.

  En el primer tiempo hubo remates de larga distancia de Pablo Pérez y Sperduti. También Mateo tuvo su chance tras un tiro libre pero su toque fue contenido. Por decisión, y sobre todo por necesidad, Newell’s inclinaba la balanza pero no lo trasladaba al marcador.
  En el arranque del complemento aparecieron las más claras. Pocrnjic sacó un tiro libre de Sperduti del ángulo, tapó una entrada de Falcone en el corazón del área verdinegra y después Cristian Díaz reventó el travesaño desde lejos. En los primeros 15’ de esa etapa pasó lo más incisivo de Newell’s y después tuvo algunas más. Hasta un empujón en el área al Kichu que fue penal y Pompei decidió ignorar.

  Así fue el adiós rojinegro de local. Con otro resultado estéril. Con los dientes apretados de bronca ante tanta adversidad. Envuelto en silbidos y aplausos perdidos. Con la urgencia de un cambio que no se intuye dentro la estructura actual. Este momento no deja lugar para los débiles y reclama un giro de alto impacto. Para volver a creer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario