Ovación

La rosarina Anabel Moro se ilusiona con una final paralímpica

La nadadora viajó a Londres con una meta clara: meterse en la final de los 100 metros pecho y dar hasta lo imposible por subirse a un podio. No es arrogancia. Es trabajo y son resultados.

Miércoles 29 de Agosto de 2012

Anabel Moro viajó a los Juegos Paralímpicos de Londres con una meta clara: meterse en la final de los 100 metros pecho y dar hasta lo imposible por subirse a un podio. No es arrogancia. Es trabajo y son resultados. Es que la nadadora disminuida visual que representa a Rosario cumplimentó los últimos dos años de excelente rendimiento deportivo, que incluyeron récords parapanamericanos y superación de marcas que no pueden menos que ilusionarla para la cita que comienza hoy (ver página 14). Los de Londres, sus terceros Juegos Paralímpicos, la encuentran en un momento de maduración deportiva, óptimo para sus aspiraciones.

Anabel, de 32 años, saltará a la pileta del Aquatics Centre, en tres pruebas (ver aparte). Pero los 100 pecho son su especialidad: "El objetivo es estar en la final A de mi prueba. En Beijing hice una marca de 1.28 minuto y quedé novena, ahora llego con 1.24, así que las expectativas están y son las mejores", le contó a Ovación.

La nadadora oriunda de Salto Grande ocupa actualmente el 9º lugar del ranking mundial, aunque viene de conseguir un doble récord, lo que aumenta su confianza. En julio de este año consiguió el récord parapanamericano en el Swimming World Challenge de Montreal (Canadá), al registrar 1 minuto 24.42 segundos en la eliminatoria de 100 pecho. Así se rompió su marca de 2011, cuando en el mismo certamen y en la misma prueba marcó 1 minuto 25.06. Entonces dejó de lado un récord vigente desde 1988.

Los de Londres serán para Anabel sus terceros Juegos: "Cuando ponés un pie adentro de la Villa Olímpica empezás a darte cuenta hasta dónde llegaste. Estar en unos Juegos es una satisfacción enorme y en mi caso, poder volver, es increíble", se sinceró Moro, que para nada se siente cerca del retiro, sino que aspira a llegar a Río de Janeiro 2016.

Mantener la motivación en un deporte individual después de tantos años no es sencillo, aunque Anabel encontró su tubo de oxígeno: "De cara a estos Juegos entrené mucho con el equipo de Naútico Avellaneda. Tener con quién tirarte al agua, competir o estar en grupo te da otra motivación. Siento que fue una decisión muy importante que me hizo llegar de la mejor manera", cerró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario