Central

Leo probó el equipo que será su escudo protector

Paró el once pensando en Defensa con cuatro cambios respecto a los que actuaron con Racing.

Jueves 26 de Abril de 2018

Los indicios que había entregado Leo Fernández en la práctica del martes fueron revalidados ayer. Un rato de fútbol formal fue lo que le puso algo más de claridad al equipo que el sábado el técnico canalla pondrá en cancha en un partido que puede resultar clave para su ciclo. Con la ratificación del cambio de esquema, la presencia de Néstor Ortigoza sigue siendo el dato destacado en este contexto. Además, claro, la ausencia de Fernando Zampedri, quien volvió a trabajar de manera normal. Es que la modificación del dibujo táctico contempla la apuesta por un solo punta bien definido y el nombre elegido para cumplir con esa función es el de Marco Ruben. Y en relación a las dudas que el técnico tenía sobre las bandas, al menos ayer los apuntados para iniciar fueron Maximiliano Lovera (por derecha) y Federico Carrizo. De confirmarse lo de ayer, serían cuatro los cambios en relación al equipo que arrancó contra Racing: Lovera por Camacho, Ortigoza por Maxi González, Pereyra por Fernández y Carrizo por Zampedri.

La inclusión de Ortigoza y la modificación del esquema sin dudas son los datos más salientes de esta nueva versión canalla. Seguramente una cosa tenga que ver con la otra. Es que para que el ex San Lorenzo tenga su lugar desde el inicio un nuevo formato era necesario. Al menos fue lo que siempre pensó Leo Fernández, aunque nunca lo pudo llevar a cabo porque el Gordo estuvo a punto de ser titular sólo ante Godoy Cruz, que fue el día que se resintió de la lesión antes de que inicie el encuentro. No obstante, ese día la idea era jugar con un 4-4-2 clásico.

Justamente, después de aquella mala tarde que vivió en el Gigante, a Ortigoza le llegó la hora del debut desde el primer minuto (sólo jugó un rato ante Olimpo, pero ingresando desde el banco). Y la chance le aparece justo en el partido en el que Leo Fernández se juega muchísimo.

La elección de Ortigoza tampoco se presenta descabellada. Es que uno de los mayores reproches que desde la dirigencia le hicieron al técnico y que el propio Leo Fernández reconoció es la falta de juego. El volante es precisamente uno de los más capaces en ese sentido, aunque sólo su aporte no será suficiente. Necesitará que los volantes que se muevan a su lado actúen en sintonía.

En lo que hace al cambio de esquema, puede verse como un 4-1-4-1 o bien un 4-5-1. "Depende cómo lo quieran analizar", tiró Leo Fernández al pasar después del trabajo táctico del día anterior. Es más, el DT considera que con la pelota en los pies, el equipo estará capacitado para pararse con tres delanteros. Allí será clave la labor de Lovera y Carrizo, que ayer fueron los elegidos para cubrir los extremos.

En principio, Joaquín Pereyra es quien más cerca de los centrales se parará y delante suyo (uno a cada lado) estarán Ortigoza y el Colo Gil. Más allá de los nombres, todos ellos tendrán la misión de abastecer a Ruben.

Suele suceder que los equipos que Leo Fernández pone en cancha en la práctica de fútbol es el que más tarde confirma. Igual vale el dato de que ayer hubo dos modificaciones en medio del ensayo: Washington Camacho ingresó por Lovera, mientas que el juvenil Joel López Pissano hizo lo propio por el Pachi Carrizo. Esas variantes son las que le ponen cierto grado de intriga a la formación, pero todo parece indicar que el técnico tiene todo más o menos claro para ir a Florencio Varela en busca de un resultado que le dé confianza al equipo, pero básicamente algo más de oxígeno a su ciclo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario