Ovación

Los pibes de la 74 de Central volvieron a jugar en Baigorria

Esa categoría de Rosario Central, que integraron el Kily Gonzalez, Petaco Carbonari, Pastilla Ordoñez y el Mono Gordillo, entre otros, se juntaron para despuntar un rato el vicio de pegarle a la pelota en Granadero Baigorria.

Sábado 10 de Diciembre de 2016

Con la camiseta auriazul de siempre y las mismas ganas de jugar; algunos con menos pelos, otros con canas y unos pocos con algún kilo de más. Todos con 42 años. Así se encontraron ayer en un picado y un asadazo de costillar y vacío, muy bien cocinado por Pepe Ragussa (amigo del Kily), 40 de los 41 jugadores de la categoría 74 de Rosario Central en la Ciudad Deportiva de Granadero Baigorria. Allí, como si fuera ayer, se lo vio picar y no querer perder ni a la bolita a Cristian Kily Gónzalez. Se lo vio convertir en tres oportunidades a Horacio Petaco Carbonari. Se lo vio emocionado a Diego Pastilla Ordoñez y bromear sin parar a Raúl Mono Gordillo (estos tres últimos integrantes del equipo campeón de la Conmebol de 1995). Pero el encuentro no se trató de las figuras que llegaron a primera con la camiseta canalla, sino del equipo. Por eso cada uno rescató a Diego Catalano, quien viajó especialmente 1.300 kilómetros desde Jujuy para no perderse esta cita casi religiosa. No fue el único viajero impulsado por la pasión: como cuando practicaban bajo las órdenes de la tríada conformada por Angel Landucci, Francisco Pancho Erausquin y Arnaldo Taca Serenelli, llegaron a horario y con los botines puestos desde Paraná, Venado Tuerto, Devoto (Córdoba), Colón, Villa Mugueta, Sunchales, Murphy y Villa Ocampo. Desordenados se dividieron en dos equipos y entraron 30 a la cancha. Se rieron a carcajadas, se lucieron tocando, atajando y dando buenos pases, exageraron caídas, simularon maltratos al árbitro y no llegaron a alguna que otra pelota. El partido terminó 5-4, pero fue lo que menos importó. Los pibes volvieron a jugar.

   "Tengo diez kilos de más, pero lo estoy disfrutando como cuando éramos chicos, los miro a todos y parece que fue ayer cuando jugábamos acá mismo, en las inferiores de Central", dijo Petaco, el hombre que llegó a meter goles a más de 130 kilómetros por hora con sus remates. Antes de entrar a la cancha, otro 74, Juan Pablo Carbonelli, le dio la cámara. "Sacame alguna foto que entro", le pidió Carbonelli. El Petaco miró el aparato como a un mal pase y dijo: "Ni idea cómo hago foco", pero no se rindió y empezó a sacarse selfies. Todo comenzó en enero del año pasado. Armaron el grupo de WatsApp Cat 74 RC. En el primer encuentro fueron 7, pero no se achicaron e insistieron en la convocatoria. Se reunieron cada mes en distintas localidades y ayer, como cierre del año, el escenario fue el lugar donde empezó todo cuando eran chicos: en El Pozo, la cancha de la Ciudad Deportiva. El mes próximo será en Ramallo y el anfitrión será Rubén Chávez.

   No todos siguen conectados con el fútbol como Miguel Acosta, quien entrena arqueros. Hay un médico (Ramiro Colabianchi), un psicólogo (Alejandro Cresimone), un profesor de historia (Gustavo Fenoy), uno de educación física (Víctor Alarcón) y alguien a cargo de una papelera (Pablo Diponte). "Pero las diferencias se disipan dentro de la cancha", aseguró Ignacio Nacho Anfuso. Mientras se jugaba, algunos salían y charlaban en la línea. "¿Te acordás cuando dormimos en un hospicio de huérfanos? ¿Cuántos años teníamos, 12?", se escuchaba en la charla de un sinfín de anécdotas entre Mauro Medina, Hernán Mocciaro y Carlos Mazzola. Pero aún en pleno juego, también se hablaba dentro de la cancha. En un momento se discutía acaloradamente en un área si se cobraba o no un penal, pero Diego Ordoñez y Javier Butto se abrazaban y se preguntaban qué era de sus vidas como si nada.

   En la cancha las versiones de camisetas eran variadas. Pero la que se destacó fue la de piqué de Darío Drake, quien se dedicó a rememorar la antigua indumentaria y posó para La Capital con un conjunto de campera y pantalón Penalty del 93. También lucieron todos con camisetas especiales para la ocasión y que fueron un regalo del Kily. Con esta inscripción adelante: "El mayor regalo de la vida es la amistad y nosotros la hemos recibido" y detrás cada uno tenía grabado su nombre y la leyenda "cat.74".

   "¿Te dio un tirón?, tranquilo, ahora con un porrón se nos pasa", le dijo Ordoñez a Gustavo Casadei. Y tras la broma, Pastilla reconoció estar viviendo una emoción "muy grande" por compartir "la humildad y el compañerismo de todos". Además confesó que esa misma "emoción" es la que a veces le hace difícil ir a la cancha a ver a Central. "¡Hey horrible!", "che, te caés a cada rato, ¿tenés laberinto?", "¡sacale amarilla!", "rompelo, rompelo", "ah, claro se la das al Kily, te la querés asegurar...", "¡pegale al arco, pibe!". Los gritos y las risas sonaban como los de un picadito en el barrio. "Así nos sentimos hoy, como esos pibes de hace más de 20 años. Algunos vivían en la pensión, pero entrenábamos juntos y éramos un equipo. Hoy nos encontramos en el vestuario como en esa época, nos une el amor por Central y el cariño. Esto que vivimos es inmenso", dijo el Kily, el único de esa categoría que llegó a la selección, pero que ayer, como todos, fue uno más. En la espalda la camiseta tenía estampado un 5 y el nombre Luciano. "Es el nombre de mi hijo", le aclaró a Ovación, dando cuenta de los amores que se llevan por siempre con uno.

El Kily y Petaco les pusieron el nombre a los dos equipos

Jugaron en dos equipos. El A, del Petaco y el B, del Kily. Ganó el A, 5 a 4 y ofició de árbitro un hermano de jugadores del grupo, Hernán Celebroni. La categoría 74 está integrada por Ramiro Colabianchi, Pablo Diponte, Raul Gordillo (1 gol para el B), Ariel Maidana, Diego Rodríguez, Miguel Bustos, Juan Pablo Carbonelli, Ariel Celebroni, Fabricio Zarich, Norbeto Martínez (1 gol para el A), Darío Drake, Pablo Charró, Leandro Simili (2 goles para el B), Leonardo Garzias, Ignacio Anfuso, Adrián Gau, Diego Ordoñez, Cristian Kily González, Horacio Petaco Carbonari (3 goles), Cristian Aubel, Carlos Mazzola, Miguel Acosta, Hernán Mocciaro, Cristian Tabares, Ariel Galarza, Diego Carbonell, Gustavo Celebroni, Diego Catalano, Gustavo Fenoy, Víctor Alarcón (metió el primer gol del equipo B), Javier Butto (metió el quinto gol del A), Rubén Oger, Gustavo Casadei, Hernán Moreira, Mauricio Arrieta (el único que faltó ayer), Alejandro Cresimone, Mauro Medina, Silvio Almendros, Darío Montovani, José Tomasín y Rubén Chavez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});