Ovación

La pelota la tienen los socios

Hoy es la asamblea por el balance del ejercicio 2016-2017. El oficialismo expuso el riesgo de la licencia en la Superliga. La oposición es crítica, pero hay sectores que se abstendrán por posibles sanciones

Miércoles 28 de Marzo de 2018

La asamblea general ordinaria para la consideración de la memoria y balance del ejercicio 2016-2017 de Newell's tendrá esta tarde un segundo capítulo. Después de la frustrada asamblea de octubre del año pasado, envuelta en un escándalo a partir de las discusiones y las peleas, y luego declarada nula por la Inspección General de Personas Jurídicas, llegó el día de realizar una nueva. La intención del oficialismo y la oposición es evitar que se repita cualquier clase de incidentes pese a que existen posturas antagónicas. La comisión directiva irá por la aprobación del balance y argumenta que si no se logra se corre riesgo de perder la licencia para jugar la próxima temporada de la Superliga. En la otra vereda, la oposición cuestiona el balance por serias irregularidades, aunque las opiniones sobre la postura a adoptar son disímiles y varían desde la abstención al rechazo. Lo concluyente es que ninguno de los opositores alzarán la mano por la aprobación.

Los socios de Newell's que cumplan con los requisitos que establece el estatuto del club para participar de la asamblea podrán concurrir al estadio cubierto para expresarse y ejercer así su derecho. El abanico que va desde la comisión directiva hasta los opositores más acérrimos son conscientes de que no deben repetirse los hechos sucedidos en la asamblea fallida, si bien el grado de responsabilidad no es el mismo para todos y el compromiso mayor de lo ocurrido le cabe al oficialismo. En los últimos días hubo señales de uno y otro lado para que exista un entendimiento mínimo y todo se desenvuelva dentro de la normalidad, más allá de cualquier exposición acalorada de algunos de los oradores.

El presente de Newell's no es sencillo y no es casualidad que el gobierno de la provincia se haya involucrado en la vida institucional. No es común que dos de sus ministros, el de Justicia, Ricardo Silberstein, y el de Seguridad, Maximiliano Pullaro, hayan mantenido reuniones con el arco oficialista y opositor para tratar cuestiones referidas a la asamblea, por más que sea una entidad del prestigio y convocatoria de la entidad del Parque. Y no fue un solo día que se juntaron, sino dos. Es evidente que existía preocupación. El operativo de seguridad montado por la Provincia intenta ser una garantía para que no haya inconvenientes. Las posiciones y expresiones de la dirigencia y referentes políticos opositores también fueron una manifestación saludable en ese sentido.

Esto no indica que no existan serias divergencias de la oposición con la administración del club. Y más precisamente con el balance. El incremento de la deuda del ejercicio 2015-2016 al 2016-2017, el primero de la actual comisión directiva, es uno de los principales cuestionamientos. También se critica la inconsistencia entre los préstamos que aparecen en los registros contables del club y la documentación que debe certificar esos préstamos. Esto impide establecer el origen de los fondos, cuánto es el dinero que ingresó, cuál fue el interés de esos préstamos y cuál es el período de devolución, entre otras cuestiones.

A causa de estas inconsistencias, el auditor externo Guillemo Azum se abstuvo de emitir un dictamen sobre el balance rojinegro.

El tema de la Superliga

La discusión sobre el balance, tema central de toda asamblea general ordinaria, fue mucho más allá a partir de que la comisión directiva argumentó que el rechazo pone en riesgo la licencia en la Superliga. La dirigencia rojinegra emitió un comunicado, citando artículos del Reglamento para la Concesión de Licencias de Clubes, argumentando que si no se presenta el balance aprobado de 2016-2017 entre el 1º y el 15 de abril próximos, el club corre riesgo de que no se le otorgue la licencia para el próximo torneo.

La oposición manifestó en un primer momento que la comisión directiva intentó desviar el eje de discusión con el tema de la licencia. Pero si bien ninguna de estas agrupaciones convocó a los socios a la aprobación del balance, con el transcurso de los días y ante la proximidad de la asamblea, surgieron diferencias sobre la postura a asumir. Algunos grupos de la oposición discutían hasta última hora de ayer cuál era la posición a adoptar.

Luis Facciano (Futuro Leproso) y Roberto Mensi (Autoconvocados) proponen la abstención porque consideran que no hay que poner en riesgo a Newell's. Y si bien Ariel Moresco (1974) sostiene el rechazo personal al balance como un acto simbólico, expuso para los socios cuestiones del reglamento de la Superliga, que tanto debate generaron en estos días, y que según entiende ponen en una situación compleja al club en la Superliga.

Federico Ripani (Pertenencia Leprosa) y Javier Díaz (Faustino González) mantenían hasta última hora de ayer diferentes reuniones plenarias con sus agrupaciones para definir la posición en la asamblea, si era por la abstención o el rechazo.

Daniel Giraudo (ADN Leproso) es quien se mantuvo firme desde un primer momento y manifestó que el balance del ejercicio 2016-2017 no admite otra expresión que el rechazo.

El dirigente opositor también sostuvo que no hay riesgo de sanción en la Superliga y que existe tiempo para la realización de nueva asamblea, con la presentación por parte de la comisión directiva de un balance prolijo.

El socio rojinegro tiene hoy la última palabra. Será en un marco que se presume estará dentro de la normalidad, más allá de las opiniones de unos y otros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario