Central

Misma cara, mismo resultado

Central cerró la temporada de la Superliga con una derrota ante Independiente y además mostrando otra vez muy poco.

Lunes 08 de Abril de 2019

Que haya terminado la Superliga quizá fue lo mejor que le pasó. Central debe reinventarse en breve porque quedó mal parado con los promedios para arrancar la próxima temporada. Ayer volvió a ser una sombra. Fue más de lo mismo ante un Independiente que sin necesidad de apelar a nada extraño le arrancó la sonrisa de cuajo al dejarlo derrotado frente a su gente, que despidió a todos con un coro de silbidos. El canalla perdió 2 a 1 en el Gigante. Tendrá que reponerse cuanto antes porque pasado mañana se jugará gran parte de su suerte en la Libertadores ante Gremio en Brasil. Mientras que después será el turno de encarar la Copa de la Superliga, donde no tendrá margen de error.

Central cambió de técnico pero mantuvo la esencia. Se acostumbró a perder. Diego Cocca llegó hace poco pero demostró que no tiene la fórmula para cambiarle la cara al equipo. En tres presentaciones bajo su mandato, el canalla involucionó.

No llegó a ser una comparsa pero estuvo cerca de ser un cambalache. El canalla generó muy poco. Sobre todo en la primera mitad. El gol de penal convertido con clase por Néstor Ortigoza, tras una falta de Bustos a Zampedri cuando iba media hora de acción, fue un oasis en el desierto. Aunque no alcanzó a disfrutarlo prácticamente.

Porque enseguida el diablo se encendió y expuso las falencias tácticas a la hora del retroceso que acusa el equipo de Cocca. Mientras en las tribunas todos cantaban haciendo referencia al posible clásico ante la lepra por la Copa de la Superliga, paradójicamente un ex campeón con Newell's se encargó de poner en modo realidad al dueño de casa al empatar el chato partido.

Central sintió ese cachetazo inesperado. A tal punto que quedó aturdido. E Independiente aprovechó para darle la segunda estocada a la ilusión antes de ir al descanso por intermedio de un golazo de Martín Benítez. El mediapunta definió de tijera ante la impotencia de Ledesma, quien antes se había lucido al taparles los gritos a Cecilio Domínguez y Francisco Pizzini.

Cocca puso una versión light en cancha, pese a que mostró lo mejor que tiene a mano en la actualidad. Sin embargo, en ningún momento se vio un avance basado en la estrategia semanal. Todo lo contrario. Por momentos costaba descifrar a qué intentaba jugar el dueño de casa.

Al rojo le alcanzaba con muy poco para ser superior. Ariel Holan seguía a sus dirigidos parado delante del banco de suplentes y con calma porque era previsible que todo estaba encaminado hacia a la victoria. Incluso su equipo también fue más en el complemento. Y no haciendo nada extraño. Sólo esperando bien plantado en cada una de las líneas, fruto del buen trabajo semanal.

Central terminó dejando ante el diablo una pobre imagen. Como lo hizo en casi toda la Superliga. Nada es casual. Ni la baja posición que terminó ocupando en la tabla doméstica como en la de los promedios. La flojísima actuación de ayer graficó de cuerpo y alma lo que fue el equipo durante toda la temporada.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});